Malas noticias sobre la familia

Muchos defensores del matrimonio tradicional temen que dar reconocimiento legal a las parejas homosexuales sólo podría debilitar más a la institución familiar. Ante el tema creado, es interesante reflexionar cual es el estatus de la familia en Estados Unidos...

El informe anual sobre la situación del matrimonio en Estados Unidos, hecho público el pasado junio por el National Marriage Project de la Universidad Rutgers, presenta una mezcla de buenas y malas noticias. El tema central examinado en el informe fue la situación del matrimonio como institución donde crecen los niños.

El informe tenía algunas notas positivas sobre la situación de las familias. El porcentaje de niños en hogares con padres casados mostró un aumento marginal, del 68% al 69%. Es importante porque se trata de la primera cifra en décadas que presenta una tendencia contraria. Para los niños afroamericanos, el porcentaje de aquellos que viven con padres casados aumentó del 34% al 39% en el periodo 1996-2002. Entre las mujeres del mismo grupo étnico ha caído la proporción de nacimientos fuera del matrimonio, de un 70,4% en 1994 hasta un 68,5% en el 2001.

El informe comentaba la importancia de este cambio: “Un sólido cuerpo de evidencias científico sociales indica que a los niños les va mejor cuando crecen con sus padres biológicos casados que mantienen una relación con pocos conflictos”. Afirmaron que la mejora mostraba que el declive de cuatro décadas del matrimonio puede cambiar para mejor. Pero advertían: “Es demasiado pronto para decir si el cambio de tendencia será continuado”.

Una consecuencia de la búsqueda de la felicidad personal como la principal función del matrimonio es, irónicamente, el aumento en los divorcios. En el pasado, las parejas con frecuencia permanecían unidas por causa de los hijos. Hoy, observa el informe, sólo el 15% de la población está de acuerdo en que “cuando hay hijos en la familia, los padres deberían permanecer juntos incluso si el asunto no marcha”. Los datos que respaldan estas observaciones:

— Cerca de un tercio de los niños blancos y más de dos tercios de los niños afroamericanos nacen fuera del matrimonio.

— Se estima que un 40% de todos los niños pasarán algún tiempo durante sus años de crecimiento en un hogar con una pareja no casada.

— Un millón de niños experimentan cada año el divorcio de sus padres y sus consecuencias.

No resultará fácil cambiar esta situación, observa el informe. Los autores citan evidencias que demuestran que para muchos adultos jóvenes y solteros se ha desdibujado la conexión entre matrimonio y paternidad. De hecho, aunque el matrimonio tenía lugar antes de la paternidad en la secuencia de eventos, hoy en día, en muchos casos, la secuencia se ha invertido.

En general, los hombres permanecen solteros más tiempo antes del matrimonio, teniendo más hijos fuera del matrimonio, cohabitando más que casándose, y divorciándose en más ocasiones.

En medio de estos cambios, los niños han sufrido de manera desproporcionada, concluye el informe. Cuando se introdujo el divorcio, se pensó poco en las consecuencias para los niños. Además, las medidas de asistencia social no son un sustituto de una familia estable con padre y madre, afirma el informe.

El matrimonio es digno de respaldo, comentaba Juan Pablo II en su discurso del 29 de enero a la Rota Romana, debido “al bien objetivo que representa cada unión conyugal y cada familia”. Ahora necesita toda la ayuda posible.

No nos cansaremos de pedirles a todos los jóvenes que cuando piensen en el matrimonio, piensen muy bien en los hijos, antes de traerlos al mundo.
 

Es muy muy fácil en esta época. ¿Casarse y decir si no me va bien me divorcio y los hijos?

Desgraciadamente son las víctimas del divorcio. Se divorcian el padre se olvida de los hijos la mujer posiblemente se case y difícilmente el niño encuentra una familia.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.