Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Los años también llegan para las mascotas

No solo los seres humanos envejecen. Si quieres saber como afrontar los problemas que el envejecimiento trae a tu mascota, no dejes de leer esta nota

Cuando las mascotas cumplen siete años, en promedio, un equivalente a 50 años en los seres humanos, son cada vez más susceptibles a sufrir problemas de salud tales como obesidad, fallas de riñón, ceguera, o enfermedades del corazón. Y aunque también podrían seguir gozando de una muy buena salud, en cualquiera de todos los casos, sus necesidades cambiarán, y usted debería estar atento a estos cambios.

En efecto, es muy importante saber que cuando un perro envejece, es posible observar algunos cambios en su conducta. En este sentido, es fundamental que sepa cómo reconocer estos signos de envejecimiento, comprenda los efectos que este proceso causa, y conozca lo que su veterinario podría hacer para aliviarlo.

Así, cuanto más sepa acerca de los cambios producidos en su animal, tanto en su condición física como en sus dietas, más podrá hacer para prolongar su vida y mantener su salud durante sus años de adulto, pudiendo tenerlo feliz y sano durante esta etapa de su existencia.

Puntos imprescindibles a saber sobre el envejecimiento de su mascota

  1. Más intolerante al calor

A medida que los perros envejecen, producen menor cantidad de las sustancias necesarias para mantener la temperatura normal del cuerpo. Aunque este es un proceso normal en el envejecimiento, siempre es necesario regular su exposición prolongada al calor, y notificar a su veterinario de alguna agitación o jadeo excesivo. 

  1. Más gordo

La obesidad es uno de los riesgos más significativos en el envejecimiento de los perros. De hecho, es muy común que las mascotas tengan una tendencia a engordar, como resultado directo de su más débil metabolismo, y sus niveles más bajos de actividad física. La obesidad es poco sana en cualquier perro, pero puede ser especialmente peligroso en aquellos adultos, ya que afecta en mayor medida su corazón.

Pero la obesidad no es, de hecho, la única condición que suele surgir en los perros adultos. En efecto, también se pueden encontrar otras como la artritis, las enfermedades dentales, las enfermedades del corazón, las cataratas, el hipotiroidismo, la incontinencia, las enfermedades del hígado, las enfermedades del riñón, y el cáncer. En todos los casos, una visita al veterinario será imprescindible. 

  1. Menos dientes

Si bien es bastante normal que los perros mayores pierdan parte de su dentadura, esta pérdida a menudo los lleva a mascar con dificultad, lo cual, a su vez, los puede llevar a modificaciones en su apetito y a ciertos cambios de conducta. El riesgo más grave sin embargo, es que se extiendan bacterias e infecciones alrededor de la boca del perro. Asimismo, los tumores de boca también son más probables a medida que avanza su edad.

En este sentido, su veterinario puede recomendarle cepillar o limpiar los dientes de su animal de forma regular, con un cepillo de dientes y una pasta dentífrica especial para mascotas, pero no con la pasta dentífrica para uso humano. Si es necesario, es posible que el veterinario también le recomiende que los dientes del perro sean limpiados profesionalmente. 

  1. Piel más sensible

Los perros más viejos tienen, por supuesto, una piel más vieja, que es menos elástica y se cicatriza menos rápidamente que cuando eran jóvenes. De la misma forma, es más común que se observe una pérdida de cabello en su adultez, ya que los folículos del cabello son menos activos. Y como las funciones del sistema inmunitario de la piel también se debilitan, es posible que dentro y debajo de la piel también surjan tumores.

  1. Dificultades para ver, oler, saborear, u oír

Los sentidos de los perros disminuyen con el tiempo, y en más de una oportunidad, volver a hacer sus sencillas tareas diarias se convierte en un inesperado y verdadero desafío para ellos. La mayoría de los perros logran asumir estas pérdidas sin mayores problemas, pero es común que surja alguna disminución en su apetito, ya que se afectan sus sentidos gustativos y de olfato.

Para estos perros, lo ideal sería que se les provea de una dieta bien equilibrada y sumamente nutritiva, la cual se encuentra en muchos alimentos balanceados. Ciertas enfermedades del ojo, como la glaucoma y las cataratas, también son más frecuentes en los perros más viejos, mientras que las infecciones o los tumores de ojos u orejas también suelen ocurrir más a menudo en la adultez que cuando son jóvenes.  

  1. Problemas en los órganos reproductores

Los perros que no han sido castrados o esterilizados, podría desarrollar infecciones o incluso tumores de la glándula de próstata. De la misma forma, mientras que aquellos que han sido esterilizados o castrados desde muy jóvenes difícilmente desarrollen tumores de seno, no sería extraño que si lo hagan en sus años de adultez.

Los perros más viejos pueden también permanecer fértiles en la vejez, lo que les puede llegar a provocar embarazos no deseados, algo que podría ser muy perjudicial para salud, e incluso puede poner en riesgo su vida.

  1. Problemas en los pulmones, riñones, y vesícula

 Como se puede suponer, los órganos internos de los perro han estado trabajando continuamente durante mucho tiempo, por lo que no sería nada raro que ellos funcionen más lentamente, o menos efectivamente, durante sus años de adultez.

Por esto mismo, muchos veterinarios sugieren completas evaluaciones geriátricas de salud, para estar bien al tanto de los estados de sus órganos internos, así como también ciertos cambios en las dietas.

 En este sentido, es bueno saber que si su perro adulto come alimentos formulados para animales menores, las más altas cantidades de nutrientes como la proteína, el fósforo, y el sodio, podrían dañar su cuerpo con el tiempo. 

  1. Expectativa de vida

Los promedios generales de expectativas de vida en los perros, indican lo siguiente:

Perros de raza grande (más de 22 kilos): de 7 a 10 años (en estos perros, 7 años equivalen a 65 años en los humanos)

Perros de razas medianas (13 a 22 kilos): 12 a 14 años (en estos perros, 7 años equivalen a 58 años en los humanos)

Perros de de razas pequeñas (hasta 13 kilos): hasta 15 años (en estos perros 7 años, equivalen a 49 años en los humanos)