Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Kinect: la revolución del entretenimiento

Las consolas de videojuegos suelen ofrecer dispositivos adicionales para potenciar sus características. Con Kinect, Microsoft propone un salto muy importante en lo referente a entretenimiento electrónico
  
  


Muchos recordarán que los primeros videojuegos, con gráficos bastante modestos y
sin mucho color. Con los años, la evolución de los dispositivos, y la llegada de
nuevas ideas en el campo de los videojuegos, se lograron resultados realmente
sorprendentes en este ámbito.


La evolución del mando, el famoso joystick, fue acompañando estos cambios. Los
primeros mandos de videojuegos no ofrecían muchas opciones y eran bastante
estándar.

Con el tiempo fueron evolucionando en formas y colores y hasta
permitían cambiarse, ya que se podían conectar y desconectar de la consola.

Aparecieron, volantes para juegos de autos, revólveres simulados para los juegos
de acción y muchas otras opciones más.


Luego llegaron los mandos a distancia sin cables para brindarle a los jugadores
más libertad. En el último tiempo, fue el mando de la
Wii el que causó
sensación.

Conocido como Control Remoto Wii o simplemente como Wiimote, este
mando a distancia modificó el concepto de interacción entre el juego y el
jugador.


Claro está que el “gamer”, el clásico jugador de videojuegos, cada vez pide más.
Si bien en sus principios se podía conformar con un juego sencillo, de pantalla
monocromática y música monótona, hoy en día exige el mayor realismo que sea
posible, no solo en lo que se refiere a imagen y sonido, sino también a la
interacción que puede ofrecer cada videojuego.


En esta nota conoceremos el dispositivo que comienza a causar sensación en los
fanáticos de los videojuegos:
Kinect, de Microsoft.


Kinect y la evolución interactiva


Microsoft lanzó a finales de 2010 un dispositivo llamado Kinect. ¿Qué ofrece de
nuevo Kinect? Principalmente es un concepto que renueva lo que los usuarios
estaban acostumbrados a utilizar, tanto para controlar los videojuegos, como
otros contenidos de entretenimiento digital (música y videos, por ejemplo).


Ya no es necesario tener contacto físico con un dispositivo de entrada, como por
ejemplo el joystick. Kinect nos ofrece una interfaz de entrada que puede
detectar gestos y movimientos y, de esta manera, podremos controlar lo que
ocurre en la pantalla.


¿Cómo se produce esto? Kinect cuanta con un sensor, algo similar a una cámara
web, pero cuya forma es como la de una barra apaisada o dispuesta en formato
horizontal, cuyo ancho es de aproximadamente 23 cm.

Este sensor está pensado
para ser colocado por debajo de la pantalla o bien por encima de ella, en frente
de los jugadores.

La distancia sugerida es de entre 60 centímetros a 2 metros
sobre el suelo. Dentro de esas medidas, lo recomendable es ubicar el dispositivo
lo más alto posible y sobre una superficie firme.

También es importante tratar
que la luz del sol no pegue directamente sobre el sensor, para evitar que afecte
lo que pueda captar.


La cámara RGB montada en ese dispositivo es la que da entrada a las imágenes.
Luego el sensor procesa la información.

Para lograr captar el ambiente 3D, con
diferentes niveles de luz, y la profundidad, el dispositivo trabaja con un
proyector de infrarrojos que se combina con un sensor CMOS monocromo.

Con todas
estas características, Kinect puede hacer un reconocimiento muy preciso del
cuerpo, de los gestos de la cara y también de la voz del usuario.


Además de todo esto, Kinect también cuenta con un micrófono especial y un
procesador personalizado. Características indispensables para que el dispositivo
sea completo. También vale la pena destacar que este dispositivo se conecta a
Xbox mediante puerto USB 2.0.


Kinect cuenta con un software especial para realizar la calibración del ambiente
y de la profundidad d
e campo, de esta manera, podemos personalizar todo, de
acuerdo a las características de nuestra sala de juegos.


Requerimientos


En cuanto a los requerimientos, es necesario contar, como mínimo, con 190 MB de
espacio libre en el dispositivo de almacenamiento de Xbox 360.


En lo que se refiere al espacio físico necesario para jugar, es importante una
buena iluminación en la sala.

También hay que tener en cuenta que si hay un solo
jugador, éste debe ubicarse a unos dos metros del dispositivo. En el caso de ser
dos jugadores, lo ideal es estar al menos a dos metros y medio del sensor.


La ventaja de Kinect es que una vez correctamente calibrado y configurado, es
sencillo acostumbrarse a jugar por medio de él.

La sensación de interacción con
el videojuego modifica todo lo que los jugadores tradicionales estaban
acostumbrados a vivir.


En conclusión


Lanzado originalmente para la consola Xbox 360, se espera que Kinect, o alguna
adaptación de este dispositivo, pueda llegar a otras plataformas, como por
ejemplo a PC.


Entre los juegos disponibles actualmente para utilizar Kinect en Xbox 360,
podemos destacar alternativas para todas las edades, que ofrecen aventura,
deportes, fitness, carreras de autos y mucho más.


Vale decir que hoy en día, Kinect es una alternativa a lo que se conoce en otras
plataformas. Mientras Nintendo apuesta fuerte a los mandos de la Wii, Wiimote y
Wii MotionPlus, Sony no se ha quedado quieta y ofrece para su consola el
PlayStation Move.


Kinect ofrece entretenimiento sin cables y con una mayor libertad para los
jugadores que desean experimentar un nuevo universo de posibilidades en lo que
se refiere a videojuegos.


Para completar, es importante mencionar que Kinect no es sólo una alternativa
para juegos. Este dispositivo es una verdadera solución integral para controlar
el entretenimiento digital, ya que nos brinda la posibilidad de controlar música
y videos con el movimiento de nuestras manos, sin necesidad de contar con otros
mandos.


Para conocer más sobre Kinect, podemos ingresar en el sitio web

http://www.xbox.com/es-mx/kinect
.