Josefina Robirosa en el Centro Cultural Recoleta

Un cuestionamiento a los límites de la pintura tradicional.



" Josefina Robirosa no se desvió nunca de la pintura. A pesar de los años, de las corrientes de estallido del cuadro, de la dispersión y redefinición de las fronteras del arte o la expansión de los medios tecnológicos, ella ha privilegiado la pintura. Su producción de los años cincuenta hasta la fecha lleva la inscripción de un proyecto estético persistente.

Ella da testimonio de una exploración crítica de las múltiples potencialidades de un medio inagotable como lugar de significado y de sensaciones, de tensiones sin límites y de un eterno comienzo.

Concentrando sus experiencias en el área específica de la pintura -el cuadro tradicional- Robirosa cuestiona sus límites reflexionando al mismo tiempo sobre la organización plástica de un espacio donde conviven la figuración y la abstracción, lo visible y lo invisible sin restricciones.

En el soporte (tela o papel), el tratamiento gráfico de la pintura y el tratamiento pictórico del dibujo se confunden. El color, la línea y la luz son los principios generadores de fuerza y de vitalidad que crean una dinámica visual.

La materia se extiende, más bien, en un juego de transparencias que de empastes. ….La superficie prepara el territorio para una concepción elaborada del espacio….

A través de los años, los cuadros trazan espacios más y más extendidos y globalizados en contexturas inherentes.

Estos presentan lugares imaginarios arquitectónicos donde líneas y colores se expanden hasta la periferia y se entrecruzan en una materia intensa y vibrante para el ojo y para el espíritu. La energía se difunde sobre la totalidad de la superficie como un principio reticular.

La aparición reciente de la figura humana constituye un motivo suplementario imbricado -y como absorbido- en los meandros laberínticos del cuadro. …..

Josefina Robirosa se sitúa en el lugar de la pintura, ella se implica en cuerpo y alma, toma posición (por la pintura) y se afirma como pintor legitimando su arte" .

Sylvie Janelle, crítica de arte canadiense.

Hasta el 14 de abril.