Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Fitoterapia

Historia y curiosidades acerca de las plantas: la cicuta

El reino vegetal nos abre una puerta incomparable hacia una dimensión terapéutica que no conoce de límites. Cada especie cuenta con un verdadero arsenal farmacológico, y una gran cantidad de sus componentes activos aún esperan por ser identificados y que se comprendan sus mecanismos de acción y su utilidad como remedios aplicables al ser humano.

 

Nombre vulgar: Cicuta común, cicuta manchada.

Planta sumamente venenosa, se la confunde fácilmente con el perejil. Originaria de Asia Oriental, crece en Europa, USA, Canadá y Chile.

Los antiguos romanos, entre ellos Plinio y Dioscórides, notaron con sorpresa que no producía ningún efecto tóxico en las cabras y los carneros, siendo venenosa para humanos, conejos, bueyes y caballos. En el hombre produce sed, cefaleas, cólicos gástricos, vértigos, delirios, enfriamiento general y muerte.

Hipócrates, Galeno, Avicena y multitud de otros médicos, pertenecientes tanto a la Antigüedad como a la Edad Media o al Renacimiento, empleaban la cicuta como medicamento de uso interno para tratar tumores, para cólicos de toda clase y para calmar ardores de matriz.

Los frutos son menos activos que las hojas y se utilizan para fabricar el anís.

Los griegos hacían beber a los condenados a muerte un brebaje a base de cicuta (recordar la muerte de Sócrates). El mismo Plinio la utilizaba para trastornos cutáneos, del sistema nervioso y el hígado, para tumoraciones de mama y cáncer, y para calmar el deseo sexual.

Botánica Oculta:

El jugo de esta planta formaba parte de la “Pomada de los Brujos”, con la cual se untaban todo el cuerpo para asistir a la fiesta sabática denominada Aquelarre.

Las prohibiciones de la Iglesia durante la Edad Media y el Renacimiento, según cánones sacados de libros penitenciales de Teodoro, arzobispo de Canterbury y de Eybert, arzobispo de York, entre muchos otros, demuestran la unanimidad de criterio en condenar a todos los que se fijaron en “señales supersticiosas” para plantar árboles y hierbas, y para los que recogían “hierbas medicinales, añadiendo al acto de recolección palabras de encantamiento se les asignaba una penitencia de veinte días durante las fiestas legítimas de la Iglesia.

Preparada con vino produce un sueño letárgico a los pájaros.

La Homeopatía: desde mediados del siglo XIX ensayó su uso reiteradamente, hasta encontrarla casi infalible en enfermedades tumorales benignas y malignas de las glándulas (displasias mamarias, ganglios tumorales, endurecimiento tumoral de glándulas salivales, etc.).

El ensayo homeopático en personas sanas demostró una asombrosa eficacia en vértigos de origen vascular y vestibular.

Las enfermedades tumorales de la próstata cuentan con ella como aliada de primera línea.

 

 

 

 

 

Luis H. Steinberg
Médico Homeópata Unicista

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

consulta

Por AGUSTINRUIZ


Mas notas del autor:

Luis H. Steinberg

¿Qué es y para qué sirve la celuloterapia?

¿Qué es y para qué sirve la celuloterapia?

Fundamentos y aplicaciones de la terapéutica celular.

¿Existen métodos naturales para hacer crecer el busto?

¿Existen métodos naturales para hacer crecer el busto?

Las respuestas que debe conocer antes de comenzar cualquier tratamiento.

¿Serpientes que curan?

¿Serpientes que curan?

Milenarias tradiciones indígenas de América hacen referencia a las propiedades curativas de las serpientes pero, ¿qué fundamento científico tienen estas creencias?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: