Groserías: ¿buenas para la salud?

Según los científicos decir groserías no es malo, hasta incluso puede generar un efecto analgésico en nuestro cuerpo...
¿Sabías que decir groserías tiene un efecto analgésico? Pues sí,  aunque pudiera parecer que las groserías son malas y ofensivas que reflejan poca cultura, vulgaridad y todas esas cosas desagradables, son beneficiaras para la salud y puede resultar purificador expresarse de esta manera.

El uso de estas cada vez es más frecuente y puede llegar a considerarse parte de la evolución del lenguaje, algo así como los modismos.

Este efecto de analgésico es bastante claro. A la hora que nos caemos, cortamos o nos damos un martillazo, nuestra primer expresión que soltamos es una grosería.

Pareciera modo de mentira pero es una forma de liberar dolor, tensión, pero bien dicen que hay que saber dónde y cuándo decirlas.

Hay muchas personas que les parece desagradable esta manera de hablar, incluso se mira muy mal a las mujeres que hablan con ellas por la cuestión de ser una damita.  En los medios se cuida mucho esto porque el público que lo mira o lo lee pueden ser menores y ellos muy inteligentemente argumentarían que si esta en un medio es correcto de hacer o decir.