El maniquí está vivo

Libros, películas (y algunas pesadillas) aprovechan el miedo a que los maniquíes cobren vida. Y parece que tienen razón…



No pierdas la cabeza si la del maniquí cae rodando a tus pies: