Ejercicios para un parto sin dolor

Las técnicas de relajación pueden ayudar a disminuir los dolores que se generan en el momento de dar a luz. Aprende a realizarlos

Durante el embarazo hay que tener muy en cuenta todos los cuidados y consejos que detallen los especialistas, pero hay algunos detalles que son importantes y que no se deben descuidar como la respiración y la relajación. El eliminar situaciones de estrés ayudará mucho para enfrentar el momento del parto con tranquilidad y seguridad.

Las técnicas de relajación reducen mucho el nivel de estrés. Es importante encontrar un momento cada día para inhalar y exhalar lentamente y reiterar varias series de respiración relajada.

“La intención de la respiración es poder encontrar la concentración necesaria que ayuda a disminuir los síntomas que provocan el dolor. Si no hay estrés ni nervios, el dolor podrá ser controlado.

La desesperación y el miedo son dos factores que llevan al sufrimiento en el momento del parto”, comenta la matrona española Lidia Martínez Calle.

Si el embarazo es normal y lo permite, es muy importante caminar cada día. “Es el mejor ejercicio de todos, pero debe ser moderado. Caminar lentamente y sin cargar peso. Esta sana costumbre dará sus resultados en el momento del alumbramiento. Esta práctica debe ir acompañada por una respiración pausada”, aconseja la especialista.

Ejercicios pre-parto

1.- Sentada, estirar las piernas y dibujar círculos grandes con los pies. Reiterar varias veces.

2.- Recostarse boca arriba con las piernas estiradas y juntas. Elevar una de las piernas con la rodilla flexionada y mantener algunos segundos. Bajar la pierna y hacer el ejercicio con la otra pierna.

3.- En posición de gato, elevar la cabeza mientras se hunde la espalda. Reiterar varias sesiones

4.- Sentarse en posición de yoga. Flexionar las piernas hasta poder juntar los pies y presionar hacia abajo. Repetir diez veces.

5.- Al terminar los ejercicios hay que dedicar al menos cinco minutos a la relajación. Lo más adecuado es tumbarse sobre una buena colchoneta o sobre la cama, intentar relajar la mente con alguna visualización tranquila y respirar lenta y pausadamente. Este ejercicio otorgará claridad, energía y mucha paz para afrontar el gran momento que pronto llegará.

Llegar en buenas condiciones físicas contribuirá a que el momento del alumbramiento se desarrollo con fluidez y sin complicaciones. El estado emocional de la madre es fundamental ya que el ánimo influye notablemente en la manera en la que se lleva a cabo el parto.

“Una madre tranquila, que mantiene la ansiedad controlada y que ha hecho ejercicio moderado durante los meses de gestación tiene asegurado un parto sin contrariedades”, finaliza diciendo Martínez Calle.

¿Quieres aprender gratis técnicas para tener un embarazo feliz y un parto sin dolor?

Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Fecundación consciente