Home > Tiempo libre > Creatividad

Aprendizaje

Educación para adultos: una segunda oportunidad

Atrás quedaron los años en los que el estudio era garantía de ascenso social: hoy ni siquiera un título da la seguridad de un trabajo estable y bien remunerado. Pese a esto, existe la percepción de que si hay algún camino, ese es el del estudio.

Es por ello que la matrícula de inscripción al primario, trepo, de 1994 a esta parte, de 136.257 a 155.383 en todo el país, en tanto que la del secundario subió, en el mismo lapso, de 128.797 a 377.426, según consignan datos elaborados por la Red Federal de Información Educativa, dependiente del ministerio de Educación.

· Panorama desolador

En la Argentina, el 2,6 % de los adultos jamás fue a la escuela, el 18,1 % no alcanzó a concluir la primaria, y tan sólo el 14,1 de los adultos finalizó sus estudios de nivel secundario, lo cual significa que mas de la mitad de los que adultos, esto es, 9.100.000, no pasó de la escuela primaria, según se desprende del informe “La educación de jóvenes y adultos. Estado de situación en la Argentina” realizado por el Ministerio de Educación de la Nación.

Frente a este panorama, el Ministerio esta evaluando los cambios a seguir para impartir educación para quienes por una razón u otra han dejado incompletos sus estudios. Pilar Giménez, Coordinadora del plan EGB para adultos, una de las cinco ramas del Programa Escuelas Prioritarias, que intenta atender las necesidades de las partes mas vulnerables de la población, afirma sin embargo que el presupuesto no se ha incrementado en relación con la matricula “hubo un pequeño aumento, pero no nos alcanza” se lamenta.

Giménez es quien coordina los Centros de Apoyo Pedagógicos, (CAPS), que son 580 puntos de asesoramiento docente para los profesores de las provincias “Trabajamos en forma conjunta con las provincias, ellos ponen los profesores y las aulas y nosotros les damos los textos y los asistimos desde los CAPS”.

Lo cierto es que hasta el momento no hubo cambios significativos en la materia, mas allá del proyecto en el que se trabaja para reformular los planes que sólo podrá comenzase a impartir a fines del años próximo.

Consultada por las razones del fracaso en la educación media normal, Giménez afirma que la educación secundaria jamás estuvo adaptada a las necesidades del destinatario y nunca tuvo programas flexibles que se adapten a los cambios que viene la sociedad “La demanda es enorme, la gente sabe que necesita el secundario para trabajar hasta de repositor, y su demanda es una educación que les permita ingresar en el mundo laboral. Nosotros debemos enseñarles sus derechos como personas, pero también como trabajadores” sentencia.

En a ciudad de Buenos Aires, el Viceministro de Educación lanzó el año pasado Plan Adultos 2000, que actualmente posee mas de 30.000 inscriptos, y está orientado a aquellos que deben materias del secundario, para que a distancia y sin complicaciones horarias puedan dar las materias que es quedaron “colgadas” del colegio secundario e ingresen en un plan de becas y capacitación laboral.

El plan proyecta asistir a 360.000 jóvenes de entre 20 y 24 años, una de las poblaciones mas castigadas por el desempleo, con una tasa del 35 %.

· Búsqueda de futuro

Las razones por las que un adulto intenta retomar su educación formal son de las mas variadas, desde una necesidad propia hasta una económica, pero es ésta última la que parece ser el condicionante para que la persona vuelva a las aulas.

El Centro Educativo Nivel Secundario (CENS) nº 42, de Chile 1158, es un secundario que forma parte de la red pública de educación para adultos, con 69 establecimientos que funcionan en escuelas primarias, sindicatos, hospitales e incluso en el canal 7, siempre de acuerdo a la orientación laboral que tengan en el último año.

Allí, Melina Fiacchi, de 19 años cursa junto a su hermano mellizo el segundo año de los tres necesarios para lograr el título secundario “Lamentablemente, -afirma en coincidencia con su hermano- la mayor parte de los que estudian lo hacen por una necesidad estrictamente laboral, ni por una cuestión propia ni para relacionarse, sino para lograr un trabajo o uno mejor a que ya posee”. Melina sostiene que junto a su hermano son de los pocos que estudian por una necesidad socio-cultural, y para poder acceder a cursar una carrera terciaria.

La directora de este establecimiento, Silvia Mijalovsky, afirma en coincidencia que la gran parte de los alumnos buscan escalar posiciones con el título secundario “Según un informe que elaboramos hace dos años, el 65 por ciento de la población estudiantil poseía un trabajo en relación de dependencia, mientras que el 13 por ciento trabajaba por cuenta propia, pero existía la necesidad en ellos de ascender socialmente, y para poder encontrar un trabajo mejor necesitaban un título secundario”.

Sin embargo, muchos de los que ingresan no logran finalizar sus estudios, ya que si bien no cuentan con estadísticas oficiales sobre niveles de ingreso y deserción, Mijalovsky contabilizó una deserción de mas de un cincuenta por ciento en el primer año, que luego se reduce a un veinte por ciento, para ser casi nula en el tercer año.

“De los noventa que entramos en primer año solo vamos a egresar 25 -afirma Alejandro González, de 21 años, que cursa el último año del CENS- muchos de los que empezaron conmigo eran padres de familia y las complicaciones no los dejaron terminar”.

Ciertamente, a juzgar por quienes concurren a sus aulas, se trata mas de un secundario para jóvenes que para adultos, ya que quienes superan los treinta años son allí minoría.

Consultada Mijalovsky por las razones de semejante deserción, afirma que para muchos de los mas adultos la experiencia de volver a las aulas o de empezar en una edad muy avanzada resulta altamente traumática “No solo se trata de retomar una experiencia frustrada, sino que además tienen a su cargo muchas otras responsabilidades” responde, admitiendo que quienes estudian no cuentan con ningún tipo de beca ni guardería, “solo hemos logrado que desde la municipalidad se nos mande una vianda con un sandwich y una fruta” .

Entre las dificultades propias y ajenas, los adultos apuestan a sortear las vallas para lograr un lugar en una sociedad cada vez mas compleja y con mayores exigencias “No se si esto me va servir, -afirma Alejandro- pero creo que otra no hay”.

 

Compartir |

 

Julian Blejmar

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

original

Por FRANCO PABLO


Mas notas del autor:

Julian Blejmar

La nueva pobreza judía, espejo de la decadencia de la clase media argentina

La nueva pobreza judía, espejo de la decadencia de la clase media argentina

Disfrazada bajo los atuendos que les quedaron de épocas de bonanza, instalada en departamentos hipotecados, y bajo un manto que la cubre silenciosamente, la nueva pobreza judía destierra la vieja leyenda de que no existen judíos pobres. Al mismo tiempo, es un reflejo ejemplar del estado de la clase media en la Argentina de hoy.

Entrevista: Diego Melamed “Muchos emigrantes, ya se sentían afuera estando en el país”

Entrevista: Diego Melamed  “Muchos emigrantes, ya se sentían afuera estando en el país”

En una entrevista concedida a Emigración Legal.com, el periodista cuenta su experiencia al escribir el libro “Irse” sobre el actual fenómeno emigratorio masivo

Cómo comprar una computadora sin ser estafado

Cómo comprar una computadora sin ser estafado

Todo lo que necesita saber tanto para comprar una nueva PC sin ser estafado por un inescrupuloso vendedor, como para no sentirse disminuido durante la próxima conversación que mantenga con su hijo

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: