De viaje con niños pequeños

Viajar en familia es lo mejor… pero si lo haces con bebés o niños pequeños, ten en cuenta estos consejos sobre su alimentación

El bebé, un capitulo aparte

En primer lugar, debe saber que no existen muchas dificultades para alimentar a los bebés en los viajes largos, y de hecho la lactancia mamaria es la manera más natural de hacerlo. Por eso, si ha estoado considerando destetar a su bebé, pospóngalo hasta después de su viaje, pensando en todas las bolsas, botellas y contenedores de los que no tendrá que hacerse cargo en esos momentos.

Sólo tenga presente que aquí se aplican, para usted, las mismas reglas de cuidado personal que se aplican que en su casa, es decir beber una cantidad abundante de líquidos, comer suficientes alimentos para compensar la cantidad requerida de calorías, y sobre todo, llevar una alimentación sana para mantener alto su nivel de energía.

El acto de amamantar debe ser relajado y cómodo, por lo que usted no necesita ocultarse en un sucio baño público cuando le de el pecho a su bebé. Sin embargo, si encuentra que se siente incómoda haciéndolo en público, trate de encontrar un lugar privado para usted misma y para su bebé.

Tenga en cuenta que el bebé absorberá su tensión si usted no está cómoda y no lo amamanta bien. Intente amamantarlo en lugares que no sean demasiado ruidosos ni ventosos, pues esto también puede perturbar al bebé.

Cuándo amamante en público, ponga un chal o frazada sobre la cabeza del bebé, y use, usted misma, ropa especial para amamantar, con aberturas ocultas o llevando algo flojo que se pueda levantar por arriba de la cintura. Elija camisas abotonadas y sostenes que se puedan correr sin necesidad de desenganchar el bretel. Si su bebé está cómodo en una mochila portadora de frente, aprenda cómo amamantarlo dentro del portador.

Si su bebé es alimentado mediante mamadera, lleve mucha agua esterilizada, leche en polvo o larga vida, hervida, en botellas esterilizadas, un termo de boca ancha con agua caliente para calentar y limpiar, y un esterilizador de botellas. También podría llevar botellas que se calienten enchufándolas en los tomas de los encendedores del auto.

Hasta que el bebé tenga más de un año y medio, siempre es bueno llevar también una caja de cereales instantáneos para bebés, que se pueden servir sólo agregándoles agua purificada, y volverse una comida muy aceptable para combinar con fruta fresca pelada, en donde sea y en cualquier momento.

El cereal instantáneo para bebés puede ser, también, previamente mezclado con leche en polvo y guardado en pequeños contenedores plásticos o bolsas plásticas con cierre, para tener una comida instantánea, que solo deba ser mezclada con un poco de agua tibia.

Concurra antes de partir a tiendas especializadas en bebés para averiguar que tipos de de platos, vasos, y cubiertos especiales podría comprar para su bebe. Existen dispositivos que permiten alimentar con cereales u otros alimentos espesos, con la misma comodidad con la que utilizaría una mamadera, y se pueden conseguir en muchas tiendas especializadas.

 No se olvide tampoco de llevar todos estos utensilios a los restaurantes, pues tranquilamente podría compartir con su bebé la comida que allí le sirven. Eso si, nunca le sirva comidas ni leches sazonadas con sobras de comidas previas, pues podría tener bacterias perjudiciales.

Los bocados, la clave para una barriguita feliz

Para los más pequeñines, las comidas que se pueden comer en bocados a través de todo el día, son una gran forma de mantenerlos felices, pues los chicos pueden comer mejor cuando pueden tomar un bocado frecuentemente, es decir a través de todo el día.

En efecto, como padre, sabe que ellos no siempre comen cuando es el momento y los horarios de hacerlo, sino que sólo lo harán cuando tengan hambre. Por lo tanto, no habría que preocuparse si un chico de menos de cinco años deja de comer cuando se para en un restaurante. Simplemente, manténgales un suministro de una variedad de sanos alimentos y bebidas, que se puedan tomar o comer en bocados a través del día, y se ahorrará muchos problemas.

Este tipo de bocados para el camino, incluyen desde pedazos de queso y fetas de queso de máquina, hasta bananas, otras frutas, galletitas, maníes, y barras de cereal sin azúcar. Un sándwich de galletas con queso o fiambre, es un bocado fácil de preparar en el viaje, y sin dudas muy sabroso para sus hijos.

La importancia de la prevención

Cuando viaje a países muy alejados, preste una atención extra al aspecto sanitario de la comida, lo cual podría evitarle muchos problemas intestinales. Además, tenga en cuenta los siguientes puntos:

1. Asegúrese de comprar productos “larga vida”, que suelen ser de la mejor calidad.

2. Compre leche fresca sólo si la misma está pasteurizada y vendida en saches sellados.

3. Siempre pele todas las frutas.

4. Coma comidas que sólo hayan sido muy recientemente preparadas, y servidas calientes.

5. No tenga vergüenza de pedir entrar a la cocina y escoger su cena (ponga como excusa que no conoce el menú extranjero, por lo que desea verlo) viendo el contenido de las diferentes ollas, y señalando las ollas que se vean más sanas y apetitosas.

6. Siempre lávese las manos antes de comer, y haga lo mismo con las de sus hijos.

7. Aunque no es recomendable consumir gaseosas, la Coca Cola es muy popular para las indisposiciones de estómago, y además se embotella según estrictas condiciones sanitarias mundiales.