¿De qué color pintará este año?

Una “cajita de crayolas” para iluminar el nuevo año
  
  

Cuando
el jefe reclamó a Rosaura por un error de ortografía, en su interior sintió que
esa “tontería” era otra más de las cosas que le amargaban la vida. Bien sabía
que “número” se acentúa por ser palabra esdrújula y no lo había puesto por una
verdadera casualidad.

 

¡Pero el jefe
se tenía que fijar solamente en eso! Al abrir el cajón de su escritorio para
guardar sus cosas antes de salir, se encontró con un billete de cien Lempiras
que había dado por perdido. Lo tomó recriminándose lo tonta que era por no
recordar dónde lo había guardado.

 

Aún de mal
humor, salió de la oficina. Al tomar el elevador la secretaria de contabilidad
le preguntó donde le habían hecho ese “corte de pelo tan bonito”. De mala gana
le dio las señas, pero pensó que se estaba burlando de ella. Rosaura pinta todos
sus días con un color gris amargo para su infelicidad.

 

Hay sin duda,
una idea generalizada de que la felicidad debe ser una condición total. Si no
estamos alegres constantemente, llegamos a la conclusión de que todo está mal.
La vida diaria es más bien una mezcla de problemas que resolver, momentos
alegres, dificultades y contratiempos, éxitos y derrotas.

 

Al anochecer
habremos pintado el día bien con ese color gris amargo de infelicidad, o bien
con los vivos colores del arco iris que nos hagan sentir bien. Depende en lo que
nos hayamos concentrado.

 

Cuando un día
camine usted de regreso a casa, quizá con la cabeza llena de problemas, note
como el sol tiñe de rojo las nubes del cielo. Vea como la gente se apresura a
concluir su faena diaria. Y descubrirá que la felicidad es una actitud.

 

Además se
sorprenderá agradablemente de saber que esa ansiada felicidad se encuentra en el
presente y que es ese el único momento para disfrutarla.

 

Sí, la
felicidad es algo que escogemos. Al fin y al cabo este año 2005 que recién
inicia, también estará lleno de problemas y sinsabores, así como de éxitos y
alegrías. Será usted quien escoja el color con que debe pintarlo. Es su
responsabilidad, y las consecuencias serán suyas también.

 

LO
NEGATIVO:
Dejar que sean los momentos desagradables los que tiñan con
color de infelicidad nuestros días.

 

LO
POSITIVO:
Desarrollar en nosotros la percepción por los momentos
agradables, pintando así con felicidad una buena parte del 2005.

 

Y
si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos
inscribirte ahora en nuestro curso gratis de
Superación Personal
, haciendo clic
aquí
.