Home > Tiempo libre > Taller literario

Poemas y cuentos

De madres a hijos: pan salido del horno

Si diez hijos hubiese tenido, todos me reclamarían algo que no les dí.Cuando una madre pare a su hijo, lo da libre, con cuidadoso amparo para que no se dañe. Para ...

Si diez hijos hubiese tenido, todos me reclamarían algo que no les dí.

Cuando una madre pare a su hijo, lo da libre, con cuidadoso amparo para que no se dañe. Para que sea él y que tome de uno y uno le dé lo que él necesita.

Tratando de abrigarlo sin abrumarlo, para que no sienta la febril angustia del desamparo.

A su lado uno aprende el oficio de ser madre, y él a construir su ser.

Como las manos que amasan un pan, permanecen en la masa hasta que esté a punto, retirándolas y retirándose justo a tiempo.

Como en el pan, uno se queda al lado del horno hasta que eleva y comienza a tostar, tratando de evitar que se queme y quede todo chamuscado.

El pan salido del horno es pan fresco con rico olor, cálido, despierta buenas sensaciones, uno se imagina buenas escenas ante un pan recién salido. Se lo siente crujiente y sabroso como torrente de energía que recorre cada imagen poniendo su toque vital a cada uno.

¿Por qué? - Ser madre es un reto permanente a la subjetividad donde se juega en cada cruce, en cada eslabón, el fin de esa madre, la finalidad de ese hijo.

Ya no son las manos en la masa, tampoco es sólo la masa.

Ahora, es pan, que tiene sus propias marcas que lo hacen diferente de otros. Con esas marcas emprende su camino por la vida, verá si le dejan andar y si tiene los recursos para transitar el sendero, que como niña con muchos rizos se moverán en su interior.

Muchas veces los hijos retornan sacudiéndonos sus marcas que resuenan casi extrañas, o como una bomba que cae y no da tiempo a que se pueda apelar al recuerdo, menos aún a lo que no está al alcance más cercano.

Madres e hijos en este presente que no halla explicación para este hoy que no reconoce aquellas manos amasando el futuro pan.

Ni la madre recuerda en que pasaje de su artesano amasar se le perdió la intención. Ni el hijo tiene claro, si en lo que dice acaso, hay reclamo.

Pese a todo lo inexplicable, no supera la capacidad de asombro. Por suerte el ser se sorprende y pese a todo lo perdido, lo supera lo ganado.

Todavía no sé está en tiempos de apreciar la buena textura y mientras, se aproximan los buenos paladares. Transcurren hechos y situaciones variadas, donde un buen e intenso encuentro hoy, mañana es desagradable. Existen fugas que se alojan vaya a saber en qué parte del imaginario.

Parece que nadie se encuentra, parecemos dispersos en un inmenso laberinto. Todos queremos encontrar la salida. ¿Acaso habrá que encontrarse, en el laberinto?...Y recién después, salir tranquilos...

...Al don, al don, al don pirulero. Cada cual, cada cual, atiende su juego, y el que no, el que no...

¿Tu hijo no quiere estudiar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis
Ayúdame a entender cómo estudiar


 

Stella Maris Ochoa
Licenciada en Psicóloga

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

LA MASA TRANSFORMADA

Por SALMALY


PAN PARA MAÑANA

Por ISA INÉS


"De Madres a Hijos: pan salido del horno"

Por GALADRIEL57


sin titulo

Por DIANA CONFORTI


Mas notas del autor:

Stella Maris Ochoa

Una noche de otoño

Una noche de otoño

Era una calurosa noche de otoño y la decisión ya estaba tomada. Esa noche irremediablemente íbamos a ...

Atún con cebollas: una parábola sobre la comunicación con un hijo adolescente

Atún con cebollas: una parábola sobre la comunicación con un hijo adolescente

Actitudes para comunicarse con un hijo adolescente...

La sexualidad de la mujer después de los 40 años un mito y una realidad

La sexualidad de la mujer después de los 40 años un mito y  una realidad

Después de los 40 algunas mujeres sienten que la sexualidad activa es algo que les compete sólo a las “más jóvenes”......

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: