Cómo sobrevivir al desempleo familiar

¿Qué hacer cuando todos los integrantes de una familia han perdido el trabajo? Aunque la primera impresión se asemeja mucho al miedo y a la inseguridad, una adecuada estrategia de reducción gastos puede ayudar a afrontar esta situación antes de que sea demasiado tarde

Los tiempos que corren hacen que con un sueldo no sea suficiente para mantener un hogar, sobre todo si son varios los hijos que hay que mantener.

Es habitual que una vez que los niños alcanzan la mayoría de edad, estudien y también trabajen al menos unas horas para poder colaborar con las necesidades del hogar en el que habitan.

Sin embargo, nadie está exento de perder el empleo y si esto ocurre y todos los integrantes quedan desamparados hay que comenzar a ejecutar medidas que alivien en lo posible la .sobrecarga de gastos

Cómo controlar los gastos en periodos de desempleo

1.- Reducir gastos en todos los aspectos. “Las familias que se encuentran en esta situación tan extrema tienen que afrontar un cambio de vida que resulta muy complejo de asimilar, pero es de vital urgencia realizarlo cuanto antes.

Entre las decisiones que hay que afrontar se encuentra la de mudarse a una vivienda más pequeña en la que el alquiler sea pequeño en caso de que se esté pagando una hipoteca o pagando una renta.

Otra de las alternativas es alquilar una habitación que esté libre en el hogar o si hay más de un hijo, hacer que los niños duerman juntos para poder liberar un ambiente  y poder alquilarlo”, sostiene la economista española Pilar Montalbán Morilla.

2.- Valorar si es conveniente trasladarse en transporte público o en el vehículo particular. “Si se tiene más de un coche, la medida siguiente es la de vender uno, quedarse con el más económico y el que menos seguro pague.

También existe la posibilidad de ponerlo en alquiler y a disposición de quienes necesitan trasladarse. De este modo el segundo coche se podrá convertir en una salida laboral.

Si se considera que es más conveniente vender todos los vehículos que hay en la familia, hay que valorar las distancias si alguno de los integrantes estudia o realiza alguna actividad que influirá en un posible futuro trabajo.

Si la distancia a recorrer día a día no es mucha se puede valorar el uso de bicicleta”, destaca la especialista.

3.- Los servicios son otros de los gatos fijos que hay que reducir. “Si se tiene teléfono fijo en la casa, tal vez no sea necesario contar con tantos aparatos móviles. Si se tiene internet habrá que valorar si es posible reducir la tarifa, cambiar de compañía o directamente dar de baja el servicio hasta que la situación familiar, mejore”, opina la experta.

4.- Durante el invierno, la factura de energía y gas se disparan. Si hay más de un hijo en una habitación, durante esta temporada, para ahorrar en calefacción, los hijos pueden compartir la habitación. La tarifa se reducirá notablemente.

5.- Si se vive en una casa propia y con jardín, se puede pensar en plantar verduras y frutas para no tener que comprarlas. Las cebollas, lechuga, tomates, pimientos, zanahorias y patatas se pueden cultivar en el hogar.

Nadie está preparado para tomar decisiones extremas, pero llegado el momento inevitable, hay que poder actuar y no quedarse esperando que una situación mejore ya que no hay manera de poder controlar todos los aspectos que influyen y se combinan para que una situación económica que traspasa las fronteras de una familia, prospere.

Lo mejor es actuar con responsabilidad y sin apegos hacia lo material ya que seguramente habrá tiempo en un futuro, de poder aprovisionarse de todo aquello que se desee.

El libro digital "Fórmula de Ricos", que te enseña las 60 fórmulas que debes aplicar para iniciar tu camino hacia la riqueza. Encuéntralo ahora haciendo clic aquí