Cómo limpiar la heladera en 15 minutos

Entre revisar las fechas de vencimiento de los condimentos y limpiar los restos de alimentos viejos, limpiar el refrigerador puede ser una tarea larga y tediosa. Pero, llegado el caso, lo único que se interpone entre usted y una heladera limpia son 15 minutos…
En un minuto:

Llene un recipiente grande con agua tibia y un pequeño chorro de detergente líquido para platos. Recuerde que debe utilizar agua tibia, no caliente.

Tenga presente esto, porque el agua caliente agrieta las piezas de plástico de la heladera.

Mientras se llena el recipiente, saque todas las cosas de la pileta y despeje una zona de medio metro de ancho en la parte de la mesada más cercana al refrigerador.

Ponga el tacho de basura al lado de la heladera. Agarre dos paños de microfibra -uno para lavar y otro para secar.

Coloque el recipiente en la mesada, sumerja un paño en agua jabonosa y escúrralo.

Se recomienda utilizar paños de microfibra porque cubren un área más grande que una esponja, y están diseñados para eliminar la suciedad y absorber el agua.


En seis minutos:


Comience por el estante superior, tirando los productos en mal estado a la basura. En caso de duda sobre el estado de un alimento, tírelo. Coloque los recipientes vacíos en el lavavajillas.

Ahora, mueva las cosas que pueden quedarse hacia un lado del estante. Limpie la mitad del estante que ha quedado vacía y los costados, si es necesario (para limpiar una mancha endurecida o pegajosa, arrójele agua jabonosa y déjela reposar mientras limpia el siguiente estante.

Luego podrá limpiarla fácilmente). Seque. Al pasar los elementos a la parte limpia del estante, limpie los contenedores, especialmente sus bases, si es necesario.

Limpie y seque la segunda mitad del estante. Una vez que el estante esté limpio, agrupe los productos similares, colocando los más grandes en el fondo y los más pequeños al frente.

Repita este procedimiento hasta que todos los estantes estén limpios y libres de alimentos en mal estado.

En cinco minutos:


Saque un cajón de frutas y verduras. Coloque las cosas en buen estado sobre la mesada y tire a la basura los alimentos en mal estado y los restos de frutas y vegetales.

Lave el interior del cajón con agua jabonosa utilizando un paño de microfibra. Luego, enjuague y seque. Vuelva a colocar los alimentos en el cajón. Limpie el estante que está abajo del cajón de las verduras. Vuelva a poner el cajón en su lugar.


Pase al siguiente cajón, repitiendo el proceso. Si el cajón no se puede remover, ábralo lo máximo posible. Retire los productos, tirando a la basura los que están en mal estado y poniendo el resto en la mesada.

Limpie el cajón y séquelo. Vuelva a colocar los productos y cierre el cajón.

En dos minutos:


Revise los estantes de la puerta. Deseche los productos que estén vencidos o en mal estado. De ser necesario, limpie las tapas, los costados y la base de los contenedores.

Limpie los residuos de los estantes. Enjuague su paño de microfibra a medida que se ensucie. Limpie el frente de los estantes y el resto del interior de la puerta.

En un minuto:


Cierre la puerta. Enjuague y escurra el paño de microfibra. Limpie la parte frontal del refrigerador, especialmente alrededor de la manija. Enjuague el trapo nuevamente. Vierta el agua en la pileta y coloque el recipiente en el lavavajillas.


Yolanda Río-Pérez, decoradora y especialista en viviendas, ayuda a miles de personas a decorar sus hogares con personalidad y buenos criterios.
Comienza a redecorar tu hogar con los consejos de su último libro “Ideas geniales para sacarle partido a tu hogar”, que está disponible haciendo clic aquí.