Cómo dirigir bien un negocio

Estar al mando de un negocio es un desafío y aunque no hay reglas fijas para alcanzar el éxito, es posible seguir algunas sugerencias para que se llegue al objetivo y se pueda mantener a medida que pasa el tiempo...


Para que un negocio se mantenga, un empresario debe poder asumir las siguientes características:

1.- Visión para desarrollar una idea: ordenar los pensamientos es importante para determinar hasta qué punto es viable la iniciativa. Es fundamental comenzar a actuar como si ya se tuviera la empresa funcionando.

Verse como un empresario ayuda a ser consciente de la dimensión del proyecto que se va a abarcar. Comenzar a planificar estrategias hace que el plan vaya adquiriendo forma y se torne concreto”, argumenta el Licenciado en Marketing, el argentino Martín Robirosa.

2.- Identificar el mercado al que va dirigido la idea: “marcar un límite en cuanto a qué sector irá encaminado el negocio y una vez que se tiene claro a qué público se quiere llegar, hay que lanzar los anzuelos para comunicarse de muchas formas posibles hasta calar en el sector requerido”, argumenta el especialista.

3.- Plantearse la financiación: “la mayoría de las pequeñas empresas que comienzan el arduo camino del emprendimiento deben pensar en este aspecto que es fundamental.

Si no se cuenta con recursos propios hay varias maneras de conseguir que alguna institución o empresa privada o pública se interese en el proyecto y en su desarrollo. Hay que contactarse e informarse adecuadamente para poder solicitar ayudas”, destaca el experto.

4.- Asumir los riesgos: “el que no arriesga, no gana. Quienes se decidan por el camino de emprender un negocio propio corren el riesgo de sufrir recaídas.

Es frecuente que haya baches y momentos de pérdida, pero lo importante es poder salir airoso de los malos momentos. La autoestima es fundamental. Un empresario debe ser seguro, tener mucha fortaleza y creer en lo que desea más que nadie”, aconseja el Licenciado.

5.- Invertir en profesionales cualificados y en recursos: “para que una empresa funcione, ésta debe nutrirse de gente muy capacitada. No hay que escatimar en gastos en este sentido ya que un empleado cuidado y que es valioso dará lo mejor de sí en beneficio de la empresa y de su crecimiento. Al mismo tiempo, es importante que la empresa cuente con las herramientas necesarias para desarrollar las tareas”, expresa el especialista.

Las cualidades de quienes asuman los cargos de fundadores o directivos terminarán por complementar el éxito del negocio. “Hay que saber motivar, delegar y confiar en el grupo de trabajo que se ha armado.

Ser líder de una compañía no es tarea sencilla, pero puede ser mucho más fácil si se asume el rol jerárquico con humildad en el que prevalezca la responsabilidad, la madurez y la seriedad”, finaliza diciendo el profesional.

El libro digital "Fórmula de Ricos", que te enseña las 60 fórmulas que debes aplicar para iniciar tu camino hacia la riqueza. Encuéntralo ahora haciendo clic aquí