Home > Salud y Bienestar > Psicología

Mente y cuerpo

Abrazar la vida

“Cómo andás? En la lucha...” “Cuanto más armas tengamos, mejor podemos defendernos frente a los problemas.” “Si parás, te pasan por encima. Hay que salir a pelearla.”

¿Cuántas veces decimos estas palabras, sin comprender que nos influencian a tomar la vida como una lucha, con ganadores y perdedores, sin descanso entre batalla y batalla, en la que hay que hacerse insensible para aguantar?

Vivimos con los dientes apretados, las manos crispadas, los hombres metidos en el cuello, respirando ansiosamente, contracturados, con un nudo en el estómago. Lo peor es que casi no nos damos cuenta. Parece normal en los tiempos que corren... y cómo corren!

Pero no es natural. Es el resultado de habernos perdido a nosotros mismos en medio de los deseos impuestos por una sociedad consumista. Es el precio de no tener como prioridad la esencia de nuestro Ser y haber caído en la neurosis moderna de querer ser lo que no somos: más ricos, más delgados, más exitosos, mejores.... “otros”.

La ignorancia de nuestro verdadero Ser hace que no veamos una realidad que está ahí todo el tiempo: la Vida es infinita, misteriosa, maravillosa, abundante, puro potencial en espera de que creamos (de creer) que es posible que creemos (de crear) el más alto concepto de nosotros mismos. Creer y crear no son sólo verbos con conjugaciones parecidas, son las raíces de lo manifestado.

Dios es el Gran Creador y nos hizo a su imagen y semejanza. Simplemente, esto quiere decir que somos los creadores de nuestra vida.

Elegir ser una víctima o un actor de reparto en lugar del protagonista es nuestra decisión. El sufrimiento y el dolor son consecuencias de resistirnos al cambio que nuestra alma anhela y nos empuja a realizar. El mundo cambia cuando cambiamos nuestra visión... y entonces todo es posible.

Te invito a ABRAZAR LA VIDA con su increíble potencial. A ser un co-creador con Dios de tu vida, lo que inevitablemente conducirá a una mejor relación con tu entorno, tu familia, tu país. Todos podemos, todos lo merecemos, todos tenemos el derecho y el deber.

¿Cómo desarrollarlo? A través de integrar lo que verdaderamente somos: CUERPO-MENTE-ESPIRITU, promoviendo el armónico desarrollo de nuestras potencialidades en una unidad de energía y acción, que nos proyecte a una vida sana, plena y conducida con alegría desde el corazón.

De esta manera, distintos soportes se interrelacionan sinérgicamente para realizar esta integración:

  • Conectándose con los procesos y enriquecedoras posibilidades físicas, por medio de la respiración, la percepción de lo interno y lo externo, la postura, el movimiento.

Objetivo: Recuperar la capacidad de auto-curación (algunas técnicas: Eutonía, Feldenkrais, Senso-percepción).

  • Eliminando las contracturas, dolores y corazas.

Objetivo: Restituir el libre flujo de energía (Relajación, Masajes, Canalización de Energía).

  • Reconociendo el valor fundamental de las emociones, como nexo entre cuerpo y mente. Liberando antiguas tristezas, iras, miedos. Registrando lo que se siente y aprendiendo a expresarlo sin culpas.

Objetivo: Vivir el momento presente con amor y aceptación (Bioenergética, Gestalt).

  • Tomando contacto con los verdaderos deseos y necesidades e implementando su concreción.

Objetivo: Conocer las reales limitaciones y potencialidades (Proyecto Vital)

  • Enriqueciendo las relaciones (personales, laborales, sociales) al comprender el verdadero entramado existencial.

Objetivo: Ampliar el mundo interno para mejorar el mundo externo (Acompañamiento terapéutico).

  • Despertando y ejercitando la creatividad innata en todos, mediante los diferentes recursos a nuestra disposición.

Objetivo: Responder con espontaneidad y novedad a cada situación (escritura , dibujo, danza, juegos teatrales).

  • Recuperando la fe y la confianza en nosotros mismos y en la Vida, comprendiendo que cada circunstancia, cada encuentro es una oportunidad de evolución, de creación.

Objetivo: Ser y actuar desde la Esencia (Principios Universales, Meditación).

 

Compartir |

 

 

Laura Foletto

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Sí, ese es el "camino"...

Por JOSECAMPOS


abrazar la vida

Por ARACELI DE MORALES


COINCIDIENDO

Por LUMALI


Mas notas del autor:

Laura Foletto

Consejos para sobrevivir en la oficina... y disfrutar mejor del trabajo

Consejos para sobrevivir en la oficina... y disfrutar mejor del trabajo

Fin del día en una oficina. Contracturas. Dolor de cabeza. Cansancio. Ojos irritados. El ritmo vertiginoso, las rutinas, el tiempo cada vez mayor frente a la computadora son algunas de las causas...

Nuestro cuerpo, ¿territorio de dolor?

Nuestro cuerpo, ¿territorio de dolor?

Primer paso al bienestar: retomar el control del dolor, y de nuestro propio cuerpo...

Los inmigrantes y los que se quedan: video exclusivo

¿Qué ocurre con los que se quedan cuando un ser querido emigra? ¿Cómo hacer frente a una situación tan dolorosa?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: