Home > Salud y Bienestar > Psicología

Pareja y Familia

Un poco de humor y de psicología: “EL PEGAJOSO”

Existen personajes a los que la autora del libro “No le pidas peras al olmo” denomina “olmos” y que representan a esos individuos a quienes resulta inútil pedirles cambios (o peras)...

En el libro se cuentan historias de “olmos” con los que convivimos a diario, y se explica porqué necesitamos que cambien, porqué ellos no pueden o no quieren cambiar y por último: ¿qué hacer con el “olmo”? 

“EL PEGAJOSO”

(Como agua para el engrudo)

Del libro “No le pidas peras al olmo”

De Hilda Levy 

-“¿ A qué se dedica tu marido?”- le preguntó  Alicia a Irene. 

Irene  hubiera querido responderle:

 -“Néstor se  jubiló. Se retiró de la vida laboral pero se adosó a la mía.

Desparramó su ocio sobre mi agenda. Se me acopló como un tándem, como un side-car, como una mochila, como un chicle a la suela del zapato.

Me vigila, me llama, me pregunta con quién estoy, a qué hora  regreso, cuánto gasté. Para qué compré una bombacha rosa si ya tengo otra de ese color. Porqué abrí un frasco de dulce si había uno empezado.

Se preocupa por las cosas más insignificantes. Indaga cuánto cuesta el perejil, porqué le pongo tres cucharitas de azúcar a mi café, si con dos es suficiente.

Escucha y participa de todas mis conversaciones telefónicas. Interrumpe, opina, critica.

Si atiende el teléfono se queda conversando con  mis amigas, a tal punto que cuando me toca el turno, ya quedan pocos  temas tiempo y ganas de conversar.

¿Otra vez a la peluquería? ¿Para  qué depilarte? ¿Es manera de pelar una papa, dejando la mitad en la cáscara? ¡El dentífrico se aprieta desde abajo!

Me acompaña al ginecólogo, al pedicuro, a la cosmetóloga. Comparte mis clases de  gimnasia, el té con mis amigas, las compras en el supermercado.

Pendiente y alerta de cada uno de mis movimientos.

No es  celos ni  amor, es intrusión y pegoteo.

Me ahoga, me cansa, me harta, me acorrala.

¡Basta! ¡Quiero  recuperar mi soberanía, mi visa para ingresar de nuevo a mi vida, mi permiso  de libre circulación, mi green-card para ejercer mi oficio de individuo autónomo”!.

Alicia volvió a preguntar: -¿”A qué se dedica tu marido” ?

Irene le contestó: -“Se dedica a mí.”

COMENTARIO

En “El pegajoso”: él y su esposa (como  en este caso) o su socio, su empleado, su hijo o su padre,   son considerados como  parte de él.

No discrimina el yo del no yo.

No respeta la privacidad, ni la individualidad ni la libertad del otro. Se yuxtapone,  se impone, se adhiere.

Su conducta suele ser viscosa y reiterativa. Su entrometimiento no deja espacios libres. Existe una vigilancia constante.

El calladito ignora por omisión. El pegajoso ahoga por intrusión.

Aquel por poco, éste por mucho.

Estas conductas dependientes, pueden aparecer o acrecentar y potenciar las preexistentes,  cuando el individuo  se enfrenta a situaciones nuevas o desconocidas que no se incorporan a la conducta con la que se ha manejado hasta ese momento, como ser enfermedades, pérdida de trabajo, jubilación o duelo.

De la tolerancia, comprensión o posibilidad de brindarle ayuda dependerá la convivencia.

La autora, Hilda Levy, es psicóloga, especializada en la problemática femenina y el desarrollo de la autoestima. Otros libros de su autoría: “Mujeres de 50” y “Suegras, nueras y cuñadas”

Su email:  hlevy@sinectis.com.ar

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Hilda Levy de Rosental

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Tienes razón

Por FMNUNCIO


AL TIEMPO

Por ALEME


Libertad !!!

Por ROBERTO.HERNANDEZ


¿¿Cual libertad??

Por FMNUNCIO


La solucion

Por PISTOLERO-JD


Jejejeje...nos parecemos un poquito

Por ROBERTO.HERNANDEZ


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡mal k me pese yo tengo unoooo!!!!!!!!

Por MALURRA


Autorevision

Por ATLGONZALEZ


LOS HAY PEORES!!!

Por VITELA


SIN DUDA EXISTEN MUCHOS!!!!!

Por APBEJARANO


Mas notas del autor:

Hilda Levy de Rosental

El fútbol adicto

El fútbol adicto

Consejos de supervivencia para mujeres que viven con un adicto al fútbol

La ciber suegra

La ciber suegra

Muchas cosas cambiaron con la llegada de Internet... pero algunas siguen como siempre !!

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: