Home > Tus raices > Cuéntanos tu vida

Cuéntanos tu vida

Un niño y la guerra

Continuando con la historia del niño de 6 años al que la guerra transformó en sostén de su familia.

Los únicos que no tenían problemas, aún en esa época de guerra y miserias, eran los ricos, quienes podían comprar en el mercado negro lo que ni siquiera se conseguía (racionado) en los almacenes estatales, y también podían pagar para que otros hiciesen la cola por ellos.

En cuanto a nosotros, por lo menos teníamos la posibilidad de completar nuestro magro sustento haciendo tratos con los ricos. Recibíamos sus bonos de racionamiento y, a cambio del 50%, hacíamos la cola por ellos.

Luego cambiábamos el excedente por productos que sólo se conseguían en el mercado negro. De este modo me fui haciendo conocido por la gente y, sobre todo, por los vendedores de los distintos negocios, que simpatizaron conmigo y muchas veces me ayudaban, al igual que el policía. Así conseguimos no pasar hambre durante los años de guerra, pese a la ausencia de mi padre.

Por la tarde concurría a la escuela primaria del Estado, y cuando salía me iba a la escuela religiosa. Volvía a mi casa a las 20 hs. y hacía los deberes, y así todos los días menos el sábado, durante cuatro largos años.

En 1918 terminó la guerra y volvió mi padre, hecho una piltrafa después de estar tres años en un campo de prisioneros de guerra. Por esos días pasó algo que siempre recuerdo con humor, aunque no fue tan fácil pasar el momento.



Uno de mis hermanos menores tenia que ser operado de las amígdalas y yo lo acompañé junto con mis padres. En un instante de distracción, mi hermano salió corriendo del sanatorio y no lo pudimos alcanzar, y como ya estaba todo preparado y operación tenia que haber.... ME OPERARON A MI!!, que estaba sano y no tenía nada que ver, y para peor en esa época se operaba.... SIN ANESTESIA!!.

Al terminar la guerra volvió también la Legión Polaca, que luchó junto con los aliados contra los alemanes al mando del general Pilsudski, y en la que había mucho judíos. Luego de ese retorno triunfal se formó un gobierno provisorio y empezaron a formarse los partidos políticos como el Partido Polaco Socialista (PPS), los conservadores y el nacionalista polaco (muy antisemita).

De ese proceso participaron muchos judíos, y al mismo tiempo empezaron a formarse los partidos políticos judíos (sionistas generales, sionistas obreros, Bund, comunistas).

Al principio las cosas iban más o menos bien, pero de a poco comenzó a reaparecer el movimiento antisemita, con la ayuda de la Iglesia y la vista gorda del gobierno.

En 1919 cumplí 11 años y en casa empezaron a pensar en mi futuro. Mi padre se defendía con su oficio de encuadernador, yo lo ayudaba y a la vez aprendía la profesión, aunque no me gustaba. Optaron por llevarme a lo de un sastre, como aprendiz, sin sueldo y a cambio de la comida

. La primer semana la pasé limpiando la casa, atendiendo a sus hijos y haciendo los mandados. La segunda semana fue peor: al taller entraba a limpiar y nada más, el resto era atender a los chicos, cuidarlos, llevarlos al baño, limpiarlos, etc.

Todas las noches las pasaba llorando, y rogando que llegara el sábado para ir a la casa de mis padres. Lo peor llegó el viernes, cuando el sastre me llevó a la feria, llenó dos bolsas y me dijo que las cargue de vuelta hasta su casa. Esto colmó la medida, ahí nomás lo dejé plantado con las bolsas y salí disparando para mi casa.

Por suerte mis padres no me dijeron nada, a lo del sastre no volví nunca más, y a la semana mi madre me consiguió trabajo como cadete en una librería grande....

Ver parte 1 de la nota

Continuará  

 

Jacobo Rendler
Colaborador

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Jacobo Rendler

El comienzo de la despedida

El comienzo de la despedida

Como mis padres también veían un futuro muy malo para quienes permanecieran en Polonia, terminaron por apoyarme.

Una excursión al sur

Una excursión al sur

O de cómo en Bariloche aprendí el trabajo de vendedor ambulante.

Comienza la emigración

Comienza la emigración

En los años 20, las cosas se ponen cada vez más difíciles. La única salida parece la emigración.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: