Home > Amor y sexo > Romance

Mujeres en pareja

¿Un hámster como mascota?

Amanecer de un anochecer agitado, versión hamstera.

Pero a la noche tuvo que darle la razón a su instinto. A la hora de las brujas, no solo uno, sino ambos, hámster reanudaron su actividad física nocturna.

La misma que antes, se le había atribuido a un presunto estréss por estar en una casa diferente a la de su hábitat común.

Fue comprobado a costa del desvelo de la familia entera, que la práctica, de dar vueltas y más vueltas, sin marearse, es ni más ni menos una actividad hamstera por excelencia. Le quedó claro a la familia entera pero no unida.

Porque por culpa de los bichos, mi amiga, quería convertirse en asesina serial o en una versión femenina del increíble Hulk.

Fue tal el ruido de las patas, debido a su entusiasmo gimnástico en el cilindro, que parecía que iba a salir disparado todo, el cilindro, el hámster y la hámster.

No quería quedarse atrás en ningún asunto y había logrado huir de la caja de cartón.

Por lo tanto fue a torearlo al hámster que haciéndose el interesante proseguía en lo suyo. Soñolienta la dueña de casa, obedeciendo a su costumbre diaria y nocturna de tomar agua por las noches, aprovechó a calmar los ánimos aeróbicamente alterados de los bichos.

O en su defecto mudarlos a otra parte de la casa para tratar de dormir, cuando para su sorpresa la hámster había huido.

Conclusión hámster y mujer se miraron y una pegó un grito que sacó de un salto a todos los de la casa, de la cama, y el bicho salió disparado; sin paradero declarado.

Conclusión, toda la tropa se levantó con la misión de encontrar al hámster perdido. Y calmar al otro que no daba pie con bola con su histeria.

¿Machista, yo? Parece que decía el masculino. A las 04.00hs clavadas. El más chico de los varones gritó: la encontré. Y sostenía en su mano, el zapato izquierdo del tío, que se sacudía como espástico. El zapato y el tío.

Porque acompañaba con el cuerpo lo que seguía con su mirada. Ya que, dormido como estaba no entendía nada de nada y mucho menos, que le podía acontecer a su zapato para moverse de esa manera. El mismo calstyle>


Por Mónica Beatriz Gervasoni

Anterior: Yo quiero una mascota, ¿y usted?


Compartir |

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí


 

Mónica Beatriz Gervasoni

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mónica Beatriz Gervasoni

La culpa la tuvo el sushi

La culpa la tuvo el sushi

Cuando por una de esas cosas de la vida, la máxima “piensa mal y acertarás”, es desacertada. Y pensar mal hace que nos salga el tiro por la culata. Sobreviene un alivio que es difícil de explicar pero hermoso de experimentar...

Analizame

Analizame

Basta que una anuncie al mundo su intención de ir a terapia y más exactamente comunique sus ganas de analizarse, bah, de hacer psicoanálisis, más precisamente hablando, ahí se arma...

Una fábrica de travesuras

Una fábrica de travesuras

Para qué sirven y para qué se usan los familiares en el caso de que tengamos una criaturita de Dios, que se comporta como un tiranosaurio rex enjaulado o como un émulo de mi pobre angelito I, II, III, que de ahora en adelante, denominaremos nuestro hijo, es la pregunta del millón de esta nota...

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: