Home > Tiempo libre > Taller literario

Poemas y cuentos

Te doy lo que tengo

La niña la observó atentamente desde el precario refugio que le proporcionaba estar al otro lado de la calle, casi escondida en un portal.

Le había llamado la atención aquella mujer que pedía con el brazo estirado, el cuenco de la mano vacío de esperanza, la vista gacha, sin atreverse a mirar a las personas que se apenaban o no se apenaban y le daban o no le daban

Desde la protección del anonimato la vigiló con cuidado; no era la primera vez que se fijaba en una limosnera, pero esta era distinta y por eso le llamaba más la atención.

Estaba vestida íntegramente de riguroso y penoso luto, el color de su presente y su futuro.

Tenía los ojos abiertos pero cerrados, y su brazo hubiera parecido de estatua de mármol si no fuera porque un temblor obstinado, repetitivo, impedía la quietud, y si no fuera porque la mano a veces se cerraba creyendo que alguien había depositado una caridad.

La niña observaba aquella mujer con la mirada absorta del asombro, con la sospecha razonable de la primera vez que sucede algo, y con una duda inquisidora muy atenta a lo que le decían los ojos.

La mujer, obstinada en sobrevivir como fuera,  mantenía la postura de su mano y la actitud de pedir en sus ojos tristes; la lástima le brotaba por todas partes clamando el despertar de las conciencias.

La mujer, con más penas que estrellas, con más miedo que ilusión, rogaba con la actitud.

La muchedumbre, que no eran capaces de salirse de la gente y ser individuos, individuales, sólo le daban una mirada: para evitar el tropiezo y porque era inevitable. Los ojos de los corazones estaban ciegos.

La niña, desde la atalaya de sus pocos años no alcanzaba a ver más allá de su propia inocencia sin juicio.

La niña, que no sabía de rendirse y pedir, que no conocía lo que la desgracia y el desencanto obligan a hacer, cruzó la frontera de la calle que las separaba y depositó en la mano pedigüeña un beso con las alas tibias de sus labios.


La mujer supo que era lo mejor que le habían dado. Rezó una oración ensopada por las lágrimas y bendijo la sabiduría de la inocencia, mientras atendía al terremoto cuyo epicentro se había instalado en su corazón.

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis  en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.

 

Francisco de Sales

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

te doy lo que tengo

Por GERMANIA ORDOÑEZ


Mas notas del autor:

Francisco de Sales

El Concilio del Parque de la Libertad

El Concilio del Parque de la Libertad

El primero que le encontró fue Eulogio Madroño Romero cuando, poco después de las seis de la mañana, al comenzar su trabajo cotidiano de barrendero, llegó al Parque de la Libertad y le vio, serio y altivo, en uno de los bancos...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: