Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Acupuntura, Reiki, Aromaterapia

La sanación franciscana

El camino de San Francisco de Así al bienestar: a través del amor, sin temor...

El miedo alerta pero su acumulación, cuando no se enfrentan los problemas, es dañina y paraliza a un alma en lo que la hace feliz que es el servicio. Así lo entendía San Francisco cuando explica el noveno mandamiento, señalando: NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS.

En cierta ocasión, como relata el biógrafo contemporáneo de San Francisco Tomás de Celano, “Francisco y sus Hermanos, deambulaban por las calles de Asís, pobremente vestidos, como siempre, y exhortaban a los vecinos para que hicieran el bien y de paso ganarse algunos mendrugos de pan para que pudiesen comer la fraternidad de pobres y leprosos de Asís y su comarca.

El tiempo no era bueno, sino que más bien era frío y lluvioso, pero en esto que uno de los hermanitos en vez de cantar y alabar al Señor, se encontraba apoyado en una puerta que daba al patio trasero de una casa donde vivía una familia y no paraba de llorar. Se acercó sigiloso, aunque ciertamente preocupado el Hermano Francisco, y poniéndole una mano en el hombro le preguntó qué era lo que le afligía tanto que le impedía estar con los demás hermanos.

Y este joven le dijo: Francisco, sufro mucho. Yo también quiero Honor y Gloria viviendo con vosotros mis votos de Obediencia, Pobreza y Castidad, pero detrás de esa puerta está mi amada de otros tiempos y se que en el pensamiento estoy siendo infiel a Nuestra Amada la Hermana Pobreza. Por más que lo intento no puedo separarla de mis pensamientos y de mi vida y esto me hace pecar ante Dios y ante los demás Hermanos. En esto ya se habían juntado los demás y escuchaban expectantes la respuesta de Francisco. Francisco le dio un abrazo al afligido y le dijo: “tal vez tu destino está con esa mujer para que pobléis la comarca con lindos cristianos, de lo cual Dios, se alegrará enormemente”.

El semblante del Hermano desconsolado y atribulado se transformó y cambió por completo, y le dijo lleno de contento: ¿puedo entonces Hermano Francisco? ¿Es por eso que nunca quisiste que yo me hiciera la tonsura? Francisco le dijo: ¡Los caminos del Señor son muchos. Tu encuentra el tuyo y hazlo bien. Te imaginas que todo el mundo siguiera nuestros pasos de manera radical.

El Amor a nuestro Dios pasa porque seas un padre responsable y un esposo comprensivo y amoroso con tu esposa. Si tu vocación es la de fundar una familia quienes somos nosotros para impedirlo. ¡Anda y se feliz y sigue haciendo a todos felices con el Amor y la Bendición de Nuestro Señor Jesucristo! Y le abrazaron todos con gran algarabía” despidiéndose de todos se adentró en la casa donde fue recibido en seguida por esa familia. Pero antes Francisco le dijo: ¡Pero recuerda, solo con una mujer”, y todos rieron y siguieron cantando y alabando al Señor! “Francisco sabe convertir en dulce miel las lágrimas más amargas”.

Es un claro ejemplo de quien intenta sugerir, no ordenar; inculcar, no exigir. Que enseña desde su alegría, sin envidia, ni condenas. Francisco es portador de una experiencia de Dios muy singular.

Carl Rogers distingue cuatro actitudes de los hombres con espiritualidad no deshumanizada y traumatizada por el miedo: Autenticidad, Empatía, Interés positivo incondicional, Poder espiritual sutil que emana, a menudo de manera inconsciente.

Las personas erosionadas por el miedo no llegan a confiar en los propios impulsos.

Y las personas que comienzan a escucharse a si mismas usualmente se encuentran con esas emociones dolorosas que yacen justo debajo de la superficie de la conciencia: enojo, vergüenza, culpa, soledad, depresión, tristeza, concusión. Esto es normal, asustarse. Los sentimientos son estados temporales que se encargan de si mismos cuando uno encuentra maneras apropiadas de expresarlos. Los eventos desestabilizadores si se trabaja el miedo pueden despertar la conciencia.

Retomando el ejemplo de San Francisco, quien – está claro - no intentó detentar el poder por temor, sino por amor.

Pero es necesario aclarar que también muchas veces el “amor” a que refieren ciertas religiones, se encuentra – lamentablemente – teñido por “una actitud de completa autonegación a favor de otra persona y la entrega de los propios derechos y pretensiones han sido alabados como ejemplos de un ´gran amor´.

Parecería que no existe mejor prueba de amor que el sacrificio y la disposición a perderse por el bien de la otra persona. De hecho, en tales casos, el amor es esencialmente un anhelo masoquista y se funda en la necesidad de simbiosis de la persona en cuestión. Si entendemos por amor la afirmación apasionada y la conexión activa con la esencia de una determinada persona, la unión basada sobre la independencia y la integridad de los dos amantes, el masoquismo y el amor son cosas opuestas.

El amor se funda en la igualdad y la libertad (y no hay libertad con temor). Si se basara en la subordinación y la pérdida de la integridad de una de las partes, no sería más que dependencia masoquista, cualquiera fuera la forma de racionalización adoptada. También el sadismo aparece con frecuencia bajo ala apariencia de amor.

Mandar sobre otra persona, cuando se pueda afirmar el derecho de “hacerlo por su bien”, aparece muchas veces bajo el aspecto de amor, pero el factor esencial es el goce nacido del ejercicio del dominio”. Erich Fromm. El dolor no es lo que nos causa molestias; es la idea del dolor lo que nos angustia. No es la situación en si la que nos causa inquietud, sino el temor a la situación, según señala Sri Sri Ravi Shankar.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Leonardo Belderrain

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Leonardo Belderrain

25 de Mayo: ¿Qué fe nos hace revolucionarios?

"Dime a quien adoras y por qué cosas te entusiasmas y te diré quien eres...". O: ¿por qué la gente es buena?

El incendio en la disco

¿Donde están los niños que murieron en la guardería-baño?

Prevenir el SIDA y sanarnos de la hipocresía

¿ Los preservativos aseguran siempre calidad de vida y protección o son siempre sinónimos de mala vida y desprotección ? ¿ Están obligadas las parejas en las que uno o los dos están infectados a practicar la abstinencia?. ¿Por qué dicen algunos educadores que es nocivo usar preservativos?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: