Home > Familia > Padres e hijos

Tu bebé

La difícil tarea de adoptar a un nieto

La siguiente, es una muy completa guía para saber como hacerse cargo de chicos que llegan con varios problemas sobre sus espaldas, y con tiempos muy distintos a los nuestros.

No podemos olvidarnos de que la mayoría de los niños que van a vivir con sus abuelos, han tenido una vida en condiciones menos ideales de lo normal.

La mayoría de los chicos, llegan a vivir a la casa de los abuelos solo después de haber sido descuidados, abandonados, e incluso abusados. No cuentan en la mayoría de los casos con la experiencia del amor paternal ni tampoco con una férrea disciplina.

Sin dudas, les llevará tiempo alcanzar los modelos de comportamiento de sus abuelos, puesto que sus sistemas de autodefensa están sólidamente instaurados desde una edad muy temprana. 

Como si las demandas propias criar a un chico no fueran suficientes, muchos de nosotros tenemos el problema adicional de tratar con un chico enojado y fuera de control, que manifiesta esta conducta a raíz de la trágica experiencia que lo llevó a tener que vivir con nosotros. 

Los abuelos son generalmente los blancos más convenientes y más seguros para expresar las sensaciones ambivalentes de sus nietos hacia sus padres. Cuando los niños confían en que sus abuelos los amarán sin importar lo qué hagan, se sienten más seguros para expresar el enojo que sienten hacia sus padres.

Desafortunadamente, los niños no expresan generalmente su cólera de maneras apropiadas, y la blanco de este enojo no está dirigido a menudo a quién les causó daño. En vez de llamar a sus padres, quienes les prometieron una visita y no cumplieron, sienten una gran rabia y la descargan en los lugares donde más confianza tiene para hacerlo. 

Algunos chicos guardan su enojo y no lo expresan, culpándose por no ser dignos de amor y atención por parte de sus padres.

Estos niños parecerán como retirados, no-comunicativos, y tristes. Otros descargaran su enojo hacia fuera de maneras irracionales e imprevisibles. Rechazarán seguir reglas, se comportarán irrespetuosamente, o llegarán a ser rebeldes y desafiantes.

Antes que creer que sus padres han hecho algo mal, algunos niños culpan a sus abuelos por “sacarlos” de la casa de sus padres. Un padre que acusa a un abuelo de “robar” a su hijo, anima a menudo este tipo de creencias.

Un padre tendrá a menudo como excusa que es su padre o suegro quien evita que vea al niño. Es una gran mentira y todos la sabemos, pero para el chico la creencia de esta mentira es mejor que creer que la mamá o el papá simplemente no lo cuida. Pareciera a veces como si los niños se enojaran con sus abuelos por no ser sus padres.

Los abuelos y especialmente otras personas que crían a estos chicos enojados quedan en el centro de este caos que ellos no crearon, pero que sin embargo debieron asumir. Correcto. No es justo. Pero es la realidad. Cuando aceptamos adoptar a estos chicos, aceptamos tomarlos con todas las dificultades emocionales que ellos poseen.

Cuanto más adultos son los niños, más dificultades emocionales habrán tenido ocasión de asimilar. Agregue a esta mezcla el hecho de que los hijos de padres adictos a las drogas y/o el alcohol, tanto como los hijos de padres que son inestables por otras razones, traerán con ellos parte de estos mismos problemas.

Algunos de ellos han sufrido las consecuencias del abuso químico prenatal, que pueden tener una amplia variedad de efectos durante el desarrollo. Éstas variables pueden tomar la forma de discapacidades físicas, disturbios mentales o emocionales, de percepción, de aprendizaje, o de déficit de atención. 

Es natural que como abuelos nos sintamos enojados cuando estamos siendo lastimados en una cierta manera. Cuando tomamos como blanco la cólera que el niño siente debido a la conducta poco confiable de un padre, nuestra reacción normal es luchar contra esto y gritar "no es mi problema". Pero hacer esto no ayudará en nada a nuestros nietos, sino que puede hacer las cosas peores.

Lo que cada abuelo y especialmente otros tutores necesitan recordar es que no fueron ellos quienes causaron estos problemas, pero que indefectiblemente deben ocuparse del comportamiento de los chicos sin dejar que las emociones que ellos provocan, consigan detener el progreso de la relación.

Aunque ningún abuelo debe tolerar la falta de respeto, necesitamos saber que una expresión abierta de enojo no es en sí mismo algo irrespetuoso. El sólo hecho de que un chico demuestre cólera no significa que él o ella estén siendo irrespetuosos y no aprecien todo lo que usted hace por ellos.

Significa simplemente que hay algo que produce que el niño esté confundido, enojado y trastornado. Dar una ayuda a un chico enojado, sin olvidarse de fijar ciertos límites, es la mejor manera de ayudarles a salir de su enojo y resentimiento, de modo que ambos puedan llegara a tener una vida más pacífica.

Algunas maneras de manejarse con chicos muy enojados.

¡Nunca utilice como recurso los golpes y el castigo físico!

Golpear a cualquier niño sólo aumentará su enojo. Golpear a un niño ya enojado, es lo más improductivo que puede haber. Muchos de nosotros venimos de una generación en la que las palizas eran pensadas para lograr una disciplina apropiada. Esos días ya han pasado y ahora sabemos que el castigo físico no funciona.

La disciplina, supone enseñar a los chicos un comportamiento apropiado. Desde que las palizas no son un comportamiento social aceptable, los golpes solo pueden enseñar a los chicos, por ejemplo, a que el golpear es una manera de ejercer poder.

Muchos de nuestros chicos han venido de hogares abusivos, y no podemos enseñarles que los abusos son incorrectos si utilizamos este mismo abuso usando el castigo físico en nuestros propios hogares. Como adultos, nosotros podemos conocer la diferencia entre el abuso de un chico y una simple paliza, pero para un chico, ser golpeado es clara y simplemente ser golpeado.

   ¡Déle a su nieto el permiso de estar enojado!

Esto puede sonar extraño para alguien que desea ayudar a un chico enojado a lograr salir de esta cólera, pero es muy recomendable que usted le dé permiso para estar enojado.

Para bien o mal, la cólera ya está allí, y dando al chico el permiso de expresar esa ira, así como enseñándole maneras apropiadas de de expresar ese mismo enojo, podemos prevenir esos arrebatos incontrolables, al tiempo que lo ayudamos a sacar afuera todo su odio.

Sepa que el enojo no es opuesto al amor.

Cuando un chico actúa irracionalmente debido al enojo, no es un ataque personal contra usted. Ello no significa que el niño le ama o respeta menos. Simplemente significa que el chico no se está manejando bien con quien sea que le haya causado su enojo. Si igualamos el enojo a la falta de respeto y afecto, desalentaremos la posibilidad que un chico pueda expresar su ira de una manera respetuosa. 

¡De a su nieto herramientas para manejar su enojo!

A veces un chico está muy enojado porque necesita una forma física de expresar toda esa cólera. Es bueno pensar en actividades físicas aceptables que estos chicos puedan llegar a utilizar como herramientas para expresar su enojo. Aquí le ofrecemos algunas ideas.

• Mientras que es inaceptable que un chico golpee a su hermano, no es nada inaceptable que él golpee una pelotita de tenis con una raqueta.

• Ciertos abuelos eligen darle a sus nietos unas tablas de madera y un recipiente de clavos como herramientas. Cuando los muchachos están enojados, lo animan a que se dirijan al fondo de la casa, golpeen los clavos, y construyan algo. Después de algunos minutos, los chicos pueden conseguir realizar un objeto interesante para su hogar, así como descargar su cólera. 

• Para algunos niños, escribir o dibujar es una buena manera de expresar su enojo. Cómprele un diario íntimo, preferentemente con candado, y dígale que ese será su libro de enojos, donde podrá escribir todo lo que sienta, prometiéndole además no leerlo nunca. Respete su promesa.

¡Practique la escucha! 

Cuando usted nota que el chico está comenzando a actuar inesperadamente, y la situación comienza a irse de sus manos, puede manejar esta crisis si logra descubrir qué es lo que realmente lo está incomodando.

La "acción de escucha" tiene que ver con abocar a un niño a una actividad que mantenga sus manos ocupadas, pero deje a su mente relajarse. Muchas veces un chico no se abrirá cuando le estén preguntado que es lo que está mal, pero sí hablará cuando esté enganchado en una actividad.

Se puede aprender mucho sobre sus sensaciones mientras se cocina una torta en la cocina. Es realmente sorprendente las cosas que un chico le dirá cuándo esté a solas en el asiento posterior de un coche.

¡Utilice las salidas sabiamente!

Cuando los nietos están comenzando a aprender las reglas y los límites de nuestros hogares, a veces incurren también en equivocaciones y actúan inadecuadamente. Necesitan recordatorios, así como “premios” a las consecuencias de respetar su autoestima, por cierto cada vez mayor. 

También es importante que aprendan a mantener, sin vergüenza, una confrontación respetuosa con usted. Las diversas salidas al exterior, son una gran ocasión para ayudarlos a que puedan mantener su control frente a las diversas situaciones sociales, si se les da un espacio propio adecuado y no lo usan en exceso. 

Reglas del "tiempo de salidas"

1. Dígale a su niño con voz firme pero controlada que él va a tener un tiempo para salir afuera. 

2. Ínstelo a ir a lugares donde hayan actividades sanas que a él le gusten.

3. Dígale a su hijo que cumpla con un horario determinado, y que si se excede, usted no confiará en él para próximas salidas. 

4. El tiempo afuera no se extenderá hasta que no haya una razón concreta como por ejemplo, un club o actividad en la que se encuentre a gusto y donde quiera concurrir.

¡Déle un tiempo libre! 

A veces estamos demasiado enojados con nuestros jóvenes como para ocuparnos de su comportamiento, luego de una mala acción por parte de ellos. Ocuparnos de nuestro propio enojo es lo mejor que podemos hacer antes de que intentemos ocuparnos de la cólera y del mal comportamiento de nuestros nietos. Las personas sabias, saben cuándo no se debe actuar.

Dándoles un tiempo para ellos mismos, puede ayudar mucho más que alguna de nuestras reacciones. Cada hogar debe tener una zona libre para el chico, donde un adulto puede entrar sólo por algunos minutos, para charlar sobre sus pensamientos.

¡Considere el impacto de sus declaraciones, y cómo las asimila su  nieto!

Las declaraciones al estilo "si ese padre tuyo pagará tu manutención, yo podría gastar este dinero en comprarte el juguete que me pediste", pueden ser muy ciertas, e incluso muy aliviadoras para uno mismo. Sin embargo, algunas verdades pueden ser más perjudiciales diciéndolas que permaneciendo en silencio. Sería mejor decir "sé que estas triste y enojado por que no puedo comprarte ese juguete ahora.

Yo también estoy triste por que no puedo permitirme comprártelo, pero pienso que podemos ver la forma de comprarlo pronto quizá si encontramos una forma de ahorrar más dinero en otras cosas".

Un niño necesita saber que el dinero no será ilimitado, pero saber precisiones sobre la irresponsabilidad de un padre para ayudarlos solo agrega una carga de culpabilidad y baja autoestima hacia el niño.

Desde el punto de vista del chico, la primera declaración afirmaría: "soy una carga para mis abuelos y no lo suficientemente bueno para que mis padres me sostengan". La segunda declaración diría, en cambio, "la abuela me dijo que por ahora no podré tener ese juguete, pero que juntos podemos colaborar para ahorrar el dinero para comprarlo".

¡Cuidado con los etiquetamientos! 

Todo el tiempo le decimos a nuestros nietos que rotular a las cosas de forma genérica es una actitud incorrecta, pero muchas veces hacemos esto mismo, aunque se de forma involuntaria, cuando etiquetamos al niño. 

Un niño puede mentir, pero llamarlo “mentiroso” no parará ese comportamiento. Poner una etiqueta en un nieto, le dice a ese niño que usted cuenta con que él se comporte de esa manera. Es preferible decir solo que usted sabe que esa historia no es verdad, y pedir al chico que sea más franco con usted.

A veces el niño responderá a los nombres y etiquetas que otra persona les ha puesto. Un chico que fue llamado “estúpido” en el pasado, puede pensar que no hay razón para intentar auto superarse. Necesitamos enseñar a nuestros niños que hay actos estúpidos, pero no gente estúpida. 

A veces una palabra de afecto puede ser también vista como una etiqueta por un niño. Algunas madres llaman a su hijo "gordo". Es lindo cuando se lo dicen de chicos, pero cuando el niño se transforma en un adolescente, piensa que se lo dicen por que era demasiado gordo cuando su madre utilizó ese apodo, por lo que están demasiado preocupados por su silueta.

No hay malos muchachos o malas muchachas. Solo hay niños que cometen  errores y a veces rompen las reglas. Es más productivo ocuparse de su  comportamiento sin acomplejar al niño con falsas teorías.

¡No tema pedir ayuda!

A veces nuestros nietos han sido tan lastimados por sus padres, que es casi imposible curarlos sin ayuda profesional. Llevar a su niño a un psicoterapeuta, no quiere decir que haya fracasado en su tutela. Todo lo contrario: solo significa que usted lo cuida lo suficientemente bien como para saber tomar distancia del niño cuando esto se necesita.

Si respondemos al enojo y dolor de un niño con nuestro propio enojo, no haremos nada para ayudar al niño a curarse y a conseguir liberarse de su o sus problemas. Si utilizamos la cólera del niño como un trampolín para entablar una charla esclarecedora, podremos, juntos, encontrar soluciones para ayudar al niño, tener un hogar más pacífico, y una familia más feliz.

 

 

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

La dificil tarea de adoptar un nieto

Por RUCIO2408


Mas notas del autor:

Mario Casale

Papillas naturales para tu bebé

Papillas naturales para tu bebé

Aprende a cocinar estas papillas dulces y saladas para alimentar a tu hijo de forma natural desde sus primeros meses de vida...

Búsquedas genealógica: como encontrar información en los registros fúnebres

Búsquedas genealógica: como encontrar información en los registros fúnebres

Los archivos de los cementerios pueden ser un buen recurso para obtener más datos sobre nuestra búsqueda genealógica. Al mismo tiempo, también se puede hallar el lugar que conserva la memoria de alguno de nuestros antepasados

Masaje para aliviar la tos en los bebés

Masaje para aliviar la tos en los bebés

Te enseñamos a realizar un masaje infantil para aflojar los mocos y mejorar la respiración

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: