Home > Familia > Padres e hijos

Adolescencia

La adolescencia cada vez dura más

La adolescencia extendida, o por qué los hijos se van cada vez más tarde de la casa de los padres

De un tiempo a esta parte, la conducta de los jóvenes veinteañeros viene siendo cada vez más parecida a la de los adolescentes, por lo que, al margen de que logren una independencia económica, la mayor parte de ellos parece desarrollar un vida muy similar a la que tenían algunos años atrás.

De esta forma, los cambios de pareja, las salidas a bailar, el fanatismo extremo por ciertos productos culturales, y hasta la misma vestimenta informal, son moneda corriente en muchos jóvenes adultos que, algunos años atrás, solo hubiesen estado preocupados por cuidar a su o sus hijos, y pagar puntualmente las facturas de servicios públicos.

Y por cierto, la permanencia en la casa de los padres forma parte de este proceso, el cual tiempo atrás se conocía como “adolescencia extendida”, pero que, debido a su magnitud, esta haciendo reformular todos los conceptos previos sobre adolescencia.

El principio del cambio

Como se sabe, la adolescencia es un concepto sobre una fase de la vida que, si bien también incluye determinaciones biológicas, va mucho más allá de las mismas. De hecho, en el pasado ni siquiera se concebía que un hombre o mujer no fuesen niños, adultos, o ancianos, pues se veía el pasaje como algo directo.

Pero ya a principios del siglo pasado, muchos especialistas comenzaron a detectar que, al margen de los cambios biológicos-sexuales que se manifestaban en las personas entre sus 11 y 15 años, también surgían otro tipo de nuevos rasgos.

Los mismos tenían que ver con cambios en el temperamento y el espíritu, en la ideología y la vocación, así como también en un desarrollo menos gradual y más violento. Todo esto era causa y efecto a la vez de que el joven experimentara una dificultad para asimilar su identidad, lo que lo llevaba a constantes crisis y cambios en su personalidad.

Y por supuesto, estas cuestiones no podían dejarse al margen a la hora de establecer una franja etaria, que en muchos aspectos no tenía relación con las demás, con lo que allí donde nació el termino “adolescencia”.

Según se pudo descubrir, estos cambios se extendían hasta cerca de los veinte años, y es de ahí que deriva la palabra inglesa teenager que es la suma de age (edad) junto con la finalización de los números (en inglés) que van del 13 al 19, teen.

Otro tipo de adolescencia

Pero como cualquier valor cultural, esto también se modificó, y hoy en día muchos especialistas ven que este tipo de conductas, signadas por los cambios y, muchas veces, lo impredecible, se extendía mucho más allá de los veinte años.

Esto es así en todo el mundo, y no sólo en los países con crisis económicas. Por eso mismo, hace poco tiempo la Organización Mundial de la Salud prorrogó el comienzo de lo que ellos denominan como “etapa de madurez biopsicosocial” de los 21 años estipulados anteriormente, a los 25 años.

Incluso, para muchos especialistas, la edad de la adolescencia puede llegar hasta los 34 años, y están quienes afirman que la adolescencia será en pocos años un término obsoleto, pues el límite tiende a extenderse años tras año.

Según señalan los expertos, una de las cuestiones que explican este fenómeno, tiene que ver con la incertidumbre que genera el mundo actual. La falta de trabajo, la reducción de personal, los ataques terroristas, la falta de liderazgo, o las crisis de los grandes relatos, provoca que quienes dejan la niñez continúen temiendo enfrentar un mundo incierto.

Así, los nuevos jóvenes encuentran cada vez más difícil definir su identidad, -como vimos, una de las bases de la adolescencia- en un mundo que también parece adolecer, con líderes y padres adolescentes.

La permanencia en la casa, es entonces un refugio que los cobijará no sólo de los problemas económicos, sino que también los protegerá de un mundo exterior incierto, al cual esperará ir integrándose de una forma más armónica, para que recién cuando realmente se sientan adultos, tomen la responsabilidad de hacerse cargo de su vida y la de los demás, dentro de un mundo complejo y en constante cambio.

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Viviana Vergara

¿Cómo entenderse con un hijo adolescente?

¿Cómo entenderse con un hijo adolescente?

Un adolescente llega a la casa dos horas después de lo anunciado, sin ni siquiera llamar...

Factores de riesgo en la adolescencia

Factores de riesgo en la adolescencia

La adolescencia es una etapa media de la vida, en la que muchos planteos pueden surgir. Para eso hay que estar preparado, para explicar, entender y educar al adolescente

Cómo regalar libros a un niño

Cómo regalar libros a un niño

El libro que reciba un niño puede incentivarlo al maravilloso hábito de la lectura... o no. Sugerencias para elegir el más conveniente para cada uno.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: