Home > Familia > Padres e hijos

Cómo ayudar a nuestros hijos

Equilibrio para el tiempo libre

Pautas para alcanzar el balance perfecto entre ocio y obligaciones, sobre todo para los niños

¿Cuánto es suficiente?

Como con cualquier otro aspecto de la vida, no debemos olvidarnos que nos estamos enfrentando con individuos, los cuales, por supuesto, son todos absolutamente distintos y tienen características propias, y no se pueden hacer generalizaciones sobre la cantidad de actividades / horas que deben tener.

Cada persona necesita o puede afrontar una cantidad de horas distintas para estar fuera de su casa, tomando clases o haciendo lo que sea. Y también cada persona necesita de un tipo de actividades distinta. El equilibrio entre obligaciones y tiempo libre es personal y debe ser encontrado a través de la observación del individuo.

No se puede obligar a una determinada cantidad de actividad. Cuánta actividad organizada y con estructura necesita el niños es algo que debe ser descubierto con el tiempo y la prueba, dejando que las reacciones y la forma en que tanto el padre como el hijo se sienten demuestre cuándo están en el nivel de equilibrio más adecuado.

Si se demuestra que el tiempo libre y las actividades no organizadas son mejores para su desarrollo, entonces estas tendrán un lugar preponderante. Si, por otro lado, se descubre que el chico necesita estructura y practicar durante cinco días a la semana, entonces esto será más importante que el tener mucho tiempo libre.

El momento en que el niño se siente completo y feliz es el momento del equilibrio.

Vida interior

Todos tenemos, por naturaleza, una vida espiritual. La tendencia a la introspección es propia de todos los seres humanos y no hay ninguno que no la desarrolle al menos en parte. Es importante que sea así, ya que sin vida espiritual no somos seres humanos completos.

El chico necesita de este tiempo libre en que no se espera nada en particular de él, donde no hay grandes expectativas puestas sobre sus hombros y en que puede ser totalmente libre para poder desarrollar, justamente, esa vida interior de la que hablamos.

En el apuro, el correr de un lado al otro y la fiebre por hacer cosas, muchas veces se deja esto de lado, con lo cual el desarrollo total del niño se vuelve imposible. La naturaleza indica que con tiempo el chico se inclina espontáneamente a mirar dentro de si mismo para descubrir quién es, cómo es, qué desea y tener una vida más plena, pero que esto no lo puede hacer si no le damos este tiempo que necesita.

El mundo de hoy es un mundo de hacer, no de ser. Esto es una traba para volverse un ser humano completo.

El precio que pagan los demás

Algo más a tener en cuenta es que cuando hay más de un niños en la casa, unos suelen ser arrastrados a las actividades de los otros, sus hermanos. Esto hace que encontrar el equilibrio sea todavía más complicado. Esto también debe tenerse en cuenta para hacer las cosas bien.

Es muy probable que para uno de los niños sea ideal el enfocarse en la práctica de un instrumento musical. Pero es probable que para sus hermanos esto sea una tortura sin ningún tipo de beneficio, por tener que asistir a los shows, a los ensayos y a todo tipo de actividades relacionadas con algo que ellos de ninguna forma escogieron.

En este caso, ¿cómo se puede medir si el beneficio de uno puede ser más importante que lo que los otros dos van a padecer?

Si alguien más (sea hermano o padre) esta pagando el precio del desarrollo de una persona, hay que cuestionarse muy seriamente qué tan importante o útil es este desarrollo particular a largo plazo. No hablamos de que no hay que dejar de desarrollarse, pero tal vez haya otras formas mejores de hacerlo, que sean más equilibradas para todos los miembros de la familia.

No es un intento de que los padres se sientan culpables, sólo de que vean que hay que considerar todo lo que se pueda tener en cuenta antes de seguir un camino. Es fácil quedarse atrapado por la locura de estar corriendo todo el tiempo de un lado para el otro y olvidarse de pensar lo que hacemos.

¿Cómo enfrentar el problema?

Lo primero para enfrentar este problema y poder sacarle un poco de presión a nuestros hijos, es no tratar de juzgar cómo estamos haciendo las cosas a través de los logros finales que ellos obtienen. Es una forma fácil de sacarse el problema de encima, pero totalmente injusta.

Lo primero que deberíamos hacer cuando nos damos cuenta de que estamos enfrentando a un problema de este tipo es incluir a nuestros hijos en las decisiones que se tomen al respecto. Ellos también deberían dar la opinión sobre qué es lo mejor para toda la familia.

Y todos juntos llegarán a la conclusión de qué es lo mejor para toda la familia, en muchos aspectos de su horario. Esto incluye desde cuántas actividades y de qué tipo puede cada uno realizar, cuántas pueden hacer todos juntos, cuántas veces pueden cenar todos juntos (tomándose todo el tiempo que necesiten para hacerlo) y demás cosas que los afecten como el grupo de seres humanos que son.

Cuanto más de acuerdo estén todos en todas las actividades que desean hacer como una unidad, menos posibilidades hay de que estas les resulten molestas o agotadoras.

Establecer prioridades

Hay cosas que son más importantes que otras. Las actividades familiares (cenas juntos, visitas a familiares fuera del núcleo de padres e hijos, etc.) tienen que tener preponderancia por sobre las actividades individuales.

Cuando hemos establecido las actividades grupales y sus horarios, recién ahí es el momento de empezar a planear y ver dónde pueden encajar las actividades individuales. Y debemos terminar teniendo un horario que no agote a nadie y que permita a todos explayarse en su tiempo libre con comodidad.

Y los padres también tienen que tomarse tiempo para ellos como pareja, para pasarlo juntos y reforzar los lazos que los unen. Es muy común que los adultos hagan lo contrario, que le den prioridad a las actividades de los chicos y luego traten de acomodar en los horarios sobrantes lo que ellos desean o tienen que hacer. Este es, aunque el más común, también el camino más erróneo para enfocar la cuestión.

Decisiones difíciles

Como decíamos antes, muchas veces tomar la decisión de qué se va a relegar no es tarea fácil. Y, principalmente, es muy probable que no sean decisiones muy populares con nuestros hijos, ya que ellos seguramente querrán hacer absolutamente todo, en especial si son actividades que sus amigos también realizan.

Pero hay que tomarlas igual, y si son decisiones que a la larga son beneficiosas para ellos, hay que soportar su enojo. No buscamos ser adorados por nuestros hijos, sino hacer lo mejor para ellos. Si a ellos en el momento los molesta, con el tiempo se darán cuenta de qué fue lo mejor.

Lo importante es no rendirse y dejar de tomar estas decisiones, sino actuar sabiendo que estamos haciendo lo que es mejor. Un buen liderazgo incluye, siempre, alguna resistencia desde aquellos a los que se debe guiar.

No es convertirse en un líder autoritario, especialmente considerando que daremos lugar a las opiniones de todos en la toma de decisiones, pero es hacer lo mejor para todos más allá de que no les guste totalmente. Si mantenemos nuestra vista en el objetivo y hacemos lo necesario para conseguirlo, seguramente todos nos veremos muy beneficiados en el largo plazo.

Y tampoco debemos sentirnos mal porque las situaciones nos afecten, sólo debemos hacer que no nos trabe en las reacciones ni en la toma de decisiones. Encontrarnos de nuevo con el tiempo familiar y el tiempo libre debe ser lo que buscamos y si para eso hay que sacrificar actividades, no esta nada mal que así lo hagamos.

Tengamos confianza y actuemos analizando lo que hacemos y seguramente saldremos de este problema. No es lo que hacemos o conseguimos lo que nos dará, en definitiva, la felicidad, sino lo que somos y las relaciones que construimos con los demás.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo tener tu propio jardín de mariposas

Cómo tener tu propio jardín de mariposas

Dales la bienvenida a las mariposas en tu hogar, con estos consejos para crear un "jardín de mariposas"

Cómo elegir un reproductor de DVD o Blu-ray

Cómo elegir un reproductor de DVD o Blu-ray

En esta nota conoceremos todo lo que hay que saber para elegir un reproductor de DVD, las nuevas tecnologías y en que casos conviene optar por Blu-ray

Consecuencias de la Infidelidad

Consecuencias de la Infidelidad

La Infidelidad es una de las alternativas mas frecuentes que se buscan para darle soluciones a las carencias en el matrimonio. Pero, ¿a qué costo?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: