Home > Salud y Bienestar > Psicología

Autoayuda

El poder del buen humor: ¡atrévete a correr el riesgo!

Sería bueno que de cuando en vez incorporásemos a nuestras rutinas buenas dosis de carcajadas y de buen humor. ¿Quieres saber por qué?

Los pasos se ocupaban de seguir uno detrás del otro llevándome por una calle de la ciudad aquella tarde, imbuido en mis ideas, pensamientos que iban y venían y en últimas pensando en todo y en nada, cual distraído con la mirada perdida y llevado como en piloto automático avanzaba por las calles llenas de gente que quizás, andaban como yo.  

Absorto en la nada y perdido en mi distracción, aparecieron unas fuertes y acaloradas carcajadas sorprendiendo mi coloquio de pensamientos que se interrumpían a sí mismos.  

Eran carcajadas realmente fuertes. Las sentía cerca de mí, como el calor sabatino de ese día. Sin pretender lucir curioso miré por el rabillo del ojo y con un ligero movimiento vi tras de mí a una dama joven en medio de dos muchachos que con total desparpajo y desprevenidos soltaban esas risotadas encorvando su cuerpo, agarrando su rostro, cerrando sus ojos, tomándose de la cintura.  

Reían libremente al viento y no se detenían a reparar en la gente que pasaba a su lado y que miraban curiosos.  

Hice lento mi andar fingiendo buscar algo mientras miraba direcciones y permitir que pasaran de largo. Guardando cierta distancia caminé cerca y me acompañé de sus carcajadas.  

Esas carcajadas cargadas de emoción parecían haber eclipsado a esa joven y a los dos jóvenes que la acompañaban.  

No sé si ellos tendrían algún problema, si en ese momento habría una situación particular que les amilanara y palideciera su vida, no sé. Pero lo que sí sé, es que esa manera de reír hacía que se generara en ese rato un paréntesis respecto al pasado ido y el futuro aun no llegado, esa felicidad producto quizás de algo sencillo y minúsculo, construyó barreras que de hecho repelían cualquier preocupación que en ese momento no cabía en la vida de esos jóvenes. Sólo estaban allí, contemplando activamente su presente.  

Doblaron en la siguiente esquina, los observé mientras seguía mi camino y veía que ese momento, el momento de ellos, seguramente podría ser la delicia del individuo que ajeno al placer de vivir, anhelaría sentir lo que esos jóvenes vivían en ese instante con toda la fuerza de su corazón.  

Qué poder tiene el buen humor. Hace que caigamos absortos en el presente y le bebamos a tragos enteros, un estado que sólo algunos alcanzan luego de profunda meditación a través de los años y sin embargo si lo miramos bien, a veces resulta tan fácil como se pueden alcanzar esos estados hermosos para el alma, tal era el caso de esos jóvenes.  

La brisa tentadora suavizó la tarde que anunció el ocaso. Respiré profundo y las carcajadas de los jóvenes que aun retumbaban en mis oídos dejaron dibujar una sonrisa en mi rostro. Entonces mi expresión facial se suavizó, mis cejas se relajaron, mi mirada se tornó amable, comencé a caminar erguido y pensamientos favorables soplaron buenas venturas en mi mente.  

Delante de mí una dama cruzó su mirada con la mía y de inmediato sonrió. Bajó su mirada pero se llevó consigo una sonrisa que yo le había compartido. Ella no devolvió su mirada pero mientras caminaba hacia su destino vi como otro hombre sonrió al cruzar la mirada con ella. Ella se perdió hacia el camino que la llevaba al metro, y mientras ingresaba a la estación del transporte, las personas que de allí salían, lo hacían sonriendo.  

Aquel hombre que se acaba de cruzar con ella pasó a mi lado sonriendo también y siguió hacia su destino.  

El poder del buen humor, el poder de la sonrisa es contagioso. A veces resulta tan fácil ser feliz y hacer feliz a otros, tan fácil olvidarse de todo y entregarse a la plenitud de la vida.  

Lo interesante de aquella tarde fue que los jóvenes me dieron su sonrisa y sin perder la suya me hicieron estar pleno en ese mi momento presente. Y sin proponérmelo dibujé la sonrisa en otra persona que hizo lo propio con alguien más, que seguramente habrá logrado lo mismo, y todo, sin perder mi alegría, sin perder mi buen humor.  

Sería bueno que de cuando en vez incorporásemos a nuestras rutinas buenas dosis de carcajadas y de buen humor.

Se corre el riesgo con el buen humor, de sonreír, de lograr la felicidad propia en el momento, pero también se corre el riesgo de lograr que otros despierten el buen humor, y de paso se corre el riesgo que sonrían y que logren su felicidad en ese su momento y ellos logren lo mismo en otras personas. Se corre el riesgo.  

CORRA EL RIESGO  

Por Héctor Leonardo Mora Santiago

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestros libros gratis de chistes judíos haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa y Curso de Risoterapia, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Por las rutas de Jesús y la Biblia

Por las rutas de Jesús y la Biblia

Una recorrida por Israel – Tierra Santa, tras los pasos de los hombres de la Biblia y de Jesús y sus Apóstoles

Bañarse con chocolate: lo mejor para tu cuerpo y rostro

Bañarse con chocolate: lo mejor para tu cuerpo y rostro

Te enseñamos cómo preparar el baño de chocolate más dulce, sabroso, y sensual…

Velashape y Velasmooth

Velashape y Velasmooth

¿Pueden estos nuevos tratamientos vencer a la celulitis? ¿Cómo actúan velashape y velasmooth?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: