Home > Belleza y estilo > Estética

Maquillaje

Cuidado de la piel

El cuidado de la piel no es una ciencia simple. Aparentemente, hay tantos tipos de piel como podemos imaginar. Y cada uno necesita un cuidado especial. Pero por suerte hay algunos consejos que sirven para todas.

Cuidar nuestra piel, en especial en aquellas áreas que están más expuestas a la acción de los elementos y de los diferentes agentes que pueden actuar como agresores de la misma no es una tarea fácil. Requiere de tener ciertos conocimientos y de ser capaces de tomarnos el tiempo necesario para poder poner en practica cada pequeña practica benéfica.

Y, para hacer la vida un poco más complicada, ni siquiera se puede una fiar de todos los consejos para el cuidado de la piel que se encuentra en las revistas o que ve por televisión. 

¿Por qué? Por el simple motivo de que cada tipo de piel necesita de un cuidado especial, y debemos ser muy concientes de que tipo de piel tenemos antes de decidir seguir un consejo u el otro. Porque el consejo que es útil para una piel seca puede ser contraproducente para una piel grasa, y el consejo que es lo más grandioso nunca descubierto para la piel normal es lo peor que le puede pasar a una piel sensible.

Entonces debemos ser concientes de que tipo de piel tenemos antes de intentar ninguna técnica, y aun así hay muchas posibilidades de que terminemos con un resultado totalmente distinto de lo que esperábamos.

Vamos a tratar de hacer las cosas un poco más simples, para que podamos olvidarnos, al menos, de una complicación. Y lo vamos a hacer dando unos cuantos consejos que son simples de seguir, fáciles de aprender y que, aun mejor, funcionan con absolutamente todos los tipos de piel, sin importar si es seca, normal, combinada, sensible u grasa. Son consejos que todas podemos seguir y obtener excelentes resultados. 

Para Evitar Las Arrugas 

El primer consejo para evitar las arrugas es realmente muy simple. Dormir de espaldas. Si, exactamente como lo leen. Dormir sobre la espalda, sin apoyar la cara sobre la almohada es la mejor forma de evitar la formación de las arrugas. De esta forma, la gravedad produce menos efectos sobre nuestro rostro, por decirlo de alguna manera.

Por otro lado, evitar apoyar el rostro sobre la almohada previene que nos levantemos con la piel de la cara toda hinchada y sensible, con lo cual hay menos estiramiento de la piel y, por lo tanto, menos formación de arrugas. 

Pantalla solar 

La pantalla solar es una de nuestras mejores amigas, sino la mejor de todas, cuando del cuidado de la piel se trata. Y esto se debe, principalmente, a que el sol es uno de nuestros peores enemigos.

Usar pantalla solar todo el tiempo cuando salimos de casa, sin importar que no haya precisamente un sol radiante sino que este totalmente nublado es la mejor forma de evitar las arrugas. Siempre que salimos de casa debemos usarla, aun si solo salimos por unos pocos minutos. Es vital que no nos olvidemos de ella. No hay discusión posible sobre este punto. Y créanme que, a la larga, terminaremos notando el efecto de la pantalla solar, especialmente si tenemos en cuenta como estaríamos si no la hubiésemos utilizado, o si observamos a personas que no toman en cuenta esta precaución al salir de sus hogares.

Quebraduras e hinchazones 

Ciertas mujeres se encuentran todos los días con que tienen quebraduras nuevas en la piel del rostro o de las manos, y conque están hinchadas u amoratadas constantemente.

Y la mayor parte de las veces encontrar la razón detrás de esto no les resulta fácil, ya que son mujeres que toman precauciones con su piel, que se la cuidan y que no la someten a un tratamiento que podríamos llamar violento o desconsiderado.

Muchas veces, sin embargo, la fuente de este tipo de problemas es una que probablemente nunca hubiéramos pensado que podía ser: nuestro detergente. Si, es posible que nuestro detergente sea el que genera las quebraduras, las hinchazones y hasta el causante de que la piel este reseca.

Para solucionarlo, lo mejor es buscar un detergente que no tenga perfume o colorantes de ningún tipo. Y probar hasta encontrar el que no nos perjudica. 

Limpiadores 

Más allá del tipo de piel que tengamos, es muy posible que si elegimos un limpiador incorrectamente tengamos problemas con ella, especialmente irritaciones, piel reseca o quebraduras.

Para evitar esto, debemos seleccionar un limpiador que sea realmente soluble en agua, no que solo lo diga, y nunca uno soluble en otra sustancia.

Para comprobar que un limpiador es realmente soluble en agua, hay una prueba muy sencilla que se puede realizar en cualquier momento. Es, como podemos imaginarnos, disolver el limpiador en agua, poniéndonos un poco en la palma de la mano y tirándole un poco de agua con la otra mano. 

Si el limpiador realmente es soluble en agua, debe salir fácilmente, debe ser barrido por el paso del agua que le estamos tirando, sin ninguna necesidad de que lo remojemos en múltiples ocasiones o de que lo refreguemos con un trapo húmedo. Un poco de agua salpicada debe alcanzar para removerlo completamente.

Los trapos húmedos suelen ser al menos un poco abrasivos, por el contacto y el frotado sobre la piel, que suele estar un poco sensibilizada por la presencia del limpiador; y, en general, si los utilizamos para frotar el limpiador lo que obtendremos es una importante irritación de la piel.

Por último, los limpiadores deben dejar la piel totalmente limpia una vez que se los ha disuelto en el agua. No deben, de ninguna forma, dejar una película grasa, residuos, causar irritación, sequedad o quemar a los ojos si entra en contacto, por accidente, con ellos.

Si este es el caso, lo mejor es que empecemos a buscar otro limpiador. 

Refrescar la Piel 

Otra medida que podemos tomar, especialmente después de un largo día de agresión de los elementos, es refrescar un poco la piel. Para hacerlo, lo mejor es rociarla muy suavemente con unas gotas de agua mineral, muy suavemente y en la forma de un rocío parejo por todo el rostro. 

Por supuesto, no nos referimos a una ducha ni a echarnos cantidades ingentes de agua sobre el rostro (no nos vamos a vaciar una botella entera, como si de alguna vieja propaganda de televisión se tratase) sino de unas cuantas gotas bien repartidas, que humedezcan levemente la totalidad de la cara.

Y, si el día ha sido realmente cansador y pesado, no solo estaremos ayudando a nuestra piel a estar mejor, sino que será un momento realmente placentero y que nos permitirá relajarnos.  

Una Toalla Caliente 

Una característica de la piel es que se vuelve más absorbente a las sustancias que sobre ella se depositan cuando esta tibia, apenas un poco más caliente de lo normal. También se vuelve más elástica se estira en estas circunstancias.

Esto hace que sea una excelente idea que (para potenciar el poder de la acción de los productos para el cuidado de la piel que vamos a utilizar) nos pongamos, antes de aplicar cualquier crema o máscara (o cualquier otro producto), una toalla caliente, ligeramente humedecida con agua también caliente (en realidad, el método más sencillo para calentar la toalla es humedeciéndola con el agua caliente). Esto abre los poros y permite la absorción.

Por supuesto, si el día es cálido y la piel ya esta caliente, esto no es necesario. Solo lo aconsejamos para los días fríos o sí la piel esta fría por algún motivo. 

Alfa-hidróxiacidos 

Si somos de las personas que utilizamos uno de estos ácidos, y luego debemos hidratar nuestra piel, humedeciéndola, la mejor forma de hacerlo es esperando a que el ácido se haya secado totalmente, ya que sino se le hará perder efectividad con la aplicación del agua para humedecer. El estar completamente seco aumenta su poder de una forma notable, además de que no removeremos nada del ácido por error o por aplicar el agua incorrectamente o antes de tiempo. 

Exfoliantes 

Si bien los exfoliantes son muy útiles para darle una imagen de juventud y de salud a la piel, ya que son su acción se eliminan de las capas superiores de la piel a las células muertas o viejas, tampoco hay que caer en la tentación de utilizar demasiado sus servicios, ya que la utilización en demasía de sustancias exfoliantes puede irritar la piel.

Lo mismo sucede cuando, para lograr el mismo efecto, fregamos demasiado nuestra piel con una esponja para tal menester. Y ni que decir de sí fregamos en demasía utilizando sustancias exfoliantes.

Para pieles secas, en general, con hacerlo una o dos veces por semana es más que suficiente. Para pieles grasas, el numero de veces puede ascender a dos o tres. Siempre dependerá, al menos en parte, de cada uno y de cada piel, pero estas cantidades son bastante estándar. 

Maquillaje 

La aplicación de excesivo maquillaje puede ser perjudicial para la piel. Y más perjudicial aun es el maquilarse varias veces por día, buscando lucir lo mejor posible.

Así que lo ideal es que el maquillaje resista todo lo posible, que nos dure puesto todo el tiempo que podamos, luciendo siempre bien, para que no tengamos que hacernos retoques todo el tiempo o, aun peor, maquillarnos totalmente de nuevo.

Una forma fácil de asegurarnos que el maquillaje dure más y se vea mejor durante más tiempo es aplicándolo sobre la piel ligeramente mojada.

Por supuesto, como es lógico de suponer (y por la casi imposible aplicación del maquillaje de hacerlo de otra forma) cuando decimos mojada nos referimos a húmeda, no a empapada. La mejor forma de asegurarnos que la humedad sea correcta es lograrla mojándonos el rostro abundantemente y luego secándolo dándonos pequeños golpes con una papel tissue. Esto dejara a la piel con una humedad muy tenue, ideal para lo que queremos. Sobre esta humedad, aplicaremos la base de nuestro maquillaje.

Esto ayudara a que el pigmento se distribuya mejor, ya que lo hará en forma pareja, cosa que no sucedería si tuviésemos en el rostro zonas de sequedad. 

Bien, estos son los consejos que podemos dar en este momento. Son simples, fáciles de seguir, y créanme que son efectivos. Los productos de cuidado de la piel son importantes y necesarios para lograr que esta este perfecta, pero estas simples ideas también ayudaran. Y además no cuesta nada realizarlas.

Pensemos siempre que todo cuidado que tengamos el día de hoy ayudara a que no nos lamentemos por el estado en que esta nuestra piel el día de mañana. Y, como ya dijimos, no cuesta nada cuidarse un poco.

Y si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Maquillaje, haciendo clic aquí.

 

Lynn Vázquez M.

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Tratamiento de Cuidado Diario (Excelente)

Por YANETG


estos consejos son muy buenos

Por NATURALLIFE


tratamientos de belleza

Por NOELIAW


excelente

Por BLONDY1611


Mas notas del autor:

Lynn Vázquez M.

11 formas creativas de organizar bolsos y carteras

11 formas creativas de organizar bolsos y carteras

¿Tus bolsos ocupan mucho espacio en su armario o están esparcidas por toda la casa? Estas son algunas formas originales y efectivas de organizar sus bolsos y carteras de forma creativa y práctica...

Cómo mantener hermoso su cabello

Cómo mantener hermoso su cabello

Mantener su cabello hermoso y saludable es una forma de cuidarse, de quererse. Es un regalo que usted se hace y una recompensa que toma porque la sabe merecida. Consejos y tratamientos.

¿Cuáles son los colores más adecuados para tu piel?

¿Cuáles son los colores más adecuados para tu piel?

Tanto aplicándose maquillaje como eligiendo la ropa adecuada, usted puede hacer que su piel luzca más natural y atractiva. A continuación, algunas pistas para saber cómo maquillarse y vestirse para lograrlo

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: