Home > Vida cotidiana > Jardín

Salud y jardín

Compartiendo el jardín con los niños

Más consejos prácticos para hacer del cuidado de las plantas un lazo de unión con nuestros hijos y nietos

Plantas y flores

Si usted tiene el espacio necesario, puede establecer una cerca especial dentro del jardín para que solo la utilice su niño. Éste puede ser su propio jardín, para decorarlo a su gusto. Al sentirlo “suyo”, muy posiblemente tendrá una mayor responsabilidad sobre el mismo.

Pero esta responsabilidad deberá estar basada en el disfrute, y no en el trabajo. Si usted siente que el cuidado se convierte en una carga, es preferible que cancele el proyecto, no como castigo, sino como forma de demostrarle que no existe otra manera de cultivar un jardín que no sea con amor o pasión. Será mejor para ambos.

Cultivar un jardín junto a su hijo, es la posibilidad de compartir un tiempo de disfrute y aprendizaje. Aunque usted considere la idea de delegar a su niño el proyecto entero, recuerde que es extremadamente importante que las primeras experiencias de este sean positivas.

Para esto, haga todo lo posible por demostrarles sus logros en las primeras tareas que realicen. Sería muy recomendable que le otorgue a ellos las área más fértiles, para que su cultivo sea más simple y exitoso.

Seguramente, usted tiene algún área en su jardín donde cualquier cosa podrá crecer fuerte y robusta. Será muy importante para sus niños ver como avanzan en su tarea.

A la hora de seleccionar las flores que se plantarán en el jardín, invite a los niños participar de la elección. Utilice su conocimiento sobre las plantas para hablarles de sus defectos y virtudes, así como del tipo de clima que necesitan para poder crecer sin problemas, intentando dirigirlos en su opción.

Pero si le ha conferido la responsabilidad de cuidar el jardín, la elección correrá solo por cuenta de ellos.

Sin embargo, debe ser terminante (aunque con la mayor cautela posible) si su hijo se encapricha con una planta que usted sabe que no crecerá, o que le parece muy inadecuada.

Una forma de disuadirlo sin un enfrentamiento directo, es mostrando mucho interés en la planta que usted cree conveniente (¡que buena esa planta con hojas grandes, para que nuestra mascota pueda protegerse del sol!), y tratando de no llevar el apunte a las peticiones de su hijo (¿Para que sirve esa planta, si en casa no va a crecer jamás como en folleto, ya que no tenemos espacio?).

En última instancia, dígale que tendrá en cuanta esa flor para la próxima vez, pero que, por ahora, debe limitarse a otras cuestiones.

Los chicos aman las fragancias, los colores brillantes (¡cuanto más brillantes, mejor!), las diversas formar de las plantas y sus respectivas texturas. Se enorgullecen de cultivar frutos, para luego comérselos o entregarlos a su familia.

Como suelen ser algo impacientes, lo ideal es recomendarles que cultiven plantas y flores que germinen rápido, para que puedan apreciar todos sus beneficios antes de frustrarse. Para esto, es preferible que los niños cultiven plantas pequeñas, antes que las propias semillas (aunque por supuesto, deberá plantar algunas, para conocer todo el proceso).

¿Qué plantar?

 · Aunque los rábanos pueden no figurar en su lista de alimentos preferidos, son una excelente opción para enseñarles a plantar las primeras semillas a su niño. La velocidad a la cual germinan y crecen, importa mucho más que su sabor final. Lo ideal es plantarlos en filas y en el frente del jardín, para que los chicos puedan vigilar el progreso.

Si hay un clima cálido, podrán comenzarse a ver los primeros resultados en solo tres o cuatro días, cuando los primeros tallos emerjan de la tierra. Y, dependiendo de la variedad, podrán experimentar su obra finalizada en solamente un mes... ¡Sin dudas, una primera experiencia muy satisfactoria, que lo impulsará a continuar!

 · Las flores muy coloridas, como las rosas, las violetas, y las margaritas, logran sin ningún lugar a dudas cautivar a sus hijos. Estas flores crecen muy fácilmente, si se las mantiene con cuidado. Están disponibles en pequeños paquetitos de semillas, o pueden ser compradas en macetas de 250 cm3 (normalmente, con el brote ya germinado), para obtener resultados mucho más rápidos.

· También existen muchas hierbas preparadas para transplantar el jardín. A los chicos les fascina sentir el maravilloso olor de todas ellas, sobre todo cuando germinan.

La mayoría crecen fácilmente, pero, desafortunadamente, muchas de ellas tienden a ser invasoras y se enredan en las demás plantas (especialmente las de menta). También hay otras que no crecerán demasiado, por lo que es recomendable averiguar bien antes de realizar la compra.

· El follaje suave y sedoso de los jazmines, las hortensias y los alelíes, puede transformarse en un gran punto de interés para los hijos, sobre todo por que se pueden trasladar a sus habitaciones, en una pequeña maceta.

· Los coleus, tienen un rápido crecimiento, y producen una gran gama de colores, a partir del momento en que comienzan a crecer.

La variedad de tonos es tan completa, que cualquiera sea es el color preferido de su niño, seguramente aparecerá allí. Además, por su fácil cultivo, estas plantas son probablemente unas de las mas practicas para enseñar el cultivo.

Aunque los coleus producen un tallo con bonitas flores azules, la planta durará más tiempo si se poda continuamente.

Explíquele a su hijo que esto es lo más sano para ella, aunque pierda algo de estética. Por otra parte, esta flor es perfecta para que un chico aprenda a podar, puesto que es un cultivo casi indestructible. Se pueden realizar “copias” del original, con solo tomar una pequeña parte de estas flores y volverla a plantar, en cualquier época del año.

 (De todas formas, lo ideal es realizar el corte durante el final del verano, de forma tal que su planta crezca durante el invierno, y vuelva a germinar en el próximo verano.

Para realizar esto, solo debe tomar 9 o 10 cm. de un tallo sano, ponerlo en un vaso de agua, y dentro de una semana a diez días, comenzarán a salir nuevos brotes, que se podrán plantar en una pequeña maceta. Sin dudas, otro gran momento de orgullo para su hijo.  

· ¿Cuan alto es su niño? ¿ochenta centímetros? ¿Puede imaginarse cómo se sentirá cuando vea que el girasol que plantó crece mas que él?

Los girasoles crecen muy fácilmente, y son una de las plantas mas altas. Tomará algún tiempo que lleguen a su punto máximo, pero sin dudas les encantará ver como crecen. Para los últimos días del verano, debe recolectar sus semillas, o de lo contrario los pájaros se las comerán durante el otoño y el invierno.

· Arvejas...Tal vez su hijo rechace probarlas, pero si las planta, y ve como crecen, le interesará saber luego su gusto...
Lo ideal es hacer crecer la planta junto a un palo de ombú, para que se mantenga fija y firme. Luego, algunas semillas se introducirán en el palo, y este comenzará a llenarse de un follaje grueso, lleno de plantas que darán arvejas.

El estilo de los jardines para niños...

Cuando pensamos en un jardín para niños, nos imaginamos a flores coloridas sobrevoladas por mariposas y pájaros de diversos tamaños y tonos.

Por cierto que no todos pueden llegar a este ideal, que depende en gran medida del lugar en el que se ubique, el espacio que se disponga, y el dinero que se posea para mantenerlo, pero sí podrían cultivar el jardín según su propio gusto.

Existen una infinidad de diferentes opciones, que se ajustan a cada una de las variables citadas anteriormente, dando además lugar a que su hijo pueda utilizar su imaginación para crear su propio jardín.

· Lo más sencillo sería un jardín con diversas y coloridas flores de estación. No deberían faltar ninguna de las opciones posibles, más allá de que su hijo rechace algún color. Explíqueles que, en conjunto, quedará más lindo si hay diversidad de tonos.

· Algo más sofisticado sería un jardín internacional. Habría que cultivar una colección de plantas de diversos países o regiones del mundo. Es una muy buena forma de darle un toque distintivo a su jardín, además de aprender sobre la flora.

· Para lograr un jardín sobrevolado por diferentes mariposas, necesitará menos trabajo del que usted piensa. Debe ayudar e su hijo a escoger dos o tres plantas que atraigan y alimenten a estos insectos. De esta forma, no solo aprenderán sobre la flora, sino también sobre los bichos, al tiempo que su jardín parecerá un ensueño.

Para tener en cuenta....

Mientras que usted y su hijo trabajen juntos en sus jardines, deberán aprender el arte de la tolerancia, la ayuda y el respeto mutuo. Estos valores son fundamentales en la vida de cualquier persona, y es muy buenos poder inculcarlos desde chicos.

La paciencia, el aprendizaje, y la responsabilidad, van de la mano con el cultivo de un jardín, ya que el niño comienza a tener sus primeros contactos con el mundo del labor, con todos los desafíos que ello implica. Tal vez tenga que aceptar que su jardín perdió un poco de belleza, pero... ¿que importa eso en comparación con la educación de su hijo?

 

 

Walter Solórzano

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

DIVERSAS FORMAS DE PERCIBIR EL MUNDO

Por LUZ ELENA GALLEGO ORTIZ


Mas notas del autor:

Walter Solórzano

10 opciones para ganar dinero con tu jardín

10 opciones para ganar dinero con tu jardín

¿Si tienes un jardín, un espacio verde o simplemente algún balcón con luz natural? Entonces la clave de la riqueza, está en tu propia casa…

El exceso de agua en su jardín

El exceso de agua en su jardín

La sobreprotección muchas veces destruye. A pesar de las buenas intenciones de quien las cuida, las flores del jardín suelen ser presa de la desinformación y la inexperiencia... Conozca la frecuencia de riego óptima para su jardín.

5 prácticos consejos para tu casa

5 prácticos consejos para tu casa

La hora de la mudanza puede ser algo engorrosa y a la hora de decorar tu nueva casa puedes cometer muchos errores. Mira como evitarlos…

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: