Home > Tiempo libre > Actividades

Cultura

Cándido Portinari

Para Candido Portinarila miel y el ron,y una guitarra de azúcary una canción.Para Candido Portinari,Buenos Aires y un bandoneón.Nicolás Guillén (1947)

El nombre de Cándido Portinari (1903-1962) es famoso en Estados Unidos, en Francia, en Italia. Hasta hoy se pueden ver murales de Portinari en la Biblioteca del Congreso de Washington. Y allí, en el amplio vestíbulo de las Naciones Unidas en Nueva York, están los dos impresionantes, gigantescos murales a óleo titulados GUERRA y PAZ respectivamente, instalados en 1957. Por esta misma época Portinari, exhibía sus cuadros en Europa e Israel, mientras ilustraba para la editora Gallimard, novelas de André Maurois y de Graham Greene. 

Descripción de la visión que considera Rockwell Kent, pintor, ilustrador y escritor americano (1882-1971), sobre el centro del arte Portinari:

"... El mundo de Portinari: a medida que atraídos por él, nos movemos en él a través del pensamiento llenos de asombro -o quizás de miedo- pero aceptando sus elementos macabros con la misma naturalidad con que nuestro inconsciente acoge los más fantásticos sueños que nos perturban a la hora de dormir, vamos llegando poco a poco a la percepción de que no estamos ante un mundo apenas imaginario, sino ante la recreación intensificada y fantástica del mundo que Portinari conoce: el de su tierra natal, el Brasil. Sus cuadros son la prueba de esto. En ellos vemos el paisaje, pisamos el suelo, vemos sus trabajadores y su pobreza; pero no son descritos con aflicción, solo descritos, y descritos con amor. No amor por la miseria y el trabajo incesante y sí amor por la mujer, el hombre, el niño, quienes ricos o pobres, son para él objeto de amor.  Él los pinta con plena aceptación. "Bienaventurados los humildes" es lo que parece decir desde lo más hondo del corazón. Y, por lo que vemos, si las condiciones en que viven en su tierra brasileña no tienen nada de envidiable herencia, la vida que llevan por la bondad que de ellos se desprende, vale la pena ser vivida. Trabajan, se casan y sustentan familia, sus hijos juegan. Y, en el tesoro de las artes, no hay cuadros más elocuentes que esos que pintan la felicidad de niños que juegan." 

En 1928, Portinari, ganó una beca que lo llevó a París. Durante su estancia en Europa no pintó; se sintió como una esponja, una cámara abierta, tan sólo absorbiendo impresiones, extrayendo, registrando. En compensación cuando regresó al Brasil, empezó a pintar febrilmente como si el producir lienzos fuera para él cuestión de vida o muerte. En 1935, por el cuadro CAFÉ, su nombre llega a los Estados Unidos. En 1940 la University of Chicago Press publicaba un libro sobre sus trabajos titulado "Portinari. His life and art". Ya su obra incluía una tendencia hacia lo social y religioso y algunos de sus espléndidos retratos, lo que prueba como el pintor, tan joven aún, ya había llegado a su plena fuerza. 

Portinari, sin duda alguna es quien mejor y más directamente ilustra el fenómeno brasileño, tiene la primacía como el pintor del Brasil en su totalidad. La monumental herencia del trabajo de Portinari poco a poco está siendo registrada, fotografiada, catalogada como parte del proyecto Portinari. El proyecto, da una idea de la asombrosa producción portinariana de más de 4800 trabajos, tanto en el campo social -campesinos paulistas, retirantes nordestinos, vaqueros, obreros, músicos- como en el campo religioso e histórico y en el de retratos.

En los últimos tiempos, Candido, pintaba motivos de indios Carajá, pero frecuentemente se volvía hacia el tema de las favelas cariocas. Solo que las favelas de sus últimos cuadros se habían vuelto translucidas, mucho más inquietantes que aquellas que él pintaba veinte años antes y donde la cruda miseria era disminuida por figuras de jornaleros y de mujeres con latas de agua a la cabeza. 

Hay en el pintor profundas raíces de su personalidad y su arte. Representa el conflicto que siempre hubo entre el intenso brasilerismo de Portinari y su italianismo. Cuando becario en París, Portinari escribió a un amigo en Brasil: "A pesar de que yo tengo sangre de gente de Florencia, ciudad que Romain Rolland llama "febril, orgullosa, donde cada cual era libre y donde cada uno era tirano, donde era espléndido vivir y donde la vida era un infierno", yo me siento un rústico campesino." 

El Portinari retratista y pintor de lienzos religiosos e históricos, presenta una avasalladora modernidad de estilo mientras que el pintor de retirantes, de favelados, de músicos populares, surgen ante  nosotros con clásica monumentalidad. Lo que siempre existe es la tensión, el portentoso equilibrio de todo lo que pintó: el arco de un mundo, la cuerda del arco en otro.  

Bibliografía: Cándido Portinari - Antonio Callado  

EXPOSICIÓN PORTINARI

Este Proyecto forma parte de la conmemoración de Centenario Portinari.
FUNDACIÓN PROA, Buenos Aires.
Julio - Septiembre 2004

 

Omar Di Sevo

Recomendar a un amigo:

enplenitud.com - Autor Omar Di Sevo
Mas notas del autor:

Omar Di Sevo

Dele una oportunidad a su creatividad: pinte

Dele una oportunidad a su creatividad: pinte

No hay excusas para no animarse a iniciar esta actividad, sólo trabas interiores. Rompa esas barreras y vénzalas. El beneficio será doble.

Roberto Matta

Roberto Matta

Ser un extraño es otro modo de ser.

El informalismo, o el arte en todo

El informalismo, o el arte en todo

Todos somos maestros de la pintura, para este movimiento contemporáneo.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: