Son importantes los certificados de autenticidad en las obras de arte

Contrariamente a la creencia popular, un certificado de autenticidad no siempre valida la obra de una artista. Estos documentos pueden contener vagas y confusas explicaciones sobre la autenticidad de la obra, o directamente ser falsos.

Poco tiempo atrás, nos llegó a la redacción la consulta de un lector sobre la compra de dos impresiones de edición limitadas en una galería de arte. Esta persona, contaba con que la galería le proveyera los "certificados de autenticidad" de las obras, –que le prometieron hacer llegar al cabo de unas semanas- pero sin embargo, estos documentos jamás arribaron a sus manos.

Las preguntas concretas que este lector nos hacía, era si debían los coleccionistas exigir certificados de autenticidad, si esto debía hacerse en el momento en el que se compraba la obra, o si bien debían esperar que se confeccionen estos certificados por separado, para ser enviados después de comprar las obras.

El tema en cuestión era ¿quién emite estos certificados? ¿qué importancia se les debe dar?

En realidad, a menos que un certificado de autenticidad este redactado y firmado por el artista, el editor de arte (en caso de ediciones limitadas), un distribuidor, un agente especializado o autorizado por el artista, o bien por un reconocido experto sobre la obra del artista, podrá ser muy bonito pero carecerá de valor.

Un certificado legítimo debe además contener detalles específicos sobre la obra, como por ejemplo cuando y donde fue producida, los nombres de las personas o las compañías implicadas en su producción, el título exacto de la obra, las dimensiones, y los nombres de los libros de consulta o recursos similares que contengan información adicional sobre la obra y/o el artista. Se debe también indicar las calificaciones académicas de la persona o entidad que fue autora del certificado, e incluir sus datos completos de contacto.

Un certificado de autenticidad formal no requiere necesariamente probar que una obra de arte sea genuina. Cualquier recibo válido, como la factura de la venta, o la prueba de la compra de la misma obra al artista, distribuidor o agente autorizado por el artista, podrán ser un certificado de autoridad que también es aceptable. Nuevamente:

Solo los documentos de personas CALIFICADAS por organismos reconocidos son aceptables, no de cualquier persona que sólo conozca de arte, o cualquier distribuidor o agente de ventas que ocasionalmente trabaje con obras de un determinado artista.

Los certificados de autenticidad pueden tener problemas y algunos pueden incluso carecer de valor. Mucha gente cree que las obras de arte con certificados de autenticidad son automáticamente genuinas, pero éste no es siempre el caso.

Para comenzar, no existen leyes sobre quiénes están o no calificados para formular certificados de autenticidad, o qué tipos de declaraciones, de calificaciones o de documentación, tienen que contener estos certificados.

Es decir que cualquier persona puede escribir un certificado de autenticidad, esté calificada o no. Como si eso no fuera bastante malo, los vendedores sin escrúpulos suelen confeccionar certificados de autenticidad confusos que no poseen datos concretos, para utilizarlos incluso con absolutas falsificaciones de las obras de arte, o bien llegando aún a reproducir ciertos certificados tan minuciosamente como las obras falsificadas en cuestión.

Se debe tener presente que si una obra de arte se vende con cierto certificado de la autenticidad, este certificado debe acompañar a la obra en el mismo instante en que usted la reciba. Debajo le presentamos algunos puntos adicionales a tener en cuenta cuando le digan que una obra de arte tiene un certificado de autenticidad:

* Lea y comprenda siempre el texto completo de cualquier certificado de autenticidad ANTES de comprar la obra. Los certificados no están redactados para expertos, por lo que no debería tener ninguna complicación en entenderlos. 

* Cualquier declaración condicional encontrada en un certificado de autenticidad, como por ejemplo "en nuestra considerada opinión…" o "creemos que…" son señales de peligro, e indican que la obra puede no ser genuina. Un certificado válido indica que la obra es indiscutiblemente realizada por el artista.

* Un certificado de autenticidad válido, debe contener prueba documentada o evidencias respecto a la justificación de que la obra sea genuina.

* Si tiene alguna pregunta sobre un certificado de autenticidad, entre en contacto con la persona o entidad que suscribieron dicho documento, y hágales las preguntas correspondientes ANTES de comprar la obra.

* Cuando la información de contacto que brinde un certificado de autenticidad no sea válida o este en desuso, entre en contacto con una persona que conozca la obra del artista, y sepa si este error es a causa de la antigüedad del certificado o si los datos de contacto fueron puestos equivocados de forma intencional.

* Una declaración de que una obra de arte es genuina, NUNCA será válida, a menos que sea hecha por una autoridad respetada en el ambiente artístico. Se deben indicar en el mismo certificado Las calificaciones académicas de esa persona.

* Un certificado sin información adecuada de contacto hacia la persona o compañía que hace las declaraciones, o solo con una firma inidentificable, no se debe considerar válido.

* Los certificados de arte de artistas famosos como por ejemplo Picasso, Chagall, y Miró, deben incluir los títulos exactos de la obra, los nombres de los libros de consulta que enumeran la obra, las fechas en que la obra fue producida, el nombre de los editores (en las ediciones limitadas), las medidas de la edición (en las ediciones limitadas), y las dimensiones exactas de la obra.

TODAS las ediciones limitadas impresas por expertos de Picasso, Chagall, Miró, y muchos otros artistas reconocidos, se documentan en los catálogos. Si existe un catálogo de un determinado artista, el número o la entrada correspondiente del catálogo respecto de la obra de arte en cuestión, se debe observar en el certificado de autenticidad.

* Siempre que un certificado de autenticidad no cumpla con todos los criterios antedichos, considere que su compra puede ser riesgosa.