Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Se acerca una ocasión especial? Trucos para estar espléndida sin comprometer tu economía

Estar bellas y elegantes, ese es el objetivo cuando tenemos que concurrir a un evento social. Sin embargo, no parece muy conveniente gastar fortunas en aquello que usaremos en solo una o dos ocasiones. Si quieres saber como resolver esta paradoja, no dejes de seguir estas sugerencias…
  
  

Cualquiera de nosotras tendrá que
concurrir, durante el año, a algún tipo de evento social como ser un ascenso en
el trabajo, graduación, boda, u otro tipo de reuniones sociales.

Por eso, es muy probable que esté algo
preocupada por cómo encontrar las prendas que mejor le sientan a su cuerpo… pero
también a su propio bolsillo. Y es que a ninguna persona le gusta derrochar el
dinero, pero tampoco lucir mal en un momento en el que todos los ojos estarán
posados sobre su persona.

De esta forma, es importante que antes de
gastar todo su presupuesto en unas prendas que usará sólo por unas pocas horas,
recuerde la regla más importante de la compra de ropa, aquella que dice que se
debe gastar el mayor dinero en las prendas que llevará puesta más tiempo, y
menos dinero en la ropa que llevará puesta menos tiempo.

Caso contrario, solo derrochará su dinero
en prendas que, una vez que sean usadas, terminarán reposando en el perdidos
rincón de algún armario. Por eso, solo debe invertir en prendas que vaya a usar
a diario, y tratar de hacer la mayor economía posible en todo lo demás, incluso
para las ocasiones especiales.

Pero antes que piense nada, debe saber que
esto no significa que tenga que resignar brillo y elegancia. De hecho, el alto
impacto no tiene que significar un costo alto.

Todo lo que necesita, es saber unas pocas
estrategias que le permitirán hacer una gran entrada al salón, sin necesidad de
hacer un gasto igualmente grande, las cuales pasamos a explicarle.



Primero, busque en su propio armario

Muy posiblemente, ya haya tenido algunos
eventos en el pasado, por lo que ya podría tener a mano algo que le resultará
útil para completar el vestuario para la ocasión.

Saque toda esa ropa que está archivada en
su armario, y déles un buen vistazo. Posiblemente, tenga algo que pueda ser
posible combinar con otros tipos de prendas, cambiando solo algunos accesorios,
como por ejemplo una pollera diferente, o incluso llevando un peinado diferente.

El simple hecho de que la haya llevado
puesto algo alguna vez, no significa que la deba llevar exactamente de la misma
forma, y de hecho existen una innumerable cantidad de combinaciones que podemos
realizar. Permita que su imaginación le ayude a sorprenderse de ver todo lo que
ya tiene en su armario para usar para el siguiente evento (y recuerde que
siempre puede recurrir a una buena modista que transforme ese vestido olvidado
en el clóset en un modelo de última moda… por mucho menos dinero que
recurriendo a un diseñador).



No descarte los préstamos

Si, con todo, aún no ha encontrado nada
que satisfaga todas sus necesidades, debería pensar en las amigas que tienen
cuerpos con complexiones similares a los suyos, y estén dispuestas a prestarle
sus prendas. Frecuentemente, las buenas amigas no tienen problema en hacerlo.

Y es que si ellas gastaron mucho dinero en
ropa especial para una ocasión especial, y luego debieron archivarla en su
armario, existen muchas oportunidades de que estén más que dispuestas a darles
algún buen uso, como ser la ayuda a una amiga, sabiendo también que los favores
siempre vuelven…



Tenga en cuenta las ofertas

Muchas veces, las tiendas de ropa tienen
stock que les han sobrado de la temporada anterior, los cuales intentan
liquidar a precios increíblemente bajos, y podrían ser muy útiles para completar
su vestuario.

Estas ofertas pueden ser encontradas en
los anuncios del diario del fin de semana, o bien en las vidrieras de los
comercios.



Compre en tiendas de segunda mano

Las tiendas de segunda mano son uno de los
secretos más fabulosos para mantener un buen guardarropa. Aquí también es
posible vestir increíblemente bien por muy poco dinero, y lograr la apariencia
de una acaudalada con el bolsillo de una empleada.

Cuando concurra a estas tiendas, que
muchas veces están durante los fines de semana en improvisados puestos de la
plaza o parque de su ciudad, seguramente se asombrará de la gran cantidad de
mercancías y ofertas que puede llegar a aprovechar.

Incluso, muchas de la ropa todavía tienen
sus etiquetas originales, ya que fueron compradas en remates o fuera de
temporada, por lo que la única cosa que estará perdiendo al hacer compras aquí,
es pagar el alza del precio establecido para la venta al por menor.



Compre en los sitios de donaciones

Los sitios de donaciones, como por ejemplo
el Ejército de Salvación, ofrecen también algunas ofertas increíbles para
quienes estén dispuestos a cambiar su rutina de compras.

Son muchas las personas que limpian sus
armarios y que simplemente no desean molestarse en dirigirse a tiendas de
segunda mano (o no saben de su existencia), y llaman a estos sitios de donación
para que les retiren su ropa, con lo que usted puede beneficiarse ampliamente
gracias a la inercia de esta gente.

Desde vestidos para bodas hasta ambos para
reuniones de negocios, todo se puede conseguir por casi nada. Solo debe tomarse
el trabajo de, una vez comprado, mandarlo a la tintorería, para que queden como
nuevos, y pueda así usar algo por lo que jamás pagaría.



Sugerencias para la ropa nueva

Para el caso que decida que el
acontecimiento justifica algo espectacular, sin importar cuanto dinero se gaste
en eso, no deje tampoco de tomar en cuenta, en primer lugar, comprar siempre
ropa clásica.

Estas prendas, le permitirán tener ropa
para el largo plazo, en lugar de un uso efímero, ya que los estilos básicos y
clásicos se pueden combinar y mezclar con la máxima flexibilidad, por lo que
son, lejos, una mejor inversión que cualquier prenda original e inolvidable.

Si son de buena calidad (y de hecho lo
suelen ser) estas prendas durarán por años, y podrán ser transformados
instantáneamente agregándoles un collar llamativo, un saco de encaje, un
cinturón a la moda, o cualquier otro accesorio.

Y lo mejor de todo, es que nunca será
tomada desprevenida, sin nada a mano,  cuando obtenga una invitación de última
hora, como unas entradas que compro su esposo para la opera.

Tener algo clásico siempre a mano puede
significar una gran  diferencia entre verse bien y pasar un tiempo magnífico, o
quedarse sentada en el hogar sin nada que llevar.



En definitiva…

Debe saber que no tiene que gastar una
fortuna para verse magnífica en las ocasiones especiales. Comenzando con su
propio armario, pidiendo prestado a sus amigas, y comprando inteligentemente las
prendas fuera de temporada o las de segunda mano, podrá sin dudas encontrar lo
que necesita y a un muy bajo precio.

Para el caso que decida que quiere gastar
algún dinero extra en algo nuevo, gaste también sabiamente. Piense más allá del
acontecimiento que la lleva a hacer sus compras, y teniendo en cuenta que le
podría servir para su guardarropa (teniendo también en mente las prendas con las
que ya cuenta), es decir aquello que podrá llevar repetidas veces de una gran
variedad de maneras. Esa es la única manera de justificar el gasto.

Lo importante, es que igualmente sepa que
la regla es gastar más en la ropa que llevará durante la mayor parte del tiempo,
y menos en la que llevará menos.

De esta manera, podrá verse bien, gastar
sabiamente, y vestir elegantemente… ¡durante años!

Para más consejos sobre como vestir bien
de forma económica, puede visitar

www.fashionforrealwomen.com
, donde la especialista de vestuario e imagen, y
autora del libro digital “La magia del guardarropas”, Diana Pemberton-Sikes, le
mostrará cómo transformar su revuelto armario en el mejor guardarropa.