Respire y dígale adiós al estrés

La respiración, un arma crucial para lograr relajarnos y combatir el estrés
  
  





Pagina nueva 1

El
estrés es una faceta natural del ser humano, pero cuando se produce en
intensidad o frecuencia anormales se convierte en una seria enfermedad.

El
estrés produce reacciones indeseables para cualquier ser humano, tanto en la
parte física como en la mental. Los síntomas más comunes son: comer
excesivamente, abuso de drogas y/o alcohol, fumar mucho, estar pegado a la
televisión, perdida de apetito, aburrimiento, contracciones nerviosas y tics,
inhabilidad para concentrarse, preocupación y miedo persistente, desesperación,
depresión, lapsus repentinos de memoria, sueño cortado, enfermedades
frecuentes, dolores, calambres, y fatiga crónica.

Es
muy fácil para cualquier persona sentir alguno de estos síntomas de una manera
muy leve y no darle demasiada importancia.

Por
eso es muy importante hacerle frente al estrés y poder reconocer los síntomas
que usted padezca.

Una
práctica muy buena para aliviar estos síntomas es el Yoga, ya que alivia la
tensión en el cuerpo y en la mente, y es muy recomendado por la medicina.

El
Hatha Yoga nos enseña a relajar el cuerpo 
a través de elongaciones o estiramientos de los músculos y por medio de
la respiración. 
La respiración diafragmática nos hace saber la condición de nuestro
cuerpo y nuestra mente. 
El diafragma es un músculo de la respiración. Una práctica se puede
realizar colocando una bolsa de arena de entre cinco a diez libras sobre el
abdomen para dar una resistencia leve al movimiento de éste durante la inhalación
o la contracción del diafragma.

Otro
método de gran relajación es la llamada “respiración alternativa”. La técnica
básica es aplicar una presión leve sobre el orificio nasal izquierdo con el
dedo del medio y el anular de la mano derecha. El pulgar se utiliza para aplicar
una leve presión en el orificio nasal derecho. Inhale a través del orificio
nasal derecho, cerrándolo después de que la inhalación sea completa y después
exhale a través del orificio nasal izquierdo. Entonces así usted inhala por el
orificio nasal derecho y exhala por el izquierdo. Una vez que termine comience
nuevamente.

Respire
suavemente, lentamente y sin pausa entre la inhalación y la exhalación. Hágalo
tres veces cada vez que usted sienta que está estresado. Usted así puede
alivianar esa situación agotadora de cansancio.

La
“respiración alternativa” es una respiración consciente. Usted puede
contar hasta cuatro para inhalar y hasta cuatro para exhalar o viceversa. Una
vez que usted consiga un ritmo parejo puede utilizar el patrón 2×1. Esto es
exhalar dos veces al tiempo que inhala una vez. Esto estimula el sistema
nervioso que retarda el ritmo cardíaco, lo que produce una relajación.

La
meditación también ensancha nuestros sentidos y hacerlo dos veces al día nos
ayuda a vivir el presente y nos protege de las tensiones del mundo vertiginoso
en el que vivimos.

Para
continuar combatiendo el estrés, inscríbete ahora en nuestro curso
gratis de Yoga
, haciendo clic
aquí
.