Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Reglas para la gran ciudad

Reglas de convivencia para que todos tus vecinos te odien
  
  


Reglas
Generales




Cuando se cruce con algún conocido salúdelo sólo si el otro lo hace primero.


 


Cuando saque a su perro a pasear, hágalo hacer sus necesidades frente a la
puerta de su vecino mientras que Ud. se hace el distraído.




Ayude al recolector de residuos. No sobrecargue los tachos de desperdicios. Tire
su basura en el suelo.




Si sus residuos son muchos, ayude al recolector colocándolos en una bolsa
plástica. De esta forma es más sencillo lanzarlos hacia el camión.




Cómprese un buen reloj y adelántelo cinco minutos. De esta forma no podrán
despedirlo de su nuevo trabajo cuando llegue medio minuto tarde porque en
realidad estará llegando 4 minutos y medio antes.





Medios de transporte





Colectivos




Colóquese al costado de la cola donde la gente espera y cuando llegue el
colectivo corra y suba primero.




Luego de pagar, ábrase paso a través del colectivo lleno ayudándose con sus
codos y rodillas (si lleva un portafolios, cartera o mochila también puede
usarlos) hasta llegar al lugar que le agrade. Utilice ahora las punteras de sus
zapatos para acomodarse.




Si alguien intenta pasar por su espalda y no le pide permiso, tírese hacia atrás
y comprímalo entre su espalda y la de otro pasajero hasta que se canse y pida
permiso.




Si alguien intenta pasar por su espalda y le pide permiso, mírelo, pregúntele:
“¿ Por qué no te tomas un taxi ?” y no se mueva de su lugar. Si intenta luego
pasar de prepo aplique la regla anterior.




Si se libera un asiento salte sobre él. Si otra persona quiere sentarse antes
que Ud., tire algo (su portafolios o cartera) para ocupar el lugar y luego
ábrase paso hasta sentarse.


 


Lleve siempre un diario doblado en sus rodillas. Si ve subir a una mujer
embarazada, póngase a leerlo de inmediato.




Cuando desee bajar alcance la puerta trasera aproximadamente tres cuadras antes
de la parada y presione (y no suelte) el timbre. Cuando falte una cuadra y el
chofer le grite para que saque el dedo del timbre, conteste: “El dedo te lo voy
a poner en otro lado”, y corra hasta la puerta delantera. Diga dos malas
palabras y baje del colectivo diciendo: “Estos choferes son todos iguales.”





Automotores




Si Ud. está apurado circule por anchas avenidas, esquivando los autos que van
más lento y cruzando los semáforos que lo retrasen (todos) en rojo. Si algún
peatón le grita algo, tírele el auto encima. Por ninguna razón disminuya su
velocidad de 125 Km/h, recuerde que está retrasado.




Si Ud. no se halla apurado (lo cual es extraño) circule por el carril de la
izquierda mientras mira los precios de las vidrieras que cruza. Si ve en alguna
de ellas algo que le interese, deténgase, cierre el auto y baje a probarse lo
que vio.




Si el día está lluvioso, recuerde que el asfalto húmedo aumenta la probabilidad
de tener un accidente. Apúrese para llegar a su destino.




Si viaja con una señorita a su costado, no sea descortés. No insulte a los otros
conductores, no escupa por la ventanilla y mírela a los ojos mientras le habla.




Doble a la izquierda en calles de doble mano y si otro conductor le grita algo
responda: “Aprende a manejar, cornudo.”




Doble a la derecha mientras viene circulando por el carril izquierdo y si otro
conductor le grita algo responda: “Aprende a manejar, cornudo.”




Si conducir de contramano le ayuda a llegar 25 segundos antes a su destino,
hágalo. Si otro conductor le grita algo responda: “Aprende a manejar, cornudo.”





Trenes (aéreos y subterráneos)




Camine distraídamente por la estación mientras el tren se halla detenido. Cuando
el mismo esté a punto de cerrar las puertas entre corriendo por la que quedó mal
cerrada empujando a aquellos que le impiden el paso.


 


Como método alternativo a la regla anterior, Ud. puede apostar con un amigo.
Párese frente a las puertas del tren mientras éste todavía no las ha abierto. En
cuanto lo haga suba rápido e impida que baje la mayor cantidad de gente. El que
logra dejar arriba a más personas gana.




Cuando lo trenes se hallen llenos de gente Ud. puede aplicar las mismas reglas
que en los viajes en colectivo. Recuerde no agarrarse de ningún lado sino que Ud.
deberá soportar los balanceos del tren con pequeños movimientos de su cuerpo. Si
es necesario, apóyese en la gente que viaje a su costado.




Acuérdese que Ud. baja en una determinada estación recién cuando el tren se
detenga en esta.




A pie



Camine distraídamente por el medio de la calle. Si algún conductor le grita algo
responda: “Aprende a manejar, cornudo.”




Si al caminar ve a una mujer mayor resbalar y caer pesadamente al suelo, ría
estrepitosamente durante medio minuto y luego siga su camino.




Calcule cinco minutos por cuadra. Este es el tiempo promedio que una persona
normal tarda en caminar 100 metros esquivando vendedores ambulantes, gente que
reparte panfletos, gente que se detiene en todas las vidrieras, gente que se
detiene a conversar en el medio de la acera y gente normal que viene esquivando
toda esta otra gente para avanzar en dirección contraria.


 


Nunca se desvíe de la dirección que eligió. Si ve que va a chocar con una
persona que circula en dirección contraria, espere que el otro se desvíe; si no
lo hace, apure el paso, baje la cabeza y prepárese para el impacto. Afírmese e
intente tirar a la otra persona al piso. Si lo logra diga: “Vos lo buscaste” y
siga caminando. Si el que cae es Ud., deje que la otra persona pase y tírela
tomándola de un tobillo. Párese y continúe caminando.




Si Ud. sigue estas reglas al pie de la letra, podemos asegurarle que todos sus
vecinos se acordaran de Ud



Enviado por Marisol. ¡Muchas gracias!


Si quieres agregar más
sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestro libro
gratis de Humor judío
haciendo

clic aquí
.
O inscríbete gratis en nuestro
Taller de la Risa
, haciendo


clic aquí
.