Recomendaciones sobre el alojamiento en un viaje de negocios. Parte 2

La tranquilidad es un bien preciado en cualquier viaje, pero sobre todo en uno de negocios. Consejos para no perderla en el hotel.

El check-in

En algunos países, su pasaporte puede ser retenido por el hotel para ser revisado por la policía u otras autoridades. Si este es el caso, trate de recuperarlo en el menor tiempo posible.

Al registrarse, ponga una cartera o bolso al costado de la ficha que está llenando, para que la misma no pueda ser vista por otros.

En lo posible, solicite que la habitación sea entre el segundo y séptimo piso. La mayoría de los bomberos no tienen capacidad como para rescatar a gente que se encuentre sobre el séptimo piso, incluso aunque tengan un equipo externo de rescate, como escaleras.

Evite las habitaciones de los pisos más bajos, en donde deslizarse y entrar por las ventanas puede llegar a ser más fácil. Dependiendo de la situación, el área, y el alcance de la seguridad del hotel, busque por todos los medios rentar una habitación de un piso intermedio.

Pida habitaciones que estén lejos de los ascensores y las escaleras. Esto le evitará ser tomado por sorpresa por personas que salen del elevador o se esconden en la escalera.

Acepte la ayuda del botones una vez realizado el check-in, permitiéndole que le abra la puerta de la habitación, le prenda las luces, y verifique el cuarto, para asegurarse que el mismo esté vacío y listo para su permanencia.

Pregunte cómo sería notificado en el caso de que haya una emergencia.

Asimismo, de un paseo por el pasillo, para ubicar las alarmas de fuego, los extintores, y las mangueras, y lea cualquier información sobre seguridad disponible en la contrapuerta o un cajón de su habitación.

Si lo desea, también podría preguntar al botones en que lugar se encuentran todos estos elementos, para asegurarse de encontrarlos y de no perder tiempo en buscarlos, en caso que haya un incendio.

Verifique también si fuera de su ventana existe un espacio como para salir, para tener otra posible ruta de escape, que sería muy útil en el caso de una emergencia extrema.

Sepa donde se encuentra el teléfono más cercano de la habitación, en caso de que exista una emergencia y el de la suya no funcione.

Tome nota de cómo está uniformado e identificado el personal del hotel. Consulte con el conserje cuales empleados del hotel podrían tener permitida la entrada a su habitación, y cuales no.

Mientras se encuentre en la habitación, mantenga la puerta cerrada con llave, poniendo antes, por fuera, el cartel de “no molestar” para tener una mayor intimidad. Solo un limitado número de emergencias en el hotel puede hacer que no se respete esta indicación.

Siempre que estén disponibles las cajas de seguridad de la conserjería, se debe colocar el dinero u otros valores en esos espacios, lo cual debe ser hecho, además, apenas se salga por primera vez de la habitación, pues los cuartos no siempre son del todo seguros.

Permanezca sólo en los hoteles que tengan detectores de humo y/o matafuegos instalados en todo el edificio, y que le proporcionen información acerca de los procedimientos de seguridad frente a una emergencia.