¿Quién bebe más: las casadas o los casados?

Mientras que los hombres consumen menos bebidas alcohólicas, ellas ingieren más alcohol que las solteras, según sugiere un estudio reciente...


Científicos de la Universidad de Cincinnati, Estados Unidos, analizaron los datos de cinco mil hombres y mujeres que contestaron preguntas relacionadas con el alcohol.

La investigación demostró que las mujeres casadas consumen más alcohol que aquellas interrogadas solteras o divorciadas. Según las respuestas masculinas, los hombres manifestaron que beben menos desde que se casaron porque pasan más tiempo con sus esposas que con las amistades que los impulsaban a beber.

Los hombres divorciados aseguraron que para sobrellevar el momento de tensión se dedicaron a beber alcohol. Por el contrario, las mujeres divorciadas aseguraron que disminuyeron el consumo de bebidas alcohólicas ya que no se encontraban bajo la influencia de sus maridos.

Más allá de estos datos, hay que destacar que el alcohol afecta de modo diferente a la mujer que puede verse afectada. “Las mujeres están más expuestas si beben alcohol a sufrir derrames cerebrales y aumento de la tensión arterial.

Desde ya que las mujeres embarazadas no deberían consumir bebidas perjudiciales. El estrés es un factor que influye mucho en la vida de las mujeres, y aunque los hombres no están ajenos a sufrir de ansiedad y nerviosismo, el género femenino está más expuesto a la vulnerabilidad que provoca este trastorno y que para liberarse de él, se utiliza a la bebida como excusa”, sostiene el médico de familia, la española Rocío Valenzuela Galán.

También podría pensarse que una mujer casada tiene más responsabilidades. “Si ésta mantiene su vida profesional activa, tiene hijos que cuidar y atender y no tiene ayuda para realizar las tareas domésticas, su autoestima se verá dañada, lo que puede inducirla a inclinarse por determinados vicios para llenar un vacío, para olvidar las preocupaciones y poder relajarse.

Si una mujer casada compara su vida con aquella que era antes del matrimonio evidentemente encontrará diferencias destacables. Más allá de las ventajas de cada etapa de la vida, si se lleva una rutina de excesos, lamentablemente se seguirá cayendo en más excesos porque ser muy difícil parar, reflexionar sobre lo que está ocurriendo y hacer algo para revertir la realidad”, comenta la socióloga uruguaya Beatriz Guerrero.

El alcohol en la pareja

1.- El consumo excesivo de alcohol puede ocasionar la ruptura de la pareja. “La negación con respecto al tema solamente logrará dilatar el problema e ir destruyendo de a poco el vínculo”, destaca la experta uruguaya.

2.- Apoyar a la mujer que está atravesando por una crisis relacionada con la bebida es de suma importancia. “En ningún momento hay que dejarla sola. Acompañarla influirá positivamente en la recuperación.

Esta actitud protectora y de fortaleza puede resultar difícil en el hombre si es la mujer la que siempre ha estado dispuesta a sacar adelante la relación de pareja y ahora es quien se muestra vulnerable”, destaca la especialista.

Por Natalia Fernández – Autora del libro “Recuperar Mi Matrimonio”, que ofrece consejos y herramientas para ayudar a las parejas en el desarrollo de una buena comunicación y la resolución de los conflictos que muchas veces llevan a la separación. Encuéntralo haciendo clic aquí