¿Qué tener en cuenta antes de adquirir una franquicia?

 Las franquicias son una interesante alternativa a la hora de buscar nuevos ingresos, pero no siempre lo que brilla es oro. ¿Cómo diferencias las verdaderas oportunidades de las que no lo son?
  
  

Adquirir una franquicia
de marca reconocida y exitosa, puede resultar una excelente alternativa  para
quien desea comenzar un negocio propio.

Hoy más que nunca, los
emprendedores saben que comprar una franquicia ya no está reservado solo para
los grandes inversionistas.  Se dice que solo en América hay más de un millón de
franquicias disponibles.

Hay franquicias de casi
todo lo imaginable: restaurantes, hoteles, agencias de viajes, productos
alimenticios, salones de belleza, entidades financieras, oficinas de
contabilidad, despachos de abogados, oficinas de consultoría, clínicas,
hospitales, universidades, escuelas, colegios, negocios de mantenimiento
doméstico, servicios de jardinería, sistemas de enseñanza.

Hay franquicias de
marcas reconocidas mundialmente como que ahora son
compañías multinacionales,
como el caso de Mc Donalds, tal vez la más famosa.

Pero, el emprendedor
debe saber que también se ofrecen negocios en franquicia, que no han acumulado
experiencia, que no han concluido la curva de aprendizaje. 

Negocios que se crean
para ser vendidos en franquicia; pero que no tienen un solo local propio.

Más allá de ser
criteriosos hay que saber que si se elige un negocio que no se ajusta a
cualidades, talentos e intereses afines; el fracaso está asegurado.

Los emprendedores saben
que esta es una nueva opción para iniciarse en el mundo de los negocios. Pero
una excelente alternativa puede acabar en la nada si no se pone el ojo en la
franquicia que nos represente.

Establecer criterios
para elegir entre las opciones disponibles es el primer paso antes de iniciar un
proceso de negociación entre las franquicias pre-seleccionadas.

Ser dueño de un negocio
propio es la forma más rápida de generar riqueza; pero también se puede perder
mucho dinero.

Si se compra una
franquicia se firma un compromiso a operar el negocio bajo su formato de
negocios, ya probado y universal. 

Solo puedes vender sus
productos, en la forma, presentación y precio que esa empresa establece.  La
ubicación, casi siempre, debe ser aprobada por el franquiciante. 

El acondicionamiento y
equipamiento de las instalaciones, tanto interno como externo, es establecido
siempre por el franquiciante.

El franquiciante se
compromete a dar todas las pautas, procesos y procedimientos para iniciar un
negocio que ellos consideran ha sido exitoso. 

Acompañan y entrenan
desde la decisión de dónde instalar tu negocio, las dimensiones, el diseño, el
equipamiento, la contratación y entrenamiento del personal, la publicidad, la
fabricación de los productos, la venta de los productos y seguirán supervisando
mientras dure el contrato o relación comercial.

Cuando una empresa
exitosa decide convertir su negocio en una franquicia es porque considera que su
concepto ya probado es exitoso y que puede expandirse a nivel regional,
internacional o mundial mucho más rápido utilizando el formato de franquicias
que con locales o instalaciones propias.

Muchos emprendedores
inician con una sola franquicia, tienen éxito y adquieran otras hasta montar una
empresa mediana con varios locales bajo el formato de franquicias.

Una franquicia bien
elegida es un excelente negocio.  Es uno de los mejores puntos de partida para
iniciar en el mundo de los negocios.  Pero no es para todos.

Por Clarisa Ercolano 

¡ Aprenda cómo ganar más dinero
haciendo que el dinero trabaje para usted !!
(que es lo que hacen los
inversionistas)

Para ello, le invitamos a
inscribirse ahora en
nuestro curso en Internet para Inversores gratis
Aprenda
a Invertir y Administrar su dinero