¿Qué tan seria es la información genealógica en la Web?

La averiguación genealógica por Internet es una forma eficiente de ganar tiempo y llegar al objetivo, si se sabe develar a que lugares dirigirse, y cuales pasar por alto.
  
  

Existen muchos mitos
respecto de la
información genealógica en Internet, como por ejemplo el de la
“la información en bandeja de plata” que consiste en entrar a un sistema y
obtener todos los datos del ancestro buscado muy fácilmente.

Como en el resto de
los aspectos de la vida, nada es tan fácil. Sin embargo, existe una increíble
cantidad de información disponible en Internet, conectándose a buscadores. Hay
que tener en cuenta, no obstante, esos registros fueron creados por humanos y
por ende pueden contener errores.

Por eso es necesario
hacer un doble chequeo de la información, antes de emprender una segunda etapa
de investigación.

La búsqueda genealógica no puede completarse en un solo
paso, simplemente porque no existe un shopping en donde se pueda encontrar todo
lo que se busca. Generalmente toma años, y en algunos casos toda una vida el
llegar al objetivo.

En Internet hay una
gran cantidad de material para la búsqueda, y hasta incluso puntos de contacto
en donde puede encontrarse información fuera de línea, como por ejemplo la Ancestry
Library
un lugar en donde se puede seguir la búsqueda.

El segundo mito dice
que Internet es infalible, lo cual lógicamente no es cierto. Hay mucha
información online que no tiene un origen creíble, lo importante es saberlos
diferenciar antes de aceptarlos como ciertos.

Las bases de datos son buenos
lugares para la búsqueda, pero de todas maneras la información debe ser
re-chequeada, y los lugares de origen incluidos en el registro.

Las bases de
datos como la Search
tab
en Ancestry.com, están acompañadas por el registro
original. Analizando los orígenes de la información usada para crear esa base
de datos, usted podrá decidir si la información le sirve en la investigación.

El tercer mito
consiste en que si usted ha buscado online y no encontró nada, debe rendirse.
Lo cierto es que la información genealógica en Internet está explotando, por
ello es una buena idea buscar en la web algún sitio que pueda indicarle que
sitios ya ha explorado.

La mayoría de estos sitios se actualizan
constantemente, y revisarlos periódicamente, es una medida lógica. Lo que hoy no está, perfectamente puede aparecer mañana.

Sea creativo en la búsqueda,
enfóquese en segundos apellidos o nombres, apodos, palabras clave, o cualquier
información relacionada.

El ultimo mito se basa
en que toda la info. es gratuita y de libre acceso, esto no es cierto. Ingresar
información a Internet implica cierta inversión.

La National
Archives site
es subvencionada por los contribuyentes, la FamilySearch
es respaldada por la Iglesia, y otras compañías se manejan con subscripciones
y publicidad, para costear los gastos de salarios de empleados, adquisición de
información y desarrollo.