¿Qué puedo coleccionar?: el comienzo de toda colección

A veces, descubrir sus gustos es tan simple como mirar a su alrededor y recordar aquello que de chico solía fascinarle. Las colecciones no tienen por que ser costosas, e inclusive pueden ser gratuitas.

Su colección puede también deberse a su profesión. Muchos médicos, incluso involuntariamente, guardan los frascos de algunos remedios que reciben de los laboratorios.

Los panaderos se quedan con muchas cajas de galletas, y algunos ingenieros informáticos, tenen en funcionamiento viejas Commodore 64, que han recibido de clientes que las tenían en desuso. Luego, todos ellos, se dan cuenta que han comenzado una colección, que le agrega un toque de diversión y emoción a sus vidas.

Pero mas allá de esto, muchos coleccionistas no tienen ni siquiera idea de por que sus colecciones los alegran tantos.

Puede deberse a que la marca de los productos esta asociada a su niñez, a un viaje, o a una persona. Y sea de forma consciente o inconsciente, dichas colecciones le hacen sentir que han logrado “resguardar” aquellos momentos.

El momento en que comienza una colección, suele estar relacionado a algo agradable. Se comienza a sentir pasión por algo que suele ser mucho más grande que el objeto en sí mismo, aunque también se siente que este logra “capturar” ese sentimiento.

Luego, la colección empieza a ser cada vez más grande, convirtiéndose un fin en sí mismo, que ya no solo representa algo que nos gusta, sino que además, tiene valor sí sola.

Lo que el coleccionismo puede hacer por usted:

  • Hacer que las vacaciones se disfruten más

  • Unir a la familia al hacer que se compartan más intereses

  • Ponerlo en contacto con coleccionistas de todo el mundo

  • Ponerle un toque diferente a la decoración de su casa

  • En ocasiones, puede transformarse en una inversión para el futuro

  • Transformarse en una lección de historia

  • Traer de vuelta recuerdos de la infancia

  • Sobre y todo, y siempre, ser una fuente de diversión