Prevenir enfermedades turísticas, es viajar seguro

El cambio de clima y contexto hace que muchas personas contraigan enfermedades propias de otras zonas. Algunas recomendaciones para no llevarse un disgusto y disfrutar de la estadía.
  
  

 Cuando
Cristóbal Colon llegó a América seguramente que no traía un
botiquín acorde
a las necesidades de prevención por nuevas enfermedades que podrían afectarlo
en el Nuevo Continente. Igual no importa, los afectados fueron los indios autóctonos.

De
todas formas la prevención que los turistas deben tener cuando viajan a otros
países, con diferentes climas y afecciones en el aire, es fundamental para
poder disfrutar del viaje tranquilo.

A
quienes viajen a Brasil, por ejemplo, se les recomienda que se cuiden del
mosquito Aedes Aegypti, posible transmisor del virus del dengue, una enfermedad
endémica propia de la zona costera desde Río de Janeiro hacia el nordeste.

Como no hay una vacuna que prevenga esta enfermedad, se recomienda utilizar
repelente y mosquiteros que eviten el acercamiento de estos insectos.

En
otras zonas tropicales del mundo, se debe tener cuidado con las enfermedades
diarreicas, para lo cual de debe tomar mucha agua mineral y lavarse las manos
con frecuencia, para evitar este tipo de afección.

Para
quienes se instalen unos días en Sudáfrica se aconseja vacunarse gratuitamente
en la Dirección de Sanidad de Fronteras (teléfono 4343-1190) para ahuyentar la
posibilidad de contraer la fiebre amarilla, un virus transmitido por un mosquito
de la zona.

En
la India y en países de Asia Central se debe tener cuidado con la malaria, el
dengue, la disentería, y la hepatitis A, B y E.

En América Central con el cólera,
la malaria, la rabia, el tétano y la difteria; en la Zona Caribeña con el
dengue, la esquistosomiasis, la hepatitis A, el tétano, el paludismo y la
difteria; y en toda la región europea se recomienda no comer carne vacuna por
el tan conocido mal de la Vaca Loca.

Es
importante prevenir, cuando se sabe que la zona próxima a visitarse es selvática
o simplemente con un clima diferente al que se está habituado.

Según información
de la Organización Panamericana de la Salud, en 1998 mas de 120 millones de
personas viajaron en o hacia América, lo cual implica, primero un alto riego de
contagio de enfermedades de otras regiones, y segundo el aumento de esa
cantidad, relacionado con la afluencia.

Para
cualquier consulta de este tipo de prevenciones se puede ir al Consultorio de
Asistencia al Viajero del Hospital Muñiz (Uspallata 2262, Pabellón 30, teléfono
4304-5555/2180), y viaje tranquilo… viaje mejor.