PERFIL DE TONO MENOR

El café en New Orleans anda en cuerpo propio…
  
  

se
mueve de modo diferente

acomoda
las bocas de todos

a la de esa muchacha

que
siempre te ve llegar

y pedir “lo mismo”

como
si eso mismo

guardara también

la
posibilidad de un acontecer

diferente

No
sabe que ella no es

no
será nunca la de ayer

y mucho menos

la de los días anteriores

Ni
tu café el hecho extraordinario

de siempre -de más

Amigo
de las cosas triviales

el
humo es tu guía al antojo

Llega
el café a la boca

por
quién sabe qué misterio

de una taza

contemplada
de antemano

tremenda

cuando
los ojos desnudos

de la muchacha

observan
como si quisieran preguntar

Te
obliga, por eso

a
responderle que estás aquí

por
el aroma y nada más

Que
es solamente

tu
memoria quien traiciona

cada
una de sus tardes en New Orleans

FUGA

Y
produjo la tierra hierba verde

hierba
que da simiente según su naturaleza…

Génesis

Te
ponen en el almendro

porque
quieren que diga

lo
que nunca quisiste oír

Que
lo escriba en tu cara

si
es que en la cara lo puedes

resistir

en
esa afilada expresión

de
fugitivo que corta todo

por todos lados

Recio
mango en el hacha

que
poda las prendas

las canciones

todo
lo que quiere tener el hombre

Penetras
cuerpos

limpias
verdades

dejando
del martirio

sólo
lo tenue de la luz

para
que se inflame y arda la llama

No
preguntarás

por
las frutas que das en herencia

que
están todas podridas

-te dicen

Pero
no, no lo debes creer

porque
la manzana es algo

definitivamente
no tuyo

Bueno,
pero siempre

de
otro que no eres tú

Los
aires temporales

los
lleva la fragancia del tabaco

El
buen inventario

dice
que siempre queda la espalda

que usas para todo

Sobre
la que se firman los pactos

y se traman las guerras

Entre
las aguas

te
separan lo cierto

de lo realmente verdadero

Jugueteas
con palabras

que
vienen a fastidiarte

a toda hora

Lo
que ves, todo lo que ves

es
el sepulcro del sol

incrustado en el miedo

sobre
un boleto de partida

que
tiene grabado en detalle

tu regreso

Respondes
por el duro tallo del

almendro

diciendo
que lo que destroza

se
vuelve a encontrar

a lo largo de las avenidas

de
un pueblo donde sólo alcanzas

a ser el loco

Pero
las manos que tocas

gritarán
siempre

que eres tú el verdadero

Sin
embargo

lo
que querías era llegar

Entonces,
vuelves a la carrera

Seguirás
andando

para
que nunca pierdas la semilla

Para
que puedas traerte pronto

Que
por ser el ánima

en
el vivir te encuentran

Siempre

donde a veces

a menudo

quieres
ser el solo

porque
lo demasiado

está

sin comienzo

y sin final

Está

y contigo se queda

Cuando
lo requieres

está

Cuando
lo aborreces

está