Search

Los perros y los ruidos

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
El ruido de los truenos es insignificante en comparación con los ladridos que empieza a emitir nuestro perro cuando comienza a oírlos. Si desea cambiar esta conducta de su mascota, no deje de leer este artículo.

 

Los
truenos y relámpagos
aumentan en su intensidad, y usted comienza a mirar donde se encuentra su mejor
amigo. Después de algunos minutos de buscar, usted encuentra bajo la mesada de
la cocina a su perro, que comienza a ladrar
cada vez más fuerte, a medida que
aumenta la fuerza de los truenos y relámpagos.

Pasan los minutos y poco puede
hacer para callarlo. ¿Le suena esto familiar? Pues bien, usted no es el único
(ni tampoco su perro).

Miles de perros alrededor
del mundo tienen este mismo problema, que no es tan desesperante como parece. La
ansiedad severa a causa del ruido, se puede reducir con un proceso de
desensibilización constante.

Es tiempo, entonces, de abordar este problema, de
modo que usted y su perro puedan relajarse y respirar más tranquilos la próxima
vez que arrecie una tempestad con truenos incluidos.

El primer paso es la
observación. ¿Es solo el trueno lo que causa que su compinche se sacuda y
tiemble? ¿O son también otros ruidos?

Los ruidos tales como el de un motor de un
transporte que pasa cerca, de un tiro, explosiones, de una ambulancia y de voces
muy altas, pueden ser también causas comunes de ansiedad por el ruido.
Identifique qué es lo que más incomoda a su perro.

El siguiente paso será
establecer una asociación para las reacciones. ¿Oye venir truenos? Antes de que
los ruidos comiencen a sonar fuerte, llévele comida rica al perro. Antes de que
su perro comience a impacientarse, reparta un convite para cada segundo en el
que el mantiene la calma.

Si él permanece sentado, será recompensado, pero si
sigue ladrando, no habrá más convites. Muchas veces, los propietarios
recompensan involuntariamente la reacción del miedo, animando a que su perro sea
más temeroso.

Tome un grabador, y
registre el peor de los ruidos del trueno (o de otros ruidos que le causan miedo
a su mascota). Escoja un día en el cual usted pueda tolerarlos, y encienda el
aparato con las grabaciones, comenzando con un volumen bajo, y haciéndolo más
ruidoso de forma gradual.

A medida que el ruido continúa, su perro experimentará
una reacción menos intensa. Es importante que recuerde aumentar el volumen
GRADUALMENTE.

Este proceso podría
llegar a tomarle algún tiempo, pero cuando su perro puede sentarse
tranquilamente a su lado, mientras afuera haya una tempestad, sabrá que usted ha
ganado la batalla.

 

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]