Los peligros de la exposición al sol

Te contamos los diferentes cuidados que hay que tener en cuenta a la hora de tomar sol según la edad y el tipo de piel de cada uno…

Exposición solar: cuidados para embarazadas

En cuanto a la piel de las mujeres embarazadas, Beauty Secret recomienda, debido a la propensión que tienen en este período de presentar manchas oscuras (cloasmas), ser tratadas con el máximo cuidado a la hora de tomar el sol usando un protector adecuado.

También aconsejan no estar demasiado tiempo expuestas a los rayos solares.

Por otro lado, es recomendable evitar las horas de mayor radiación, entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, como sostienen los especialistas del centro de estética y salud.

Exposición al sol: cuidados para las personas mayores

Respecto a las pieles maduras, que son por lo general secas, finas, flácidas y con manchas pigmentarias, hay que tener en cuenta que estas alteraciones se agravan con la acción del sol.

Asimismo, el sol beneficia ya que permite sintetizar la vitamina D y fijar el calcio en los huesos.

Por eso es conveniente que las personas mayores tomen sol siempre que puedan, no más de 15 ó 20 minutos al día, con la debida protección y en horas de menor radiación solar.

Exposición solar: cuidados para los niños

Hay que tener un especial cuidado con la piel de los niños, éstas son inmaduras y poco defensas para protegerse como es debido de los rayos del sol, siendo por lo tanto, un grupo de alto riesgo.

Cuando vayan a la playa, se recomienda proteger la piel de forma adecuada para evitar o minimizar los riesgos y, lo mismo que en el caso anterior , no exponerlos al sol en horas de mayor radiación.

Ampliando la información, el centro de estética y salud explica que antes de los tres años el sistema de termorregulación de los niños está poco desarrollado y podría sufrir una insolación.

Los niños deben llevar la cabeza cubierta con sombreros o gorras, vestir camisetas y pantalones frescos, cada vez que se mojen volver a aplicarles el protector solar y darles a beber agua con frecuencia.

No es conveniente llevar a los niños menores de tres años a la playa. Es para alertarse: tres quemaduras solares en la piel de un niño es suficiente para que se incremente en cuatro o cinco veces el riesgo de padecer cáncer de piel en la edad adulta.

Exposición al sol: cuidados para los alérgicos

Otro grupo que debe pensar en los cuidados antes de exponerse al sol, son las personas que tienen alergia o se han sometido a algún tratamiento dermatológico (dermoabrasión, láser u otros), las que sufren acné, eczemas y otros problemas.

Este grupo, tiene una mayor sensibilidad a la acción de los rayos ultravioletas por lo que no deberían exponerse al sol y, si lo hacen, usar las cremas adecuadas recetadas por un profesional.

Siguiente: El Fotoenvejecimiento