La desgracia de mi soltería

Y otros poemas de amor, soledad y esperanza
El letargo de mi soltería

Luna

Hoy la vi ya no más como algo débil, pálido
y a punto de morir.
Ya las nubes no la abrigan del frío nocturno, ni las estrellas le hacen compañía
Hoy la vi protectora,
la vi consuelo
sonrisa calida,
entregada a su destino
agonizando
Ya no más como icono de amores perdidos,
de poetas muertos,
del recuerdo nostálgico, de locos….
la vi caricia del que muere sin remedio
madre de la noche,
la vi cuna del universo
hoy la vi eterna.

Por Marta Montejano

 
LA DESGRACIA DE MI SOLTERIA

 

SIENTO EN EL ALMA

LA SOLEDAD DE MI SOLTERIA

RESINTIENDO ESE VACIO EN MI CAMA

Y MOLESTAMENTE CUANDO ELLA SE RESISTIA.

 

DE AQUI Y ALLA

CAMINA ESTE POBRE SOLTERO

¡ OH! DIOS DAME MUJAER PARA AMAR

Y NO ME VUELVAS PUÑETERO.

 

VACIO EN MI CORAZON

TAN DRASTICO ES MI DESTINO

VEO A LAS MUJERES POR ALGUNA RAZON

Y A ELLAS MI PRESENCIA LES VALE UN PEPINO

 

HASTA CUANDO SERE SOLTERO

DIOS DAME MUJER POR MUCHOS AÑOS

NO SERE MAS PUÑETERO

NI QUIERO SER UN TRISTE DESPOSEIDO EN EL BAÑO.

 

Por ROBERTO FENTANES ZAMORA

 

Pequeña, recién nacida

 

Siempre en el umbral de su puerta,

evitando las mosca con el tul de la boda de su madre

mimada por la vecindad

recta por su abuela materna

temor a su abuelo paterno

dos grandes del pueblo. verdugos de sus padres.

hija de un alcohólico y una beata

mal criada

con muchos principios, educación y tabúes

rebelde, cotilla de historias reales,

empollona hasta la madurez

repetidora en los estudios con sus primeros amores

tenaz y caprichosa

amiga de sus amigos y cansina

fiel de su esposo y sus amantes

loba con sus hijos

así era ella loca, loca la llamaban

loca por amor

amor a todas las cosas, a una rosa, a un pequeño animal

amor a la vida y a la muerte

loca, resonaba una y otra vez en su mente

risas, loca

llanto, loca

protectora, loca

loca, loca, loca………………….una y otra vez

¿morir? se preguntaba

Sí. Esa es la solución

¿cómo? era difícil

esa herencia la padeció su piel, esa herencia no quería dejar a los suyos

¿Vivir?

no quedaba otra solución

pero ¿cómo?

si, si, si, es un buen consejo, gracias

vivir el día a día,

sólo este día,

y mañana sola este día

y empezó a ser feliz, difícil pero feliz

 

Por Nina Hernández

 

DEL LETARGO Y OTRAS SORPRESAS…

 

El letargo ha fermentado mis entrañas

sus burbujas susurran en mi sangre

dando tumbos por el cuerpo.

 

No pasa nada, sola la espera

y otra vez el letargo como siempre.

En vano gritas, quieres romper el muro

y estás anclada a él como un barco incapaz

de lanzarse al mar revuelto.

Las ideas se retuercen

nuevamente en tu cerebro

piensas en la ridícula soledad que te acompaña

y el juego absurdo de esta espera

porque sabes que no existe tal señor,

y que tú no eres del señor esa señora

 

16 agosto 1985 Ana mar Salazar

 

Hoy veo a la soledad y a la espera de otro modo, pero es parte importante de

emociones sentidas que quiere compartirles, gracias.

 

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.