La alimentación de los adolescentes de hoy en día

Algunas precisiones sobre lo que comen nuestros hijos y nietos... ¿sorprendido?

Pregunta:

 Hola, mi nombre es Carolina, tengo 17 años y estoy en quinto año de la secundaria.

La razón de esta consulta es la siguiente: estoy haciendo una tesis para el colegio y tema elegido es "La alimentación de los adolescentes en la posmodernidad en Argentina"; y me preguntaba si ustedes me podrían brindar ayuda mandándome información sobre como fue cambiando la alimentación.
Desde ya muchas gracias.

 Respuesta:


Tal como nos has pedido, te enviamos información que te puede ser de
utilidad, extraídos de varios estudios recientes:

– Según una encuesta de la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba), realizada entre estudiantes secundarios de todo el país, el 26% de las 90.000 adolescentes encuestadas presentó algún tipo de
desorden alimentario, como comer a deshora, vincularse de modo anormal con la comida o, justamente, hacer dieta.

– En una encuesta realizada en la Provincia de Buenos Aires a fines de 2000, el 62% de los adolescentes consultados reconoció que algunas noches supera el litro de cerveza.

La ultima encuesta nacional de 1999, el 32% de los adolescentes entre 12 y 15 años ya probó el alcohol o lo consume en forma regular (34% de los varones y 28% por ciento de las chicas).

– Según una encuesta del gobierno porteño, el 73% de los chicos que asisten a escuelas estatales se prepara a sí mismo los alimentos que consume durante el día. La base de la dieta la constituyen las hamburguesas, las salchichas y las ensaladas. Esta práctica se acentúa entre los 12 y los 14 años (80,3%).
Las chicas cocinan más que los varones (76,9% contra 69,5%).

– 40,4% sabe cocinar hamburguesas y salchichas

32% sabe hacer un bife

29,5% ensaladas

28,4% sándwiches

10% pastas

huevos 9%

pollo 7,3%,

polenta 6,4%

y pescado 3,4%.

 – Según una encuesta del CESNI y el Hospital Alemán en la Capital Federal, 3 de cada 4 chicos en edad escolar no consumen un desayuno nutricionalmente adecuado.

No se encontraron diferencias entre escuela publicas y privadas, y la frecuencia del desayuno disminuye con la edad. El desayuno promedio es una infusión con dos galletitas, y los expertos consideran que eso no es desayuno y tiene bajo valor nutricional.

 Algo no anda bien en la alimentación de nuestros hijos y nietos.

¿Usted qué piensa?