¿Jóvenes viejos o viejos jóvenes?

¿Qué es mejor: rejuvenecer a los mayores o envejecer a los jóvenes?

Esta reflexión viene a cuento de lo que me ocurrió cuando tuve que presentar nuestro sitio En Plenitud en un congreso de Internet en los Estados Unidos.

Ante las miradas de reprobación de algunos de los presentes, lo presenté como “el único sitio en Hispanoamérica para la mediana edad”.

-¿Soberbia?, ¿propaganda barata?, ¿cómo se me ocurre decir “el único”?.

-Ni soberbia ni propaganda barata. Es simplemente cierto: no otros hay sitios para la “mediana edad”.

-¡Mientes, bellaco! me saltaron muchos al cuello, hay muchos sitios para “más de 50” o “más de 45”.

-Sí, pero ¡¡se presentan como sitios para la tercera edad!!

Si hacemos una encuesta rápida sobre esto encontraremos que:

-Los de 60 y más saben que la tercera edad “les llega pero no les gusta nada”.

-Los de 50 y más sienten despertar sus instintos asesinos cuando les dicen “eres de la tercera edad”.

-Los de 40 y más dicen “¿soy de la tercera edad?” y salen corriendo a buscar un manual de ayuda al suicida.

¿Por qué ocurre esto?

¿Se dieron cuenta que existen categorías bien definidas para la niñez, adolescencia, juventud y vejez (o tercera edad) pero nada para lo que queda entre la juventud y la vejez?

Se nos llama adultos, maduros, mediana edad en el mejor de los casos, pero ninguna de estas categorías es convincente.

No tenemos lugar, en suma, ni en el lenguaje.

Somos el jamón del sándwich entre nuestros hijos y nuestros padres, entre los jóvenes y los viejos.

Y a la hora de ponernos en algún lado nos ponen, confirmando nuestras peores fantasías y temores, del lado de los “viejos”.

¿Qué pueden esperar entonces quienes sí están en la tercera edad?

Sí a los 40 o 50 ya estamos “viejos”, no es de extrañar el lugar que ocupan los mayores en nuestra sociedad.

Por eso decía el “único”: porque no somos viejos aunque sabemos que ya no somos (tan) jóvenes.

Porque estamos en el medio y lo asumimos: somos “mediana edad” (si se le ocurre un término mejor, ¡avísenos!).

Y porque tenemos muchos navegantes “mayorcitos”, y a ellos les decimos: “¡Bienvenidos, los invitamos a sumarse a la “mediana edad”!”

¿O no es mejor rejuvenecer a los mayores que envejecer a los “jóvenes”?

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal