Harinas sin gluten

En un mundo con cada vez más demanda de productos sin TACC, te mostramos como reemplazar la harina, sin perder ningún valor nutricional (incluso aumentándolos)…
  
  

Todavía hoy, la harina con gluten, es la más utilizada en las
recetas.  Pero no lo será por mucho tiempo más.

El gluten, es el ingrediente ideal para
conseguir los resultados, texturas y apariencias deseadas. Por diversas razones,
la gente busca y utiliza sustitutos de la harina con TACC.

Reemplazar una harina por otra, no es
tan simple. Para lograr resultados similares en sabor, textura y valores
nutricionales, hay que tener en cuenta diversos factores.

Afortunadamente, esta tendencia ya tiene
unos años y es cada vez más frecuente encontrar sitios con recetas libres de
gluten, con diversos sustitutos.

Si quieres comenzar a implementarlo tú
mismo, te presentamos algunas maneras para reemplazar la harina dependiendo de
tu gusto, objetivo, receta y presupuesto:

Harina de almendra

Este amigo paleo contiene proteínas,
grasas saludable y vitamina e. Deberás refrigerarla luego de abrir para que no
se estropee.

Utilidades: Pollo o pescado; en albóndigas, buñuelos o cualquier receta
en la que quieras encontrar algo crocante.

Para utilizarla en la repostería
(tortas, muffins, pancakes y galletas) debes calcular ¼ de harina almendra = 1
taza de harina regular.

Harina de Soja

Rica en calcio, fibras y con el triple
de proteínas que una harina habitual.

Utilidades: Espesar salsas, gravies o sopas.

Harina de quínoa

Esta excelente fuente de aminoácidos
puedes hacerla tú misma: cocina la quínoa primero a 215 grados Fahrenheit (100
grados centígrados) por 10 minutos.

Utilidades: Realza la salubridad de tus galles y torta.
Las proporciones son iguales a la harina regular, sola que te quedará un poco
más granulada.

Harina de Dinkel

Elaborado con uno de los granos más
antiguos, la harina de Dinkel con tiene un sabor dulzón, brindando suavidad a la
preparación, sin dejar de lado sus altos valores de fibras.

Utilidades: Pizzas y panes.

Al igual que las harinas de quino y
soja, las proporciones son 1=1, variando únicamente la consistencia de la
preparación.

Existen muchas más maneras de cocinar
con harina sin utilizar TACC como la harina de arroz o la harina de coliflor.

Además, con la popularidad en alza, ya
se pueden encontrar pre mezclas preparadas para cocinar, libres de gluten.

¿Qué esperas para darle un giro a tus
recetas?