Search

Es hora de librarse de las deudas

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
Consejos de los expertos para ayudarte a cuidar tu dinero



Es hora de librarse de las deudas

¿Qué hacemos
con la
s deudas?

 

Empezamos viendo unos cuantos consejos
que suelen dar los consultores económicos cuando se
reúnen
con un nuevo cliente para hacer un análisis de su situación. Son unas cuantas
ideas simples que nos ayudarán a simplificarnos un poco la vida.


Determinación:
No hay nada más importante cuando
nos proponemos alejarnos un poco de las tortuosas deudas. Necesitamos tener
determinación y estar seguros de lo que queremos hacer.

 

Es como con cualquier
dieta o decisión que tomamos: si no estamos determinados a utilizar toda nuestra
fuerza de voluntad, entonces la triste realidad es que no llegaremos a lograr
nada.

Cuentas: Tenemos que
tener todas nuestras facturas, juntarlas todas para tener un claro panorama de
que es lo que debemos y por que.

La deuda es sólo una
parte:
Las deudas no lo son todo en la vida
económica. Ni de cerca. También necesitamos tener en cuenta, muy especialmente,
en que gastamos nuestro dinero, como es que estamos haciendo nuestros gastos,
comprender en que se nos va lo que estamos ganando con tanto esfuerzo.

 

¿Cuáles
son los impuestos que pagamos? ¿Estamos aportando correctamente? ¿Pagamos
seguros? ¿Cuánto? Todos estos detalles hay que tenerlos en cuenta y comprenderlo
correctamente.

Los gastos: Es muy
importante saber cuales son los gastos que tenemos todos los meses, en que se
nos va nuestra plata. Peguémosle un vistazo con concentración a la cuenta de
nuestra tarjeta de crédito y a las cuentas de mantenimiento de nuestra casa.

 

¿Cuánto gastamos en combustible, comida o cualquiera otro de esos gastos
totalmente habituales a los que tal vez ni les prestamos atención? ¿Lo sabemos
con seguridad o no tenemos ni idea?

 

Si no sabemos cuantos son nuestros gastos ni
como es que están conformados, entonces difícilmente podamos planear de mejor
forma como vamos a manejar nuestras deudas. Hay muchos gastos que son
totalmente evitables o que son gastos dobles, como tener cable y también
alquilar películas en el video club.

Luego, a mirar las facturas:
Luego de que ya hemos cumplido con todos estos pasos previos,
es el momento ideal para finalmente mirar nuestras facturas. Es un gran miedo
que muchas personas tienen, el mirar a las facturas.

 

La gente tiene miedo de saber de forma fehaciente cuales son
las deudas que tiene y por que las tiene. Esto incluye las cuentas de hospitales
y del medico, así como todo las cuotas que estamos pagando de los últimos meses
y también los gastos que hicimos anteriormente.

 

Si queremos poder superar nuestros problemas con las deudas,
necesitamos conquistar nuestros temores con respecto a nuestras cuentas.

 

Con toda la información que hemos
podido
lograr a través de estos pasos seremos capaces
de analizar nuestra situación económica y ver cuan
to
dinero estamos necesitando por mes para no quedar en deuda.

 

A partir de ese momento, la pregunta
se vuelve como aumentamos la cantidad de plata que ingresa en nuestro hogar por
mes o como podemos lograr disminuir los gastos para que ya no estemos en un
número negativo.

 

Cuando podamos armar un plan claro,
veremos como gran parte de los nervios que encontrábamos asociados con la
tenencia de deudas desaparecen. Y no es que las deudas ya no estén, sino
simplemente que ahora sabemos que es lo que tenemos que hacer y como podemos
hacerlo, entonces los motivos para estar nerviosos han disminuido.

 

Hemos logrado crear orden del caos
total y eso nos traer una importante sensación de calma, sin ninguna duda.

 

Un plan para librarse de las
deudas

 

El plan tiene que incluir no solo la
re-evaluación de nuestra deuda, de cómo la hemos adquirido y de cuales son los
mejores caminos que tenemos para librarnos de ella, sino que también tiene que
tener en cuenta como es el manejo de los ingresos de los que disponemos y que
métodos podemos llegar a encontrar para aumentar esa cantidad de dinero de la
que disponemos, en caso de que lleguemos a la conclusión de que el mayor motivo
de endeudamiento es porque definitivamente estamos teniendo un nivel de gastos
superior al nivel de ingresos.

 

Es cierto que uno de los caminos que
nuestro plan puede proponernos es la discusión con las compañías de crédito
sobre la forma de pago de la deuda y las posibilidades de reducción de los
recargos por financiación, en caso de que paguemos en menos cuotas de las
estipuladas; pero también es cierto que otro camino es el de simplemente
aumentar cuanto dinero tenemos disponible para el pago de nuestras deudas.

 

Sobre la base de esto que acabamos de
decir, podemos afirmar que los planes que necesitamos se entrecruzan entre si,
que lo ideal sería poder poner en practica más de uno funcionando al unísono,
para lograr los mayores resultados posibles.

 

Un aspecto que tiende a escapársenos
de estar en deuda es que no es muy diferente a estar excedido de peso.

 

Si hemos llegado a tener una
importante deuda, ¿cómo es que la hemos contraído? Seguramente no ha sido por
cuidar el dinero, tener un alto control de nuestros gastos y ahorrar todo lo
posible.

 

Lo que ha ocurrido (salvo alguna
circunstancia en particular que nos demando un gasto enorme e inevitable) es que
hemos estado gastando más dinero del que realmente teníamos. Como si hubiésemos
estado comiendo mucho más de lo necesario por años y, de repente, nos diéramos
cuenta con sorpresa de que tenemos un montón de kilos más de aquellos que
realmente deberíamos tener para nuestra edad y altura.

 

En ese caso no tendríamos muchos
problemas para darnos cuenta de que es lo que esta mal, ¿verdad? Entonces, ¿por
qué cuesta mucho más verlo en los asuntos económicos? En ese aspecto, el uso de
la tarjeta de crédito nos engaña mucho.

 

Así que tenemos que aceptarlo y en
base a eso (como en cualquier dieta de origen medico) podremos empezar a
trabajar en solucionar nuestros problemas.

 

Una vez que hemos podido hacernos con
un plan de gastos claro y bien organizado, entonces es el momento de comenzar a
asegurarnos los medios por los cuales podremos hacernos de algún dinero extra al
menos durante el tiempo que dure el librarnos de la deuda.

 

Uno de los caminos más seguidos es el
asegurarse ventas en un sitio de subastas por Internet. La basura de una persona
puede ser el placer de otro. Cualquier cosa que ya no nos interese tener (o que
nos interese, pero estemos dispuestos a sacrificar por el bien de nuestra vida
financiera) puede probablemente venderse en forma online.

 

El publico es literalmente de millones
de personas, con lo cual las posibilidades de encontrar a alguien interesado son
realmente muy altas, tirando a casi seguras. Con un poco de suerte, seremos
capaces de sacarnos de encima algunas cosas que ya no deseamos tener y, en el
proceso, también sacarnos de encima al menos una parte de la deuda que tenemos.

 

Otra posibilidad siempre es el
encontrar una especie de segundo trabajo, algo que tal vez podamos hasta
interpretar como un hobbie, pero que también nos permita hacer algún dinero
extra en nuestro tiempo libre.

 

Seguramente tenemos alguna
habilidad que pueda resultar útil a otros y por la que estén dispuestos a pagar
al menos un poco de dinero.


Para aprender a manejar mejor tu
economía y
cuidar mejor tu
dinero
, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Administración y Economía del Hogar
, haciendo clic
aquí
.

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]