Cuidando la salud de sus peces

Criar peces y mantener un acuario no es difícil, pero tampoco debe tomarse a la ligera. Una de las cosas más importantes será mantener a sus peces felices y sanos.

Existe un gran número de factores que pueden afectar la salud de un pez en un acuario. Y como propietario, usted debe ser responsable de la salud de estos seres vivos.

 Como señalamos, sus enfermedades son la amenaza más grande, debido a su natural fragilidad. Existen muchos tipos de agentes externos, tales como virus, hongos, bacterias, protozoarios y otros parásitos, que pueden causar enfermedades potencialmente mortal para los pescaditos.

 Estas enfermedades provienen de las propias peceras, que contienen bacterias patógenas, y como parte de su misma flora y fauna. Cada pescado tiene también sus propios parásitos y bacterias, algunas de las cuales vienen incluso con hongos internos.

 Con todos estos factores, puede resultar llamativo que los pescaditos no sufran  constantemente de distintas enfermedades.

Efectivamente, los pescaditos continúan sanos porque, al igual que nosotros, tienen su propio sistema inmunológico, que los protege de diversas enfermedades. Si cualquier agente externo amenaza con provocar alguna enfermedad, el sistema inmune enviará agentes para combatir esta “intromisión”.

Sin embargo, es muy delicado el equilibrio que deben mantener los pescados con los agentes de enfermedad, para poder seguir gozando de una buena salud. Este equilibrio, puede destruirse por diversas causas. 

 En primer lugar, los pescaditos, al igual que nosotros, pueden tensionarse y sufrir algún tipo de estrés. Esto reduce la eficacia del sistema inmunológico.

 También, podría aumentar considerablemente la población de agentes patógenos, lo cual afectaría a los peces en varios frentes.

Por último, también podrían introducirse nuevos agentes dañinos dentro de la pecera.

Manteniendo a los peces sanos

 Siguiendo estos sencillos consejos, podrá reducir considerablemente la posibilidad de que sus queridos pescaditos sufran algún tipo de enfermedad.

  • Fundamentalmente, aliméntelos con una dieta bien equilibrada y variada. El alimento especial para pescados que se suele vender en los acuarios y veterinarias, posee todos los nutrientes esenciales para los pescaditos. No sobrealimente a sus pescaditos. Darles de comer dos veces al día es suficiente.
  • Realice cambios regulares del agua para mantenerla limpia. Utilice también soluciones anti-cloro para eliminar cualquier tipo de problemas debido al agua corriente.
  • Agregue también soluciones anti-estrés para reducir la tensión en los peces, y soluciones anti-bacteria/hongos, para reducir la posibilidad de cualquier tipo de enfermedad.
  • Utilice un filtro para aspirar la suciedad, bacterias, partículas y otro tipo de contaminación. Cambie los filtros de algodón de forma regular. Utilice un buen sistema de la filtración.
  • Asegúrese de que la pecera reciba un oxígeno adecuado. Para esto, puede poner tubos especiales, que son bastante económicos.
  • Haga una decoración apropiada para la pecera, dejando suficiente lugar tanto para que los peces se resguarden, como para que puedan desplazarse libremente. Además, prevea cualquier necesidad especial para los diferentes tipos de especies.
  • No ponga juntos a especies feroces con otros más débiles y pacíficos, ya que los más agresivos pueden atacar a los otros.
  • Algunos peces prefieren estar en pareja, otros eligen estar solos. Averigüe esto antes de comprarlos.
  • Por último, si en su casa hay o pueden entrar gatos, tenga mucho cuidado de no dejar a los peces en un lugar al que éstos animales puedan acceder. Ponerle una protección a la pecera no será suficiente, puesto que por más que los gatos no logren atraparlos, los peces podrían morir del susto.

 Siguiendo estas simples sugerencias, sus peces vivirán más tiempo, y de forma más saludable y feliz.