Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cuando la Naturaleza nos ayuda a cuidar la piel

Más fórmulas naturales para mantener nuestra piel siempre sana y joven.
  
  

Si se quema con el sol…

Para
reducir el calor de la piel, aplíquese muy intermitentemente una bolsa de té
frío o presione la zona con vinagre de manzana.

Otro
remedio natural, consiste en la aplicación de una fina capa de yogur
natural en las zonas quemadas por el sol como relajante o calmante del dolor.
Luego agregar una taza (o un poco más) de vinagre de manzana en agua tibia para
aliviar el ardor.

Para
Limpiar la piel

Una
buena medida para reforzar el efecto de las cremas de limpieza, es agregar
una cucharadita de azúcar granulada a esas fórmulas o a la espuma del jabón de
tocador que utilice, convirtiéndolo en un limpiador casero exfoliante de las
zonas ásperas de la piel.

Preparaciones para el cuerpo

-Mezcle
proporciones iguales de glicerina y agua de rosas.

-Aplíquela
durante la noche, antes de irse a dormir.

Codos

-Descanse
los codos en cáscaras de limón durante unos minutos, para blanquearlos.

-Descanse
los codos en una palta o aguacate partido durante pocos minutos, para suavizarlos
aprovechando que la pulpa de este fruto lubrica la piel seca.

Suavizante

Siempre
es bueno agregar un puñado de avena a un baño de inmersión para
suavizar la piel del cuerpo, ya que no produce las impurezas que dejan muchos
aceites para baño.

Baño de leche

Otro
método de suavizado de la piel es agregar leche en polvo en el agua del
baño de inmersión.

 

 


Para el rostro: máscaras
caseras


Limpiador facial

-Mezcle
maíz, miel y nueces molidas.

-Frote
el rostro con la punta de los dedos

-Deje
actuar por cinco minutos

-Enjuague

Base

Mójese
el rostro con una esponja mojada antes de colocarse el maquillaje, evitando
que los químicos ingresen a la piel.

Loción refrescante

-Mezcle
agua de rosas y hamamelis en partes iguales.

-Aplique
con un algodón en el rostro.

-No
sufrirá la tirantez propia de los productos con alcohol.

 

 

En cuanto
a la exposición de la piel, la vitamina D que aporta el sol es básica para una
epidermis normal, pero no se debe generalizar. En las pieles especialmente
sensibles, es necesario aplicar pantallas protectoras de por lo menos factor 8
si no se quiere tener problemas.

En
cualquier caso, la piel delicada no requiere más tratamiento que el que se
deriva de una hora o menos diaria de atención específica. Ésta hará que la
piel se estabilice en mayor medida y luzca una apariencia más bella.

La fuente que aporta mayores soluciones suele ser la alimentación. Basar la
dieta en:

-jugos de
frutas naturales

-alimentos
no cocinados en exceso

-verduras
crudas

Evitar
los picantes y el exceso de alcohol, ya que favorecen los enrojecimientos e
irritaciones de la piel.

También es fundamental la actividad física. La piel sensible tiende a
acumular toxinas en exceso o a sufrir dificultades en la eliminación de las
mismas. Por lo tanto, se recomienda realizar una hora diaria de actividad
deportiva y evitar al máximo el sedentarismo, en especial durante las épocas de
calor y exposición al sol.

Aprende
a realizar los principales tratamientos de belleza en forma profesional, con
nuestro curso gratis de cosmetología,
haciendo clic
aquí
.