Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo proteger la espalda de las malas posturas

Ejercicios y buenas costumbres para quienes sufren la espalda y no pueden darse el lujo de seguir manteniendo una mala postura
  
  


La zona lumbar es el área que más padece si se tiene una
mala postura
durante
mucho tiempo. Aquellas personas que permanecen muchas horas en una misma
posición pueden sufrir de dolores en la espalda.


Si el hábito no se corrige rápidamente se corre el riesgo de sufrir una hernia o
lumbalgia.


Sugerencias importantes para combatir la mala postura


Si se tiene que levantar peso, la manera correcta para no sufrir
lesiones
es
agacharse doblando las piernas y manteniendo la espalda recta. No se deben
levantar objetos por encima de los hombros.


Los cambios de peso repentinos son muy desacertados. Solicitar ayuda si la carga
es muy pesada. En caso de tener que transportar peso, debe ir pegado al cuerpo y
si es realmente un objeto muy pesado, se debe solicitar ayuda extra. Es
importante repartir por igual el peso en ambos brazos.


Si el trabajo obliga a estar muchas horas sentada, es importante poder tomarse
unos minutos para mover la cabeza, cuello, hombros, estirar los brazos y
levantarse para poder estirarse.


Este hábito es muy benéfico y con solo unos minutos es suficiente para refrescar
la postura y retomar la labor diaria.


La limpieza del hogar también puede traer dolores posturales si no se toman los
debidos recaudos. Al barrer y fregar el piso hay que asegurarse de que el palo
de la escoba es los suficientemente largo para no tener que agacharse cuando se
está limpiando.


Otro de los factores que influye a la hora de tener molestias en la espalda es
la manera en la que se duerme. Lo ideal es poder apoyar toda la columna sobre el
colchón. Dormir boca arriba sería lo más conveniente.


Los asientos blandos o aquellos que carezcan de respaldo es mejor evitarlos. A
manera correcta de sentarse es lo más atrás posible, apoyando la columna
vertebral de modo firme contra el respaldo.


Las mesas bajas no son aconsejables ya que obligan a permanecer encorvado. El
tamaño adecuado es aquel que una vez se esté sentado llega a la altura del
esternón.


Ejercicios aconsejables para tener una espalda sana:

·
Acostarse boca arriba con las rodillas flexionadas y las manos hacia atrás.
Tocar con las manos las rodillas. Hacer diez reiteraciones todos los días.

·
Acostarse boca arriba con las rodillas dobladas. Elevar la cabeza y el tronco de
30 a 60 centímetros. Hacer diez repeticiones de modo diario.

·
En posición de cuatro patas, estirar una pierna y el brazo contrario. Realizar
diez repeticiones.

·
Acostarse boca abajo con las manos en la cintura. Levantar el tronco y la cabeza
unos 30 centímetros como máximo. Repetir todos los días, diez veces.


Es importante que los ejercicios se realicen y que no se sienta dolor. Es mejor
hacer menos repeticiones al principio, pero no llegar a sentir molestias que
puedan ser perjudiciales.

Para
mejorar tu

postura corporal
, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de

Expresión corporal y Eutonía
: Cambie su actitud, haciendo
clic aquí
.