Como organizarse para guardar cosas cuando ya no hay lugar

Uno guarda y guarda, acumula y acumula… y tarde o temprano parece ya no haber lugar para nada. Consejos para combatir el síndrome de la falta de espacio

Existen unas cajas para guardar cosas que ya no tienen uso que son muy buenas para organizarse, pero a su vez ellas mismas necesitan de cada vez más espacio. Pueden contener viejos expedientes, libros viejos del colegio de los chicos, papeles antiguos, ropas de otras décadas que ya no tienen uso, calendarios, juguetes de los chicos que ahora son grandes, y otros miles de cosas que deseamos guardar por su valor sentimental.

 

Las cajas pueden guardar todo lo que querramos, pero a medida que avanza nuestra vida siempre habrá oportunidades de adquirir cosas nuevas. Por eso te brindamos estas diez ideas para guardar esas cosas que ya no utilizas pero que a su vez ocupan un lugar en tu vida:

 

1. ¿Por qué guardarlo?: ¿Es usted una persona sentimental? ¿ Los artículos que guarda le recuerdan los lugares en los que estuvo, o el trabajo que le costó conseguirlos? ¿Quiere guardarlos porque todavía piensa que alguna vez pueden serle útiles?.

 

2. Libérese: Trate de no ser rehén de sus posesiones. Cuando usted comienza a perder tiempo en recolectar cosas y pasa todas las horas del día preocupado por cosas materiales, buscando artículos que le faltan, y preocupándose por guardarlos ordenadamente, usted se está perdiendo el tiempo precioso que tiene su vida.

 

3. Transmita: Si sus hijos adoptan su estilo “coleccionista”, tendrán el mismo problema que usted cuando sean grandes. Si usted desde ahora les enseña a organizarse, sus hijos notarán lo importante que es y seguirán su ejemplo.

 

4. Reconozca el desorden: En general, si usted no goza con esta situación, es nada más que desorden. Si usted no sabe qué es, es desorden. Si es demasiado “bueno” como para usarlo, es desorden. Entonces sacúdalo y déselo a alguien que lo utilice y lo aprecie.

 

5. Transfórmelo en un juego familiar: Haga de su desorden un juego familiar. Introduzca a sus seres queridos en el “arte” de acomodar todo. Déles una recompensa por haberlo ayudado, por ejemplo prometa en llevarlos a comer luego de terminar de acomodar y guardar todo.

 

6. Señale las cajas más utilizables: Si usted guarda cosas que piensa utilizar algún día, colóquelas en cajas más prácticas y señalizadas. Ponga esas cosas en el interior de la caja y cuando se llene trate de descartar lo menos utilizable.

 

7. Rote: En vez de exhibir todo lo que le gusta de inmediato, exhiba de a poco a la vez. Mantenga el resto encajonado. Cada pocos meses, saque algunas cosas de las cajas y guarde otras, rotando así las cosas exhibidas.

 

8. Arréglelos o deséchelos: ¿Alguna vez guardó artículos rotos con la expectativa de arreglarlos algún día? Lo malo de guardarlos rotos es que una vez que usted se olvida, estos artículos siguen rotos dentro de las cajas. Por eso antes de guardarlos conviene arreglarlos, y si ve que no puede o no tienen arreglo lo mejor es desecharlos.

 

9. Fotografíe: Tome fotografías de las posesiones que usted no desea olvidar, pero que no tiene espacio para exhibir. Ponga las fotos en un álbum de recuerdos. Guárdelas por siempre en su memoria.

 

10. Evite el síndrome de ocupar espacio en la casa: Usted sabe que cuando pone cosas en algún lado y no sabe qué hacer con ellas, pueden transformarse en un estorbo. Por eso no guarde cosas que no tengan uso o valor sentimental para usted.

Y si quieres aprender a realizar por ti mismo todos esos arreglos que tu hogar está necesitando, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Arreglos del Hogar, haciendo clic aquí.